×

Prisión preventiva para los hermanos “Tati” y “Chubi” por violar a la hija de su cuñada

La víctima tiene 13 años y sufre una discapacidad del 90%. Los hermanos la vejaban, en ausencia de su madre, de viaje a Córdoba.

- 00:05 Policiales

Dos hermanos, apodados “Tati” y “Chubi”, habrían ultrajado sexualmente a la hija de su cuñada, una adolescente de 13 años y discapacitada en un 90%, provocándole heridas de suma gravedad por las cuales terminó internada en Frías.

Así lo subrayó ayer en audiencia la fiscal Dahiana Pérez Vicens, al requerir prisiones preventivas para los dos detenidos e imputados por “abuso sexual con acceso carnal”.

Según la causa, la madre de la menor era novia de un tercer hermano de “Tati” y “Chubi”, con residencia en el departamento Choya.

En abril la adolescente sufrió una hemorragia y debió ser internada en un centro de salud. Allí, se habría hecho entender por su abuela a quien reveló que lo sucedido era obra de “Tati” y “Chubi”.


Denuncia y escándalo familiar

Al día siguiente, la madre de la joven refrendó una denuncia y estalló un escándalo familiar que forzó, al menos a uno, a escapar hacia la provincia de Córdoba.

Sin perder tiempo, la Fiscalía motorizó un proceso: partieron dos órdenes de detención y los hermanos fueron encerrados en menos de diez días. Al profundizar la historia, la fiscal habría develado que la menor era abusada porque su mamá debía ausentarse y viajar a Córdoba, distrito en que era asistida por una enfermedad.


Noches de pesadilla

La adolescente y un hermanito de 10 años quedaban al cuidado de la pareja de su progenitora. Ignorando por completo las atrocidades de su familia, de noche “Tati” y “Chubi” se turnaban para irrumpir en la habitación de la víctima y vejarla.

Es más, la víctima dejó entrever que uno la violó en cinco oportunidades y el otro, en tres o cuatro ocasiones.

Los tormentos sexuales se habrían reiterado durante varios meses. En más de una ocasión los sujetos habrían presionado a la jovencita para callarlo todo, aún a sabiendas de que su discapacidad le impedía expresarse naturalmente, más no a través de gestos, se supo.

Sin más fundamentos, la jueza de Control y Garantías, Roxana Cejas Ramírez, dio luz verde ayer a las dos preventivas y los hermanos se fueron mascullando furia de los tribunales frienses.



Disociación del mundo real,

pero un sufrimiento único

Imposible que la fiscal, abogados, policías e instructores no hayan advertido que la historia de la joven desnudó una realidad inequívoca: la capacidad de asombro de la Justicia aún no está colmada. Al contemplarla con su andar cansino, ruborizada por la exposición, entre avergonzada y humillada, la adolescente generó escenas desgarradoras: desde abril y lo que va de mayo fue asistida por psicólogos. Los expertos dejaron entrever que subyace una disociación entre la realidad palpable y el mundo interior de la adolescente. Sin embargo, clarificaron, ello no implica que los vejámenes endilgados a los dos hermanos no le provocasen sufrimiento físico y mental. Ella tal vez no percibe los pasos reparadores, pero su dolor no le fue indiferente a la “señora con los ojos vendados”.

Más noticias de hoy