×

Se nos fue “Rico”, canillita de corazón

La familia de EL LIBERAL, toda, llora tu partida.

- 21:05 Santiago

gente, su simpatía y su respeto. Tanto aquellos que recibían cada día de sus manos EL LIBERAL, o diarios y revistas nacionales, como quienes pasaban cada día por la esquina de Libertad y Buenos Aires, donde tuvo históricamente su quiosco.
Se nos fue “Rico” (muchos deben haberse enterado recién que su nombre fue Ricardo del Carmen Díaz); ayer; trágicamente, cumpliendo con su oficio de canillita, su gran vocación, esa que no supo de inclemencias climáticas, ni feriados, ni fiestas de guardar.
Siempre tenía con su saludo respetuoso una palabra amable, una broma, una referencia al fútbol que tanto amo (jugó en la primera división del fútbol santiagueño allá por los 60), cosas que lo hicieron inconfundible y querido por todos.
Y partió en la calle, que fue el escenario en el que forjó un futuro para su familia y en el que pasó gran parte de su vida. A quienes lo conocimos y lo tratamos, nos deja una profunda tristeza y el orgullo de haberlo tenido de amigo.
La familia de EL LIBERAL, toda, llora tu partida. Hasta siempre “Rico” querido.

Deben contarse de a decenas los santiagueños que conocían su bonhomía, su don de gente, su simpatía y su respeto. Tanto aquellos que recibían cada día de sus manos EL LIBERAL, o diarios y revistas nacionales, como quienes pasaban cada día por la esquina de Libertad y Buenos Aires, donde tuvo históricamente su quiosco.

Se nos fue “Rico” (muchos deben haberse enterado recién que su nombre fue Ricardo del Carmen Díaz); trágicamente, cumpliendo con su oficio de canillita, su gran vocación, esa que no supo de inclemencias climáticas, ni feriados, ni fiestas de guardar.

Siempre tenía con su saludo respetuoso una palabra amable, una broma, una referencia al fútbol que tanto amo (jugó en la primera división del fútbol santiagueño allá por los 60), cosas que lo hicieron inconfundible y querido por todos.

Y partió en la calle, que fue el escenario en el que forjó un futuro para su familia y en el que pasó gran parte de su vida. A quienes lo conocimos y lo tratamos, nos deja una profunda tristeza y el orgullo de haberlo tenido de amigo.

La familia de EL LIBERAL, toda, llora tu partida. Hasta siempre “Rico” querido.

Más noticias de hoy