×

A un año de un triste hallazgo... la primavera que no pudo ser

En el 2020 encontraron a un recién nacido sin vida y causó consternación en toda la comunidad. La criatura apenas tenía unos días y estaba indefensa. Había nacido con síndrome de Down. Nunca dieron con los responsables.

- 10:52 Opinión

Por Monseñor José Luis Corral.

Hoy 15 de septiembre, hace justamente un año, que Añatuya se despertaba con la desconcertante noticia de que el cuerpo de un bebé sin vida había sido encontrado por un cartonero en el basural de la ciudad.

La persona que lo encontró avisó pronto a las autoridades y lo puso en una caja de cartón para evitar el contacto con animales. Luego fue trasladado por orden judicial a la morgue del Hospital y unos días después sus restos fueron sepultados en el cementerio local.

Sus "padrinos adoptivos" le pusieron por nombre "Marito Jesús". A una semana de la primavera, el capullo no se pudo abrir y no se le permitió llenarse del sol y del color de la nueva estación.

Cada vez que puedo visito su tumba, de este bebé que para nosotros era un "NN", un "descartado" de nuestra sociedad, un "no deseado, no querido, no recibido"; porque nos hace presente a tantos negados y desechados que claman por vivir.


No escribo para señalar a los autores de tan grande atrocidad, los confiamos a la misericordia de Dios y a la Justicia. Escribo para que esta fecha nos movilice a no quedar en la indiferencia ni en la indolencia como si solo fuera un caso que pasó; sino para que no pase nunca más, para que abramos los ojos y el corazón para evitar que haya más niños o personas descartadas.


Te recomendamos: "Añatuya: Hallaron un bebé muerto en un basural municipal "


Marito Jesús es acogido por el Padre Dios, para Él ninguna vida está de sobra, ni rechaza a ninguno de sus hijos o hijas, su nombre está en el Libro de la Vida. Pero también nos deja el encargo de cuidar de la vida de nuestros hermanos, que compartimos la misma carne humana y tenemos iguales derechos a vivir.

La Iglesia Católica cada 15 de septiembre hace memoria de la Virgen de los Dolores, y el abandono de este bebé es como una espada que atraviesa el corazón de la Madre. Que también nosotros nos sintamos traspasados por este dolor donde seguro hay detrás escondida una cadena de sufrimientos, heridas y carencias que necesitaban atención, consuelo y alivio, y que hoy igual lo precisan.

Vaya una oración al cielo por el alma de Marito Jesús y que una flor, un chupete o un rosario en su tumba sean nuestro recuerdo y memoria viva que nos vuelva a comprometer con la vida frágil, indefensa y desamparada. No empañemos la primavera con más descartados y que surja la vida con nuevo ímpetu para todos y todas.


Más noticias de hoy