×

Infecciones micóticas (por hongos) 1ª parte

- 01:30 Opinión

Por Dra. Soledad Camusso y Dra. Aldana Scaglione

Una consulta frecuente en verano. El calor, la humedad, una higiene no adecuada y el uso de piscinas e instalaciones deportivas favorecen el desarrollo de las infecciones por hongos en la época estival. Por lo tanto, en el verano no sólo debemos proteger nuestra piel de los rayos solares; también es necesario prevenir las infecciones que se generan en ella por la humedad. Las infecciones micóticas son aquellas que están causadas por organismos microscópicos (hongos) que pueden habitar en la piel, las mucosas y otras partes del cuerpo, como pelo y uñas. Entre los factores que influyen en la aparición de los hongos, se encuentran la humedad retenida en las prendas de vestir y en el calzado de materiales sintéticos

Suelen afectar por igual a ambos sexos y se dan en todas las edades, por lo que constituyen un motivo de consulta muy frecuente.

Las micosis superficiales más frecuentes son:

Pitiriasis versicolor

Esta es la infección más típica del verano y la provocan hongos que denominamos “levaduras” (Malassezia furfur). Estas levaduras suelen vivir de forma natural y en pequeña cantidad en nuestra piel, sobre todo en las zonas de mayor secreción sebácea, aunque sin causar ningún tipo de enfermedad. Sin embargo, en algunas ocasiones cuando hay exceso de humedad, calor o sudor, aumentan en cantidad, lo que supone un desequilibrio en la piel y aparece entonces la infección; es por ello que las llamamos “oportunistas”.

¿Cómo se manifiestan?

• Pequeñas manchas amarronadas tamaño variable en las que la piel parece como descamada y seca (al tomar sol estas manchas comienzan a verse blanquecinas ya que el hongo impide que se bronceen).

• Pueden confluir originando placas grandes y también pueden presentar tonalidad rosada hasta blancoamarillentas.

• Aparecen principalmente en la espalda, escote, hombros o brazos.

Candidiasis

También se trata de una infección provocada por “levaduras” que suelen estar presentes de forma natural en la piel y mucosas. No suelen infectar la piel, a no ser que encuentren las condiciones idóneas para ello, como son el calor y la humedad, también ciertas enfermedades (diabetes, disfunción tiroidea, seborrea, hiperhidrosis, obesidad, tratamiento con antibióticos o corticosteroides, disminución de las defensas inmunológicas, etc.). Por ello estas infecciones también corresponden a las llamadas “oportunistas”.

¿Cómo se manifiestan?

• Suelen aparecer en los pliegues de las ingles, en pliegues de piel en personas obesas o en la zona genital.

• La infección por cándida provoca mucho escozor, irritación y enrojecimiento.

• La cándida también puede infectar las uñas y la mucosa oral, es lo que se conoce como muguet, cuando aparecen manchas blancas en la boca.

Tiñas

Las tiñas están provocadas por otro tipo de hongos que afectan principalmente los tejidos que contienen queratina como piel, pelo y uñas. A diferencia de las anteriores, son infecciones externas a nosotros, que suelen proceder de otras personas, animales o sitios con falta de higiene, como algunos suelos. Además del contacto, la humedad y altas temperaturas favorecen su desarrollo.

¿Cómo se manifiestan?

• Su aspecto es el de manchas rojas, que suelen picar y descamarse. Son redondas y definidas.

• Se enrojece la zona, se descama y se forman ampollas y hasta se pueden formar verdaderas grietas

• Prurito o picazón en la zona.

Según la zona corporal que afecten presentan características diferenciales que a continuación se procederá a detallar.

Tinea capitis o del cuero cabelludo

Los agentes causales más comunes de este tipo de tiña ampliamente difundida son dermatofitos del género Microsporum y Trichophyton. Son capaces de infectar pelos del cuero cabelludo, cejas y pestañas causando placas alopécicas, prurito , eritema y escamas. Son los niños el segmento de población más afectado, llegando a producirse epidemias escolares debido a su alto poder contagioso Los pelos afectados por el hongo se rompen fácilmente o tienen un escaso crecimiento.

 

Tinea corporis

La ropa, cualquier objeto o complemento que se halle en contacto con la piel enferma, así como la propia autoinoculación mediante el rascado de las lesiones (suelen presentar intenso prurito) son las vías de transmisión de esta micosis cutánea. Las lesiones redondeadas u ovales, únicas o múltiples, suelen ser eritematoescamosas, bien circunscritas, con bordes nítidos y activos que crecen en forma excéntrica y un centro que va remitiendo espontáneamente. Se localizan en la piel lampiña del tronco, cara y extremidades.

 

Tinea pedis interdigitalis o pie de atleta

Esta infección altamente contagiosa constituye la dermatomicosis más común de las consultas en dermatología y es atribuible en más de un 50% a T. rubrum. Su clínica es variable describiéndose lesiones en forma de eritema con descamación en espacios interdigitales y fisuras en su fondo, hasta lesiones que se extienden por la superficie del pie, siendo en este último caso la sobreinfección bacteriana. Se caracteriza por provocar un desagradable olor característico en los pies, prurito y sensación de quemazón. l

 


Más noticias de hoy