Policiales EFECTO

Los casos de violencia doméstica crecieron el 10% durante 2011 con respecto al año pasado

El fenómeno afecta a todas las clases sociales. Las víctimas de los estratos más bajos acuden con más asiduidad a denunciar.

29/11/2011 - La violencia doméstica dejó de ser un tema tabú y a partir de ese cambio es que se conoce una dura realidad que es frecuente en muchos hogares argentinos. Lamentablemente, los niveles de agresividad familiar no disminuyó, sino que por el contrario, las estadísticas reflejaron que durante los primeros diez meses de este año se produjo un incremento del 10%.
Según un informe confeccionado por el Observatorio de Femicidios en la Argentina Adriana Marisel Zambrano, de la organización no gubernamental Casa del Encuentro, fueron 237 mujeres las que perdieron la vida a manos de sus parejas o sus ex.
Al hacer un promedio, esto significa que cada treinta horas falleció una argentina como consecuencia de lo que se conoce como violencia de género.
Pero estos fríos números reflejan otra durísima realidad que se presenta en las familias desarticuladas a raíz de estos mortales episodios: al menos 283 menores o adultos perdieron a sus madres porque fueron asesinadas.
La mayor franja de damnificadas, o que al menos exponen su padecimiento en los organismos estatales que se ocupan de brindar asesoramiento y contención, es la que va entre los 20 y 40 años.
Mayoritariamente, tienen hijos menores de edad a cargo, que también suelen convertirse en blanco de la ira de sus progenitores o padrastros.
De acuerdo con lo que relatan las víctimas, buena parte de ellas sufrieron violencia psicológica y un escalón más abajo, la física.
En orden decreciente y bastante alejados de esos dos primeros puestos, va la violencia sexual y la económica.

Cambios en la legislación

Especialistas que trabajan en el tema y legisladores nacionales se encuentran abocados a introducir cambios en el Código Penal, para que la figura del femicidio se incorpore como una tipificación específica de un delito y no se la considere simplemente homicidio, que tiene numerosas variantes y agravantes.
Con ello, se busca sancionar a quienes matan a sus compañeros de vida por razones que nunca tendrán justificación, pues los celos o los crímenes pasionales ya no tienen asidero en la sociedad como argumento para atenuar la pena que le correspondería al homicida.
En ese sentido, se supo que hay siete proyectos de ley aguardando tratamiento en el Congreso de la Nación.
En casi todos ellos, está presente la prisión perpetua para quien comete un femicidio, pues actualmente cabe ese tipo de pena únicamente para aquellos hombres que contrajeron matrimonio civil con su mujer, mientras que se considera homicidio simple a quienes son concubinos.
Otra idea que está en danza entre quienes trabajan con esta temática es que se les quite la patria potestad a aquellos progenitores que han agredido o quitado la vida a la madre de sus hijos.
Aunque puede resultar insólito, es bastante común que la persona que cometió un femicidio quede a cargo de sus hijos cuando son menores de edad.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar