×

Macri: “Me voy a presentar ante un Juez absolutamente incompetente”

El expresidente criticó duramente la política exterior, económica y social del actual gobierno. Y reveló que se presentará ante la Justicia por la acusación de espionaje a familiares de los tripulantes muertos del ARA San Juan.

- 10:47 Política

El expresidente de la Nación, Mauricio Macri, visitó ayer Santiago para acompañar a Facundo Pérez Carletti y Natalia Neme, los candidatos de Juntos por el Cambio en las próximas elecciones del 14 de noviembre, y en diálogo con EL LIBERAL y Canal 7 confirmó que se presentará ante la Justicia por las acusaciones en su contra por el delito de espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan. Luego se despachó contra el gobierno que lidera Alberto Fernández, por los resultados de la política que lleva adelante.

Ante una consulta puntal sobre la grieta que se instaló en nuestro país, Macri sostuvo que “las grietas no son personas, las grietas son ideas, y la grieta hoy en la Argentina es de los que decimos la verdad y los que mienten; de los que creemos en la cultura del trabajo, y de los que creen en el sometimiento del plan”.

¿Se va a presentar ante la Justicia?

Sí. El jueves que viene nos vemos. Vamos a estar ahí, a ver qué dice un juez absolutamente incompetente, porque ni el ARA San Juan se hundió en Dolores; yo no trabajo en Dolores; los servicios de inteligencia nacionales no trabajan en Dolores; yo no espié a nadie, no envié a espiar a nadie. Esta es una arbitrariedad de un juez que no solo no tiene facultades, no debería actuar en esta causa porque ya se lo dijo Comodoro Py, donde un juez le pidió que le enviara la causa y no le hizo caso.

Además ya en la citación prejuzga, porque dice que debo ser sancionado por cosas que nadie entiende muy bien, porque en realidad, desconoce cómo funciona la Casa Militar y la custodia del presidente a cada lugar que va. Naturalmente, debe saber con quién se va a reunir.

Hay gente que evalúa, que cuida la seguridad tanto acá, como en cualquier país del mundo. Judicialmente, he sido violentamente perseguido desde que dejé el poder, no sólo yo, lamentablemente, mi familia, otros integrantes del gabinete. Viene de Europa, de Estados Unidos, ¿Qué se habla en el mundo, saliendo de la pandemia?

Se está saliendo de la pandemia, algunos la administraron con más equilibrio que lo que hicimos acá, que fue un verdadero desastre, pero diría que hay un movimiento alrededor de cómo se van a equilibrar las relaciones de fuerza entre China y Estados Unidos, alrededor de cómo se va a administrar todala  emisión monetaria que también hubo en esos países, que tuvieron inflación en otras proporciones que el desastre que tenemos acá, y por supuesto cómo impacta la revolución tecnológica, y las corrientes migratorias que están habiendo, son temas sobre los cuales el mundo tiene que guiar un acuerdo.

Son años de tensión y el mundo crece, la evolución tecnológica favorece para que haya mejores calidades y acceso a la gente, y eso genera que, por un lado vaya la política, por otro lado el desarrollo y con aplicaciones se van resolviendo muchísimos problemas de la gente, más allá de lo que hace la política, que es otro desafío para la democracia, porque no existe un botón que se aprieta y se resuelve un problema, hay que discutir, dialogar, ponerse de acuerdo, y esos tiempos han generado también una tensión enorme entre los sistemas democráticos y las sociedades.

¿Cuán lejos está la Argentina hoy de ese mundo?

Dimos varios pasos para atrás, desde el momento de mayor esplendor de nuestra historia que fue cuando presidimos el G-20 y generamos una aceptación muy grande, ya que organizamos el mejor G-20 de la historia, lo que ha generado un impacto muy grande en el mundo, y todo eso giró una agenda que pensábamos que nunca más iba a volver, como reivindicar a Venezuela, a no condenar a Nicaragua donde el que ganó las elecciones metió presos a todos los candidatos opositores. O sea, estamos muy mal en relación con el mundo, y el mundo no es algo frívolo, se quiere descalificar al G-20, al mundo, y es el mundo de donde vienen las vacunas, que lamentablemente compraron tan mal (en Argentina), y al mundo es a donde quieren ir nuestros chicos, porque sienten que nuestro país no les da una alternativa de futuro, escuchan y ven que aquí no existe el mérito, que es algo que está mal, a un joven que tiene sueños, que se quiere superar, que quiere pensar. Hoy un joven que está globalizado con el celular, busca otras alternativas donde les generen las condiciones.

Todo lo que ha hecho este gobierno en política exterior ha sido muy nocivo, muy destructivo, pero por suerte hemos tenido antes una política exterior muy buena, que nos ha dado muy buenos resultado, y que la vamos a volver a tener. Esa es una de las cosas que muy bien nos salieron, otras que tenemos que corregir, y para tranquilidad de los santiagueños, la vamos a volver a hacer cuando asumamos el poder en 2023.

Mucha gente se pregunta de qué sirve estar conectados al mundo. Primero, no hay un solo indicador hoy que esté mejor o igual que en el 2019, está todo peor. Hoy tenemos faltante de piezas de las automotrices, ¿por qué? Porque ya no tienen más dólares, porque destruyeron la confianza ¿Y cómo la destruyeron? Diciendo regulamos todo, aumentamos los impuestos todos los días y además vamos a gastar en lo que nosotros se nos ocurra. O sea, ustedes santiagueños tienen que pagar todos los impuestos que a mí se me antoje y yo lo marco como a mí se me ocurra.

Todo eso ha generado los niveles más bajos de la historia. Hoy la Argentina no consigue convencer a nadie de que invierta en una máquina. Esto es producto de la destrucción de valores. En el 2018 y 2019, enfrentamos a una crisis con déficits altos, que habíamos heredado, y que nos obligó, por suerte a acelerar la baja del déficit, y entregamos un país con las cuentas equilibradas, ya no teníamos este agujero que es el padre de la deuda, porque cuando uno tiene déficit cómo hace, deuda o inflación. No hay que confundir.

Hoy todos los argentinos se dan cuenta de que la inflación los está matando, que a único empleo que puede acceder es a un empleo público, sin tarea, porque se sigue tomando en todo el país gente que no tiene qué hacer, porque el sector privado no invierte, no apuesta por Santiago, no apuesta por Argentina, porque la gente que gobierna no es creíble.

¿Qué hacer entonces?

Hay que retomar el rumbo que teníamos, que debe ser vinculado al mundo, porque en el mundo hay inversiones, cuando generamos condiciones, las inversiones vinieron, como las energías renovables, con el software. En nuestro gobierno no se iba la gente, al contrario, volvían. Volvieron jóvenes, venían empresas, hoy hemos tenido con este gobierno un éxodo como nunca en la Argentina, se fueron jóvenes talentosos y con ideas que podían crear una empresa, que es lo que todos queremos, empleo privado, digno, con el que uno pueda mejorar, sin depender de la dádiva del gobierno.

Por eso, las grietas no son personas, las grietas son ideas, y la grieta hoy en la Argentina es de los que decimos la verdad y los que mienten; de los que creemos en la cultura del trabajo, y de los que creen en el sometimiento del plan.

Nosotros predicamos con la verdad, nosotros nos hemos equivocado, hemos corregido y hemos pedido disculpas; no usamos la mentira como una herramienta; no abusamos del otro; nosotros no encerramos al otro entre leyes y después estábamos de fiesta; nosotros creemos realmente que el que entra en política es para ser un servidor público, no para servirse de la política, no para solucionar sus problemas, sino ayudar para que la sociedad en su conjunto pueda progresar y superarse.

En el plano educativo, Macri consideró que “haber suspendido las pruebas Aprender fue criminal, porque se debe saber si tus hijos están aprendiendo, si los docentes saben cómo enseñar, si están suficientemente capacitados, porque el mundo mejora, todos tenemos que mejorar, y los seres humanos son maravillosos, pero si compiten van a ser mejores, sin dudas. Tenemos que entender que para que nuestros hijos tengan trabajo, trabajo que hoy no existe, hay que tener un sistema de educación abierto, competitivo, con tecnología, que incluya una sistemática mejora”.

“Ese tema del populismo, de querer aislarse del mundo, falsear la información, y llevarte a un lugar donde vos te resignes, es lo que se acabará el 14 de noviembre, ese día va a comenzar en la Argentina una nueva etapa, del crecimiento de los argentinos. Este dolor, esta angustia de todos estos meses y de casi dos años de gobierno, creo mucho desánimo en mucha gente, hasta la gente que había apostado de vuelta, por el asado gratis, por la heladera llena, y se dio cuenta que no, que ese era un dato falso, mentiroso que generó la inercia ante la falta de dinero. Todo eso está cambiando”, puntualizó.

Dijo finalmente respecto del futuro, que es “pesimista en el corto plazo, pero muy optimista en el mediano y el largo plazo. Argentina comenzará una etapa donde dejará atrás el populismo y vamos a tener 20 años de crecimiento, que no significa que de un día para el otro las cosas van a estar resueltas”. l

Más noticias de hoy