×

Una biotecnóloga aporta una mirada feminista a la ciencia

La profesional trabaja en esta provincia y junto a un grupo de investigación indagó sobre el rol de la mujer en la ciencias.

- 23:37 Santiago

La científica santiagueña Lucía Lavaisse tiene un fuerte compromiso no sólo con la ciencia sino también con el rol de las mujeres en la sociedad, por lo que desde los primeros años como becaria, cuando estudiaba biotecnología y junto a compañeras que trabajan en distintos institutos de investigación, “movilizadas por situaciones que nos atravesaban y viendo que era absolutamente necesario abordar a la ciencia desde una mirada feminista”, decidieron agruparse “bajo el nombre de Amautas Huarmis”.

De niña, en plena siesta santiagueña, jugaba a ser documentalista retratando la vida de hormigas y cuanto bicho se cruzaba. Así, desde temprana edad, Lavaisse (34) demostraba una clara inclinación hacia las ciencias, e incluso recuerda haber roto “unos nunchaku de las tortugas ninjas” de su hermano “con el solo fin de rescatar la cadena fluorescente, que en mi imaginación era la molécula de ADN y la necesitaba para hacer unos experimentos”.

También, relató que “jugaba a algo que llamaba ‘carrera de quemados’ que consistía en armar pequeñas bolitas de distintos materiales y ver cómo el fuego los consumía y hasta los piojos me tenían miedo, porque andaba equipada con microscopio, lupas y pinzas”.

Esta mujer apasionada por la ciencia, trabaja y vive en Santiago del Estero, donde se autoproclama una “privilegiada” por haberse “formado en una universidad pública, estudiando la carrera que desde la adolescencia había elegido”.

“Cuando recibí el título de Licenciada en Biotecnología, volví a mi provincia, y gracias a una beca doctoral otorgada por el Conicet inicié el doctorado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos”, expresó la científica.

 

“Hay segregación de género en el campo científico”

Desde la agrupación Amautas Huarmis, contó que “asumimos la responsabilidad de dar a conocer todo aquello que fue silenciado, y de lo que se prefiere no hablar, como esas prácticas patriarcales que se cuelan en cada uno de los laboratorios”.

En ese sentido detalló que empezaron a formarse y a realizar estadísticas sobre la situación de las mujeres en las ciencias y allí surgieron datos interesantes, tales como que “a nivel mundial fuimos registrando cada premio Nobel entregado desde 1901, y a nivel nacional, empezamos a estudiar las carreras de grado y posgrado que son elegidas por mujeres, llegando a analizar la distribución por sexo, en cada categoría, dentro de la carrera del Investigador Científico del Conicet y encontramos una realidad que ameritaba poner no sólo la cabeza, sino el cuerpo”. “En nuestro país la mayoría de estudiantes tanto de grado como de posgrado, y la mayoría de personas egresadas son mujeres, y a pesar de que la mayoría de investigadores son mujeres, su proporción en los niveles más altos es extremadamente pequeña, lo que demuestra que aún existe la segregación de género en el campo científico”, sostuvo.l


Más noticias de hoy