×

Sol reveló la obsesión que tiene con su cuerpo y el gimnasio

La conductora televisiva y participante de Masterchef Celebrity contó el difícil momento que le tocó vivir en su adolescencia. “No podía más con mi vida y estaba pesando 45 kilos”, contó.

- 20:04 Pura Vida

Noche de confesiones fue para Sol Pérez durante su participación en "PH: Podemos Hablar", programa que conduce Andy Kusnetzoff y que en Santiago del Estero se emite a través de la pantalla de Canal 7. La conductora televisiva reveló aspectos desconocidos de su adolescencia.

La actual participante de MasterChef Celebrity (Canal 7 Santiago del Estero) le confesó a Andy su obsesión con el gimnasio y su cuerpo y el difícil trance que atravesó en esa etapa de su vida y cómo logró salir adelante. Querida en las redes sociales y dueña de una belleza única, la conductora sorprendió al recordar su adolescencia y los trastornos alimenticios que sufrió hace unos años.

"Mi papá y mi mamá se sentaban conmigo a la mesa y yo me tenía que terminar el plato de comida mientras me caían las lágrimas. Yo no tenía hambre, pero me tenían que obligar a comer. Me habían dicho que si no era eso, me iban a inyectar hierro", agregó. También destacó la importancia que tuvieron sus padres para su recuperación, quienes, además, fueron su contención psicológica y emocional.

"Me obsesioné un poco con el gimnasio, siempre fui de hacer deportes y no comía absolutamente nada. Lo único que comía era un yogurt y como iba al colegio todo el día, mis papás no podían controlarme. Entonces comencé a desmayarme en la escuela, no podía más con mi vida y estaba pesando 45 kilos", recordó.

"Yo me veía toda marcada y en mi mente pensaba 'qué abdominales tengo'. Hasta que un día mi mamá me llevó al médico y me hicieron un montón de estudios. Estaba muy mal y me dijeron 'mirá Sol tenés que hacer una dieta y empezar a comer'. Además, me dieron hierro en pastilla", destacó.

Al ser consultada por quiénes fueron las personas que la acompañaron en aquel difícil momento de su vida, respondió: "Mis papás y mis hermanos me ayudaron a salir controlándome si yo vomitaba cuando terminaba de comer. Tenía unos problemas psicológicos muy grandes conmigo misma por querer ser algo que, en verdad, no era el camino".

"Hoy como de todo. Los días de semana trato de comer más saludable y los fin de semana como facturas, una torta, lo que sea porque es la vida que yo elijo. Nunca manejé las redes sociales como 'bueno ahora coman esto'. Jamás me van a ver aconsejando qué comer", especificó.


Más noticias de hoy