×

En el país, 1 de cada 3 niños y 6 de cada 10 adultos tienen una dieta de baja calidad

- 23:28 Santiago

Expertos aseguran que a partir del segundo año de vida, una vez que el niño ya se encuentra plenamente incorporado a la alimentación familiar, decaen los parámetros de calidad de la dieta.

Este dato se desprende de un estudio realizado con el objetivo de evaluar la calidad de la dieta de los argentinos, el cual obtuvo como resultado que 1 de cada 3 niños y 6 de cada 10 adultos del país tienen una dieta de baja calidad.

“Entre las principales conclusiones del trabajo, se observó que en los primeros años de vida, si bien no se alcanzan los valores ideales, la dieta presenta la calidad más alta de todo el ciclo vital; a partir de allí comienza a decaer dramáticamente a menos de la mitad del estándar saludable, valor que encontrará un leve repunte recién a partir de los 18 años de edad. Esta caída pone en evidencia que el cuidado especial de la dieta en los primeros años se relaja cuando se produce la integración del niño a los hábitos alimentarios del resto del grupo familiar”, expresó el Prof. Sergio Britos, nutricionista, director del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación y autor principal del estudio.

“Luego de los tres años, el consumo de las diferentes opciones lácteas, frutas y ciertos hábitos de desayunos saludables pierden terreno y la alimentación se vuelve más ‘a la argentina’: harinas, azúcares, panificados dulces y salados, carne y pizzas”, agregó la Lic. Catalina Güiraldes, nutricionista, Analista de Proyectos de Cepea.

La Lic. Raquel Carranza, especialista en Nutrición analizó sobre la realidad santiagueña en relación a esta problemática, la cual no escapa a lo que ocurre en el resto del país.

“La alimentación en la población argentina actual, en coincidencia con el aumento de la obesidad y el sobrepeso está dada principalmente con un gran déficit en nutrientes críticos. Generalmente es más severo a partir de los 2 años o cuando se deja la lactancia materna. En ese momento, en el que se incorpora la alimentación complementaria de forma total al niño, es cuando empieza a producirse el déficit de nutrientes, debido a que en muchos casos se prescinde de alimentos lácteos, no se consume o hay bajo consumo de frutas y verduras, además de baja variedad de ellos”, expresó

Y detalló cuáles son las comidas que no aportan los nutrientes necesarios más usadas por los santiagueños.

“Prevalece mucho más el consumo de fideos, arroz, sándwichs, jugos y papas, y todos ellos tienen una baja calidad nutricional debido a que poseen alto contenido de calorías y bajo contenido de nutrientes. Son básicamente carbohidratos que hacen que aporte el total de calorías o grasas. Carecen totalmente de calcio, hierro, fósforo, proteínas, y todo eso hace que disminuya la calidad, la cual se mide por el total de calorías y la densidad de nutrientes que contiene. Entonces estos alimentos proporcionan alta cantidad de calorías solamente sin ningún aporte nutricional importante para el crecimiento y desarrollo de las personas”, sostuvo Carranza.l


Más noticias de hoy