×

"La vida es presencial, no pueden digitalizarnos"

En "Bossi Comedy Tour" se muestra como el mejor showman, con monólogos sobre la vida en pandemia, imitaciones, canciones y mucho más.

- 20:26 Pura Vida

Martín Bossi sigue batiendo sus propios récords con "Bossi Comedy Tour", un espectáculo que comenzó como una "gira de reencuentro" y que en sus últimas 4 funciones consecutivas agotadas convocó a 4 mil personas en tan solo una semana, para celebrar juntos que "la vida es presencial" y que "no pueden digitalizarnos el corazón" aún en pandemia.

"Estos días son los días en los que quiero que el tiempo se detenga. Decir bueno en este aplauso detenete, porque después viene mucho sufrimiento. La vida no es esto; esto es muy efímero y es una locura hablar de mil entradas vendidas hoy en un teatro que ya nos acompañó en otras obras. Este es un equipo muy grande", dijo a Télam desde Teatro Mar del Plata del complejo Multiteatro.

Tan bien marcha su temporada que agregó una función los miércoles a las 21.30 a las originales de los jueves, viernes, sábados y domingos.

Cada noche, Bossi sale a escena y agradece a Dios por su regreso a las tablas, con algo esperado, ante "un público que es real" y derretir el hielo con un popurrí rockero que engancha canciones de Virus, Charly García y Soda Stereo, después de una primera presentación formal: "Soy Martín, tengo 47 años. Soy hijo de Estela y Jorge. Y estoy convencido de que no hay nueva normalidad. Esta es la normalidad".

Con monólogos sobre la vida en pandemia, genera complicidad con su público, con intervenciones sobre la adicción a las series y el "sexting", ofreciendo algunas pinceladas vocales de su repertorio de imitaciones como Pablo Escobar, Lionel Messi, Juan Román Riquelme, Alberto Fernández y Mauricio Macri, entre tantos otros.

Con esta nueva obra, "Bossi Comedy Tour", de alguna manera te fuiste sacando las máscaras, y hay en escena un Bossi en estado puro.

Sí, creo que cuando uno es más chico imposta mucho. Y yo no necesito impostar tanto ahora, la gente ya ve todo lo que quiero que vean a través mío y no necesito subrayar o irme del escenario. Me transformé, de a poquito, no sé si malo o bueno, en un showman, que era lo que quería. Y en Latinoamérica hay pocos; es una rama en extinción. Y fui por ahí, en un mercado en el que es difícil ser un showman. Hay que cantar, bailar, hacer comedia, tocar un instrumento, cantar con tu voz o imitar a otros, hacer cantar al público. Es difícil, pero me llevó treinta años de estudio y hoy estoy acá disfrutando.



Más noticias de hoy