×

Marieli Gómez: “Las historias deben tener peso y profundidad”

Está radicada en México. Al lado de Luis Ernesto Franco, tiene una participación especial en la serie “Mujeres en alquiler” (Netflix). Su trabajo en “El Señor de los Cielos”. Su trayectoria. Prepara un filme sobre su vida.

- 20:59 Pura Vida

Marieli Gómez es una actriz, productora chilena y mexicana de corazón.

Desde hace más de quince años que vive en México, país en el que desarrolla una impecable carrera artística.

Además, como productora del festival de cine ruso en México, reabrió puertas culturales y tras la guerra se pausó el festival en 2022.

“El Señor de los cielos”, “Amor bravío” y “Qué bonito amor” son algunas de las telenovelas en las que trabajó Marieli Gómez.

Mientras, aguarda el estreno de “Madre de alquiler” al lado de Luis Ernesto Franco para Netflix.

En un zoom exclusivo con EL LIBERAL habló acerca de su trabajo.


-¿En qué momento de tu vida te encuentra el próximo estreno, por Netflix, de “Madre de alquiler”?

Para mí, como para todos, la pandemia fue un período muy complicado. Al 2020 me lo tomé como un descanso. En el 2021, al ver que todo esto seguía, me dediqué a estudiar, a seguir preparándome en cine porque aparte de actriz soy productora. Y, al retomar mi carrera de la actuación que había dejado de lado por el tema de la producción, se me abrieron las puertas para este proyecto “Madre de alquiler”. Estoy muy contenta de participar ahí y super ansiosa de que ya se estrene. También tenemos otros proyectos en puerta.


- ¿Puedes hablar acerca del personaje que desarrollas en “Madre de alquiler”?

Tiene que ver con los protagonistas. Mi personaje no es muy grande, pero sí tiene interacción con los protagonistas y con la trama principal. No puedo decir mucho, para no hacer un spoiler, pero es lo que te acabo de decir.



La importancia de las historias

- ¿Qué representó para vos trabajar en series que hablan de temáticas muchas veces no desarrolladas o bien ligeramente desarrolladas?

Estoy muy contenta porque también estudié guionismo y me fue super bien. Y m encuentro desarrollando mi propio largometraje acerca de mi vida de estudiante de teatro y todas las vicisitudes que tuve que enfrentar. Entonces, para mí es super importante que las historias tengan un desarrollo y un contenido que le dé a la sociedad cuestionamientos, que se cuestione sobre valores y cosas del ser humano. Y estoy muy contenta por el gremio actoral que pueda tener más posibilidades de hacer su carrera. En México la industria siempre ha sido grande, pero ahora está creciendo exponencialmente. Feliz de esto y, como te digo, que sean historias que tengan un peso y una profundidad.




Logró sus objetivos tanto en actuación como en producción

-Has trabajado desde desde “El Señor de los Cielos” hasta “Amor bravío” y “Qué bonito amor”, ¿qué rescatas de ese camino recorrido, hasta el momento, en México?

Me siento muy agradecida que se me hayan abierto las puertas, sobre todo en México. No ha sido fácil y hay que decirlo: mujer, extranjera... cuesta, la migración siempre cuesta. Sin embargo, me he mantenido firme y he podido lograr mis objetivos tanto en actuación como en producción. Empecé en Chile. Estudié desde muy chiquita actuación. Al salir de la secundaria, en Chile, a los 16 años, tomé la decisión enseguida de estudiar actuación. Empecé mi carrera allá. Estuve trabajando, en teatro, con Jorge Guerra. También hice cosas en televisión. Posteriormente, en el 2004 me vine a Playa del Carmen (México) en donde no había mercado y solo se podía trabajar en hotelería. Nosotros logramos hacer aquí la primera compañía de teatro y nos fue increíble porque no había oferta cultural.



Camina por la vida con una calma interior

¿Con qué te conectó este tiempo de confinamiento por la pandemia del Covid-19?

Me sirvió para seguir haciendo un desarrollo interno. En esta pandemia pude hacer una introspección muy profunda y ya, de plano, sacar patron e s y c o s a s q u e te n í a arraigados. Ahora, que se abrió todo nuevamente, estoy enfrentando el día desde otra perspectiva, con una calma, con una paz de saber que todo va a estar bien. Siempre estuve contenida y mi fe creció. Voy caminando con una calma interior muy linda. Siempre he sido nerviosa, desde niña, muy perfeccionista.

Más noticias de hoy