ANÉCDOTAS DE TAXI | Alpiste

Por Víctor David Bukret.

07/07/2018 -

Ver que sale de los Tribunales y tapada con expedientes, me confirma que es abogada.

Espléndida, despampanante, rulos, muchos rulos, lentes con marco "de secretaria", me hace señas con el único dedo libre que le queda. A metros de ella, veo un traje de pollera celeste, recta y con un gran botón que marcaría el "límite" del tajo, algo desprolija porque las pantimedias le hacían subir más de una pierna. ¿Piernas? ¡Jamones!

Primero sube su fragancia, luego su pierna izquierda.

Con una extraña maniobra, lanza la mitad de carpetas en el asiento, y el resto en la luneta.

Me indica el destino, y se quita la cartera.

Chequea su celular, y marca un largo número, que termina en 972; (son del sonido de tecla que conozco).

Se dispone a hablar. Recién ahí me mira. Yo dejo de observarla. Sonrío. Ella vuelve a mirarme, ahora por encima de los lentes que se equilibran a mitad de ésa bella nariz. Corta la llamada, y me dice:

-¡Yo a vos te conozco!

-¿Ah... Sí? ¿De dónde?

-De la primaria; Víctor David es tu nombre.

-NOOO... ¡No te lo puedo creer! ¡María Eugenia! Te sentabas delante de mí... Mochila de Sarah Kay, cartuchera de lata de La Pantera Rosa, cuaderno único con forro verde telarañas... ¡Qué gusto mujer! ¡Sigues bella cómo antes! ¿Qué es de tu vida? contame.

-Bien, che. ¡Vos con la misma mega memoria!

Felizmente casada, tengo tres niños y soy abogada. Abrí un par de estudios en Córdoba, asesoro a una empresa aquí, y tengo una consultora en La Plata... vine por un par de días a Santiago, y de paso visito familiares...

(Lógico que no iba a preguntarme a qué me dedico),

  ... y vos, ¿te casaste?

-No. Hace un par de décadas que estoy "amontonao", pero bien che.

Maruja larga una carcajada, y yo tomo coraje:

Sabes linda -le digo- ¡TODA LA PRIMARIA ESTUVE ENAMORADO DE VOS!

-¡¡¡ BOLUDO!!! ME LO HUBIERAS DICHO...  ¡YO TAMBIÉN DE VOS!


 
Compartí
esta nota
También te puede interesar