×

La ahijada de Sandra necesita otro trasplante

Hace 10 años, Sandra Mihanovich le donó un riñón a su ahijada, Sonsoles Rey, la hija de su pareja, Marita Novaro Hueyo. Ahora, la joven vuelve a necesitar un trasplante.

- 21:50 Pura Vida

"Mi diálisis fue terrible. Llegué a pesar 44 kilos y eso aceleró la decisión, pero no me la hicieron fácil. Investigaron todo: fotos, vínculo, hubo psicólogos, médicos forenses. A Sandra le preguntaron si era consciente que se iba a quedar sin un órgano y ella respondió: 'lo que vos recibís, es más de lo que das'". Así había resumido, hace 10 años, Sonsoles Rey, el increible gesto de su madrina, Sandra Mihanovich, quien además era pareja de su madre, Marita Novaro Hueyo.

En aquel momento, el trasplante le salvó la vida a Sonsoles, quien sufría síndrome nifrótico. Y ahora, la lucha vuelve a ponerla en movimiento porque el riñón que le donó Sandra comenzó a dejar de funcionar, según lo reveló la joven en sus redes sociales, donde también aseguró que está lista para volver a dar pelear.

"No estoy pasando un buen momento con mi salud de nuevo...lo cuento porque muchos me preguntan qué me pasa. Gracias siempre por sus mensajes", comenzó escribiendo en sus stories de Instagram. Y agregó: "Voy a darlo todo como siempre, pero se me viene una complicada, jamás abandonaré la batalla. Gracias, gracias, gracias".

Haciendo memoria de todo lo vivido, Sonsoles señaló: "Pude 1 vez, pude 2 veces, voy a poder 3, en referencia a que antes del trasplante que se hizo gracias a la cantante, en el año 2001 recibió el primer órgano que luego comenzó a fallar en 2011, y allí fue cuando tuvo que volver a ser trasplantada, de acuerdo con lo que reflejó Teleshow. En ese sentido, continuó detallando: "Sigo contando por qué no puedo contestar todos los mensajes. Hace dos años que vengo peleándola. No sabemos por qué este riñoncito que tanto amo no quiere andar más".

En el intento por explicar con claridad la esperanza con la que encarará esta nueva etapa de espera por un nuevo órgano, escribió junto a una imagen suya, en la que se la ve feliz, en una playa: "¡Yo soy esto que ven en esta foto! ¡Así que voy a poder! Hoy me ponen un catéter en el cuello (qué lindo) para poder ir a diálisis y prepararme para un nuevo trasplante. Tengo que poner de nuevo el cuerpo, pero todo lo que sea oscuro lo llenaré de luz porque así soy. Me gusta la vida y, cuando termine esto, fiestón".

Y cerró: "Hay gente increíble en este mundo que ya me ofrecieron un riñón, ¡Dios mío! Gracias. Debo valer la pena. ¡Y a esto voy! ¡Libre, feliz y contenta! Agradecida a cada uno por sus mensajes".


Más noticias de hoy