Santiago MONSEÑOR VICENTE BOKALIC

"Tenemos que crecer en madurez y en conciencia, y respetarnos"

En su primer contacto con la prensa, el obispo de la Diócesis de Santiago del Estero habló de la importancia de la unión familiar para combatir los hechos de violencia. Además, recordó su primeros pasos en la provincia.

15/03/2014 - El nuevo obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic habló con la prensa por primera vez, tras su asunción el pasado domingo, y ahondó en diversas problemáticas que hoy preocupan a la sociedad santiagueña.
Se lamentó por los casos de violencia y la involucración de los menores de edad en temas tan delicados como la delincuencia.
“Estamos viendo muchas cosas malas en las que vemos involucrados a los jóvenes. Estamos dolidos por la realidad por la que hoy atraviesan los chicos, en donde la mamá y el papá no saben qué hacer. Tomemos el dolor de la familia y empezamos a buscar mucho la solución entre todos. Hay que ver cómo hacer para que los chicos no lleguen a lo que están. Hay que ayudar y buscar la manera de que los jóvenes se sientan atraídos por cosas buenas. Todo lo malo que hacen es signo de un vacío, especialmente de un vacío familiar, de afecto, cariño y horizontes”, remarcó el prelado.
La familia
Además se refirió a la unión familiar, que sin duda puede ayudar a paliar los dramas sociales. Sin embargo, reconoció el grado de violencia que hoy ha ganado un importante territorio en la vida familia, rompiendo lazos, opacando el amor y destruyendo los vínculos.
“Tenemos que crecer en madurez y conciencia, y respetamos. La vida se agrava y tenemos que trabajar para que desaparezca la violencia. Hay personas que están heridas, que tuvieron una historia muy dura, y después dan pasos muy tristes y lamentables. Y siempre involucro a la familia en estos hechos. No por nada el papa Francisco está queriendo poner en primer plano a la familia, y no solamente en Santiago sino en todo el mundo, porque la familia es el lugar en donde nos hemos criado nosotros”, reflexionó Bokalic.
Y remarcó además, cómo impacta en cada persona la experiencia de vida que le tocó transitar en la niñez.
“Todos somos frutos de una familia, con historias bellas y a veces traumáticas. Y todo lo que se vive en la niñez deja rastros, entonces, si yo fui criado en un lugar violento, es muy probable que en algún momento tenga reacciones violentas; si yo no tuve cariño, y vi o participé de escenas violentas, seguramente me formé para ser en el futuro una persona violenta. La familia es un tema transversal, al cual hay que tratarlo con mucho respeto”.
Comprometido con misión pastoral, monseñor Vicente Bokalic prometió trabajar a la par de los santiagueños para luchar contra los flagelos que hoy amenazan a la sociedad.l

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar