×

Desbaratan una narcobanda familiar que operaba con un reparto de estupefacientes a domicilio

- 00:37 Policiales

Dos casas fueron allanadas y tres personas fueron apresadas en Añatuya, General Taboada, como resultado de una investigación que puso al descubierto una “pyme familiar”

Pese al hermetismo impuesto por las fiscales María Emilia Ganem y Florencia Garzón, trascendió que en las redadas cayeron un municipal de apellido González, su novia (Junco) y el hijo de ésta.

Los operativos fueron comandados por efectivos de Drogas Peligrosas, en base a una causa por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”, trascendió.

La denuncia había partido de los propios vecinos de los tres presos, tres meses atrás, domiciliados en los barrios Villa Nilda y Campo Rosso.

Los “simuladores”

Al parecer, las 24 horas del día era incesante el ir y venir de vehículos particulares, sin distinción de clase social de sus conductores.

Aunque los sospechosos apelaban a un perfil bajo, los bocinazos desdibujaban esa intención y sus rumores rápido atrajeron el interés de la Fiscalía.

Cuando las fiscales consideraron que era el momento justo, coordinaron y encontraron eco en los jueces.

El resultado fueron dos allanamientos certeros en los barrios citados, en medio de griteríos, corridas y caras de sorpresas entre los compradores.

Secuestros

Después de dos horas, los policías secuestraron 40 envoltorios de cocaína, 36 de marihuana, blísters de pastillas, tijeras, balanzas, papelitos de nailon, recortes, celulares, casi $ 37.000, una motocicleta y agendas.

A todas luces, las fiscales asumirían que dieron el gran zarpazo y apresaron, in fraganti, a los tres individuos.

Como pesaban órdenes de detención sobre Junco y su hijo, ayer se hizo una audiencia de conversión, para el municipal.

Allegados al grupo adelantaron que González ya intenta despegarse de Junco. Habría deslizado a su entorno que desconocía las actividades paralelas de su pareja y hasta había osado acotar que la relación estaba desgastada y a los tumbos por rupturas y reconciliaciones.

Sin excusas

Mal que le pese, las explicaciones de González ayer no alteraron la esencia del “norte” fiscal y el municipal dejó el recinto mascullando bronca.

La magistrada le fijó 15 días de detención y después recuperaron la libertad, y la paz, un par de compradores que terminaron encerrados en la casa al irrumpir la policía. No tendrían la misma suerte varios “dealers” que cooperaban en el negocio de la familia, quienes ahora cruzan los dedos, temerosos de ser expuestos en los celulares incautados. Así lo asimilaron las fiscales y ya pidieron a los expertos la extracción del contenido de los aparatos, porque tienen la certeza de que vienen con “sorpresitas”.l


Más noticias de hoy