La República Argentina y el G 20

Por Mg. Pedro José Basbús Magistrado. Profesor Asociado, cátedra de Derecho Internacional Público, Ucse

16/11/2018 -

En pocos días más nuestro país se verá revolucionado por el arribo de los jefes de Estado (sus ministros, jefes de los bancos centrales y colaboradores) de las grandes potencias mundiales. Tendrá lugar la cumbre mundial organizada por la República Argentina que a través de su Presidente, ejerce la presidencia de este Foro desde el año 2017 y hasta el año 2019.-

El denominado Grupo de los 20 (G-20) es un foro de Estados en el cual se reúnen regularmente, desde 1999, los jefes de Estado (o Gobierno), los gobernadores o presidentes de los Bancos Centrales y los ministros de Finanzas. Está constituido por siete de los países más industrializados (Alemania, Canadá, los Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Japón y Australia, más diez países recientemente industrializados de todas las regiones del mundo, y la Unión Europea como bloque económico.

Además, cada año participan como invitados España, el país que ocupa la presidencia de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), dos países africanos (el que preside la Unión Africana y un representante de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África) y un país (a veces más de uno) invitado por la presidencia, por lo general de su propia región. Además, participan 12 organizaciones internacionales sociales.

Es un foro de cooperación y consultas entre los países en temas relacionados con el sistema financiero internacional, que estudia, revisa, y promueve discusiones, sobre temas relacionados con los países industrializados y las economías emergentes, con el objetivo de mantener la estabilidad financiera internacional, y de encargarse de temas que estén más allá del ámbito de acción de otras organizaciones de menor jerarquía. En conjunto, sus miembros representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y el 75% del comercio internacional.

Desde el año 2009 el G20 ha desplazado al G-8 (vgr. países con economías más industrializadas del planeta) y al G8+5 como foro de discusión de la economía mundial.

Se entendía por G8 al Grupo de países con economías más industrializadas del planeta (Rusia, luego excluida por la Crisis de Crimea, EE-UU. Italia, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y la Unión Europea) que luego incorpora a cinco principales economías emergentes del mundo (India, Brasil, Sudáfrica, China y Méjico).- Desde el año 2017 ejerce la Presidencia del Grupo la República Argentina y hasta el año 2019.

No obstante, como la presidencia rota entre sus miembros cada año, el seguimiento y la consistencia de los temas están garantizadas por la troika, integrada por el país que presidió el año anterior (Alemania), el país que ejerce la presidencia (República Argentina) y aquel que la presidirá el año siguiente (Japón) al que podría sumarse Arabia Saudita (Presidencia en 2020). Mientras que el país que ejerce la presidencia lidera la agenda de reuniones del año, la troika trabaja para garantizar la continuidad de la agenda del G20 a largo plazo. La agenda del G20 es mucho más amplia que aquellas correspondientes a sus comienzos.

Hoy, además de los temas financieros y económicos se incluyen tópicos de agricultura, salud, lucha contra la corrupción, la situación de los migrantes y refugiados, la perspectiva de género, empleo, energía, educación, salud, la agenda 2030 del desarrollo sostenible de la Asamblea General de Naciones Unidas, el cambio climático, la lucha contra el terrorismo, entre muchas otras temáticas.

En palabras del embajador Pedro Villagra Delgado “existe una reticencia en los miembros a ampliar la agenda del G20 a temas no relacionados directamente con la estabilidad y gobernabilidad financiera y macroeconómica que son su objeto central y que permitan abordarlos adecuadamente, no obstante los temas que se incluyen son los que concitan la atención de los líderes nacionales en sus respectivas gestiones. Estos manejan cientos de temáticas a diario, y de allí la ampliación temática habida desde 2008 en el G20”.

Finalmente corresponde decir que el G20 es un mecanismo que funciona sobre la base del consenso característica esta que tiene claros y oscuros que, en ocasiones han ralentizado el avance en temas candentes (refugiados y migrantes, empleo y producción, por nombrar algunos). La República Argentina ha enarbolado su lema que se corresponde con su intención de mantener una política exterior proactiva al G20: “Construir consenso para un desarrollo equitativo y sostenible”. Dable es decir que este lema importa un compromiso de política exterior, pero también interior.

Es por ello que se vuelve necesario trabajar en conjunto con todas las áreas gubernamentales (Finanzas, Economía, Salud, Educación, Trabajo, Energía, etc.), además de generar espacios para que el sector privado y la sociedad civil puedan hacer sus aportes a través de los Grupos de Afinidad (engagement groups), tales como B20 (business), C20 (civil), L20 (labour), S20 (science) T20 (think-tanks), W20 (women), Y20 (youth) y estos elevarlos a los líderes. Impacto en la República Argentina Ahora bien, el lector se interrogará acerca de la importancia que el G 20 tiene para nuestro país, en especial cuando nos golpea una crisis económica severa. Nuestro Presidente fue claro en su mensaje al Congreso de la Nación, cuando señaló la necesidad de que nuestro país tenga una “inserción inteligente en el mundo”. Esta intención nos indicaría que el Gobierno Nacional debe implementar (al decir del autor Paulo Botta) políticas proactivas en temas de interés común.

Debemos comprender que vivimos en un mundo por demás globalizado y que, la participación del Estado en ámbitos multilaterales, como es el propósito del Ejecutivo Nacional, nos obliga a fortalecer la cooperación internacional y a entender que las decisiones no pueden ser tomadas sin vislumbrar ese norte.

Desde el lema escogido por la Presidencia argentina “Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible”, se coligen que tres son los temas centrales: el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo, y un futuro alimentario sostenible. Resulta claro que los temas elegidos son precisamente los que reflejan las demandas y opciones del país, es decir, generación de infraestructura, inclusión laboral y la producción de alimentos.

Incluir estas problemáticas como centrales de la presidencia argentina constituye una oportunidad para su desarrollo en el ámbito multilateral que brinda el G 20 pues tiene directa relación con los flujos de inversión, con el capital internacional y la seguridad jurídica. Debemos ser conscientes que, de acuerdo con nuestras capacidades, nos encontramos en un escalón por detrás de las grandes potencias, lo que torna necesario trabajar para tener la misma presencia en el ámbito multilateral que las potencias medianas.

Esto supone un compromiso interno y externo. Debemos trabajar en reforzar los vínculos comerciales con China, en la apertura de mercados en regiones consideradas como no tradicionales para nuestras exportaciones, en el impacto de medidas proteccionistas en Estados Unidos o los países europeos, los precios de hidrocarburos (Vaca Muerta es nuestra oportunidad) las relaciones con otros actores no convencionales como Turquía, Vietnam, Sudáfrica, Arabia Saudita, Japón, entre otros, que exceden la mirada local o regional, mas sin descuidarla. Entiendo que existen urgencias de política interna, mas debemos superar la visión de que lo urgente impide considerar lo importante.

Debemos trabajar desde la política exterior en la apertura de estos desafíos y desde la educación interna (universidades) para comprender la entidad de esos desafíos.

Otro tema no menos importante es la necesidad de contar con medios militares acordes al lugar que se pretende tener en el escenario internacional. Nuestra triste historia de la participación de los militares en el escenario político del país desde 1930 y hasta 1982, los delitos cometidos en la década del 70 supuso, una vez restablecido el orden democrático, que cuanto menos recursos tuvieran las FFAA sería mejor para el país.

Sin embargo, luego de más de treinta años de vida democrática, debemos reconocer que esta constante debilidad y continua decadencia de medios militares no es algo deseable para el país que ocupa el octavo lugar a nivel global en cuanto a extensión territorial, con un enorme litoral marítimo y grandes recursos naturales. Vivimos en un mundo cada vez más inestable.

El avance de movimientos radicales, de la intolerancia racial, del narcotráfico, suponen la necesidad de contar con Fuerzas Armadas más profesionales y que, incluso, puedan colaborar con las Operaciones de Paz de Naciones Unidas. Nuestro país tiene una vasta experiencia en este tópico, mas se necesita una política de Estado acorde con la participación y presencia de Argentina en foros multilaterales.

Pretender urgentes resultados constituye una quimera. Más que hablar de urgencias deberíamos (de una vez por todas) elaborar una agenda a largo plazo que constituya una política de Estado. Nuestro país ha vivido una política pendular (vgr. Personalistas vs. anti personalistas, conservadores vs. conservadores, peronistas vs. radicales, izquierda vs. derecha) que en estos últimos 70 años nos condujo a la pérdida sistemática de puestos en el ranking económico mundial.

En el lapso de veinte años discurrimos de encontrarnos cerca de ser un país con grado de inversión, a economía emergente y luego a mercado de frontera. Actualmente regresamos a emergentes.

La Argentina ha hecho aportes significativos en la elaboración de reglas que rigen la comunidad internacional como la cooperación entre países en desarrollo, la promoción de los derechos humanos, la no proliferación nuclear y de armas de destrucción masiva, el desarme y el desarrollo del derecho internacional público, entre otras.

Debemos continuar con este rol de manera activa y ello significa asumir los compromisos que supone a Presidencia del G20, que representa un gran desafío, pero también una oportunidad de mostrar al mundo lo que la Argentina puede hacer.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar