Mundo MISIÓN

Francisco llega a Chile en medio de amenazas contra su vida, atentados a iglesias y denuncias de pedofilia

El Santo Padre arribará este lunes, a las 20.10. El programa de las actividades que desarrollará en Santiago, Temuco e Iquique. El escándalo de abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes marcará su agenda. La postura de la Comisión Episcopal de Chile.

14/01/2018 -

Textos: Emilio Jozami

Imágenes: Guillermo Cerrutti

Enviados especiales a Chile


Chile recibirá este lunes al papa Francisco con un clima enrarecido por ataques a cinco templos católicos como también amenazas de muerte al Sumo Pontífice, quien entre los días 15 y 18 desarrollará una intensa actividad pastoral en Santiago, Temuco e Iquique.

A los lamentables episodios sucedidos en los municipios de Estación Central, Recoleta, Peñalolén y Santiago Centro, el ex arzobispo de Buenos Aires deberá enfrentarse a los reclamos de abusos sexuales que involucran a sacerdotes, diáconos y una monja, pero el caso más emblemático es el del sacerdote Fernando Karadima, denunciado en 2010 por varias de sus víctimas y condenado por el Vaticano.

Fernando Salvador Miguel Karadima Fariña fue suspendido de por vida. En 2010, se dio a conocer a la opinión pública la existencia de una serie de denuncias en su contra por abusos sexuales.

El proceso civil, que había sido inicialmente archivado, fue reabierto luego de que en el proceso canónico paralelo, entregado el 16 de enero de 2011, fuera declarado culpable de abusos sexuales contra menores con violencia y abuso de su potestad eclesiástica.

El 21 de junio de 2011, la Santa Sede rechazó la última apelación de Fernando Karadima, confirmando su culpabilidad. Se confirmaron los cargos de pedofilia y efebofilia. El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, dio a conocer la resolución de la Santa Sede, la que confirmó la condena establecida el 18 de febrero, que lo consideró culpable de abusos sexuales y psicológicos reiterados. Karadima es un sacerdote que tuvo una gran influencia en la Iglesia chilena, formador de cinco obispos y medio centenar de sacerdotes.

Entre sus discípulos figura Juan Barros, designado en marzo de 2015 obispo de la sureña ciudad de Osorno, donde hasta hoy es rechazado por una parte de la feligresía, que lo acusa de haber encubierto los abusos de Karadima. Barros está sospechado de abusos sexuales, aunque nunca fue incriminado.

La Conferencia Episcopal de Chile reconoció la necesidad de dar "pasos concretos", durante la visita del papa Francisco, para el reconocimiento y la reparación a las víctimas de los abusos sexuales en la Iglesia Católica, tal como lo dijo el portavoz del organismo, Jaime Coiro. En tanto, sobre este tema, el vocero del Papa, Gregory Joseph "Greg" Burke, no descartó que Francisco se reúna con laicos.

"No está en la agenda, pero no es imposible", aseguró el periodista Burke en rueda de prensa. El caso de Fernando Karadima inspiró la película "El Bosque de Karadima", de Matías Lira, y que fuera protagonizado por Benjamín Vicuña.

Reclamos de mapuches

A los ataques a las iglesias, las amenazas y las denuncias de pedofilia centrado en el emblemático caso Karadima, Francisco deberá enfrentarse también a la "guerra" sin fin iniciada por un sector radicalizado de la comunidad mapuche en la zona de La Araucanía.

Especialmente cuando este miércoles 17, visite Temuco, capital de la región de La Araucanía. Allí, indígenas mapuches reclaman la devolución de tierras que dicen pertenecerles por derechos ancestrales y que hoy están en manos de empresas forestales.

No se descartan movilizaciones de un sector de los mapuches hacia el aeropuerto de Maquehue, donde el Santo Padre celebrará una multitudinaria misa. Como se recordará, el Sumo Pontífice había dado su bendición a indígenas de México, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Colombia; también reafirmó el pedido de perdón de la Iglesia a los pueblos originarios.

Los nunca aquietados ánimos de la devastación indígena en el mundo es un tema que marcará a fuego la agenda de Francisco durante su visita a Chile y Perú donde poblaciones indígenas denuncian abusos y exclusión.

El reclamo de Bolivia que incomoda a Chile

Si bien el vocero papal negó que Francisco hable del reclamo a Chile por parte de Bolivia de una salida al mar, tal como lo hizo en julio de 2015, durante su viaje a Bolivia, e hizo "lío" cuando dijo que "el diálogo es indispensable" y reconoció que era "justo" el anhelo de una salida al mar de Bolivia.

El presidente boliviano, Evo Morales, en 2013 demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

En la segunda mitad del siglo XIX, después de una guerra con Chile en la que también participó Perú, Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 km2 de territorio que lo dejaron sin salida al mar.

En noviembre último el embajador de Chile ante la Santa Sede, Mariano Fernández, advirtió ante periodistas que "no sólo al Papa, sino a cualquier persona, Chile le pide que se abstenga de dar opiniones sobre el problema con Bolivia hasta que se expida el Tribunal de La Haya, a fines de 2018".

El primer Papa latinoamericano viene en un contexto social y político totalmente diferente al que le tocó, en 1987, a Juan Pablo II, quien se presentó cuando gobernaba con mano dura este país el militar Augusto Pinochet.

Han pasado treinta años de aquella memorable visita de Karol Wojtyla a Chile. Ahora, en el 2018, y con un gobierno democrático que lidera Michelle Bachelet, Francisco llegará, tal como lo manifestó en un videomensaje "como peregrino de la alegría del Evangelio, para compartir la paz del Señor y confirmarlos en una misma esperanza. Deseo hacerme partícipe de las alegrías de ustedes, de las tristezas, de sus dificultades y esperanzas, y decirles que no están solos, que el Papa está con ustedes, que la Iglesia entera los acoge, que la Iglesia los mira".

Esta es la sexta gira del Papa a América latina después de Brasil (2013); Ecuador, Bolivia y Paraguay (2015); Cuba (2015); México (2016) y Colombia (2017).

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar