×

Prorrogan la detención de los patovicas que apalearon a un hombre y le provocaron un ''edema cerebral''

Así lo determinó la jueza Cecilia Vittar.

- 11:34 Policiales

Durante la jornada de este viernes, la jueza Cecilia Vittar ordenó la prórroga de la detención de los dos "patovicas" del boliche Rufina, acusados de golpear a Carlos Ezequiel Escarano, quien sufrió un "edema cerebral".

El hombre de 32 años, sufrió una terrible pesadilla la madrugada del pasado 11 de julio, cuando terminó en el Hospital Regional, tras ser golpeado en el boliche "Rufina" y acabar inconsciente en calle Lamadrid.

Brutal ataque

En diálogo con EL LIBERAL, Escarano recordó lo sucedido aquella madrugada. "Fui al boliche con mi hermano y su novia. Ya de madrugada, vimos que a un amigo lo sacaban a la calle. Me acerqué a preguntar por qué y me agarraron entre dos por la espalda".
Ahondó que "era gente con remera negra y que -antes- leí: ´Prevención, Seguridad´. Mientras me llevaban empujando, les iba preguntando por qué me sacaban, pero nadie me respondió nada. A la altura del estacionamiento (interno) sentí un golpe, como una trompada en la nuca y me caí".

En diálogo con EL LIBERAL, Escarano recordó lo sucedido aquella madrugada. "Fui al boliche con mi hermano y su novia. Ya de madrugada, vimos que a un amigo lo sacaban a la calle. Me acerqué a preguntar por qué y me agarraron entre dos por la espalda".

Ahondó que "era gente con remera negra y que -antes- leí: ´Prevención, Seguridad´. Mientras me llevaban empujando, les iba preguntando por qué me sacaban, pero nadie me respondió nada. A la altura del estacionamiento (interno) sentí un golpe, como una trompada en la nuca y me caí".

Siempre en base al testimonio de Escarano, ya en el piso "sentí que me golpearon en la cabeza y la nunca. Por instinto, me cubrí la cabeza y la cara con los brazos. Allí, me empezaron a patear. En un momento, sentí una patada entre la boca y la nariz a la altura del pómulo. Creo que saqué mis brazos y me pegaron más", profundizó.

Los detenidos

Axel Alejandro Campos (residente en el Bº Siglo XX) y Rodrigo Barraza, con domicilio en el barrio Juan Díaz de Solís, fueron detenidos por orden de la jueza de Control y Garantías, a solicitud de la fiscal del proceso, Carla León.

Ahora la jueza Cecilia Vittar ordenó la prórroga de la detención de los dos "patovicas".

Más noticias de hoy