×

Colonia Dora vivió una jornada inolvidable

- 13:13 Deportivo

Por Daniel Romero y Fabián Farías.

Las calles de Colonia Dora lucían desiertas cuando el reloj marcaba las 9 de ayer y en China comenzaba a jugarse la final del mundo entre Argentina y España.

La presencia de Gabriel Deck en el seleccionado nacional puso a la ciudad en boca de todos y la comunidad vivió una mañana, de alto voltaje emotivo en cada uno de los lugares y en el Colegio Secundario José de San Martín, donde la comuna puso una pantalla gigante para que la gente pueda ver el partido.

El lugar, que habitualmente es utilizado por el establecimiento para la práctica de deportes, estaba ocupado en un 70 por ciento, con gente de todas las edades, que fue recibida con un desayuno por el personal de la Municipalidad.

Cuando arrancó el partido, el clima de efervescencia era tal que se veían rostros muy emocionados, a pesar de que Gabriel Deck permanecía sentado en el banco.

Sin embargo, con el transcurrir de los minutos, bajaron los decibeles, en virtud de que España estaba jugando mejor y lograba establecer una diferencia en el marcador, que motivó algunos gestos de desencanto. De todos modos, la ilusión seguía intacta.

Antes del final del primer cuarto, Sergio Hernández mandó a la cancha a Gabriel Deck, que apareció en primer plano sobre la pantalla gigante y la gente se puso como loca. Gritos y aplausos coparon el lugar y encendieron la ilusión de que el partido podía cambiar. “Tortu” convirtió sus primeros puntos y dejó a su equipo a 2 puntos (14 a 12). ¡El lugar era una fiesta!

Sin embargo, España recuperó su solidez sobre el final del parcial, que terminó ganando por 23 a 14 para que en Colonia Dora volvieran las muecas de preocupación.

El segundo cuarto fue una película de suspenso, porque Argentina seguía sin encontrarle la vuelta al partido. “Tortu” falló un triple y el lamento generalizado de la gente acentuó la impaciencia. Sobre el final, una volcada del dorense levantó al público, pero el partido ya estaba complicado. España ganó el parcial 20 a 17 y se fue al descanso largo con una ventaja de 12 puntos (43 a 31).

En el entretiempo, muchos aprovecharon para relajarse, tomar algo, ir al baño o simplemente salir del lugar para estirar las piernas. La ilusión seguía en pie, pero quedaba en claro que iba a ser difícil.

En el tercer cuarto, el panorama no cambió. La gente siguió el partido en silencio, porque España no aflojaba y Gabriel Deck permaneció en el banco hasta que le tocó entrar promediando el parcial. Un triple de su autoría volvió a levantar al público, pero la diferencia ya era grande. Los españoles ganaron el parcial 26 a 13 para quedar con una ventaja de 19 puntos (66 a 47).

En el último cuarto, la sensación era de que Argentina tenía la última oportunidad para ponerse en partido. De hecho, esfozó una reacción, en la que “Tortuga” tuvo un rol protagónico, pero cada vez que la brecha se acortaba, el rival convertía y volvía a despegarse.

Durante los últimos minutos había caras de resignación, pero a la vez de orgullo porque el santiagueño terminaba el partido como goleador de Argentina. Con el final llegaron los aplausos y la decisión espontánea de armar una caravana por las calles de la ciudad.

La gente salió a festejar igual. Para ellos no importó la derrota. Para ellos, Gabriel Deck es el campeón.

Más noticias de hoy