×

Herpes zoster, la temida culebrilla -segunda parte-

- 08:03 Opinión

Por las Dras. Aldana Scaglione y María Soledad Camusso. Dermatólogas.

Las precauciones a tener en cuenta son:

Se debe evitar el contacto físico con las personas que no hayan tenido varicela o no hayan recibido la vacuna contra la varicela, especialmente, las personas con el sistema inmune debilitado, las mujeres embarazadas y los recién nacidos. El contagio suele ocurrir mediante el contacto directo con las lesiones abiertas (erosiones) de la erupción. Una vez infectada, la persona presentará varicela en lugar de culebrilla.

Las complicaciones del zóster pueden ser:

Neuralgia postherpética. En algunas personas, el dolor del zóster continúa mucho tiempo después de la desaparición de las vesículas, hasta 3 meses, aparece cuando las fibras nerviosas dañadas envían mensajes de dolor confusos y exagerados de la piel al cerebro. Este dolor, es uno de los más terribles conocidos por el ser humano, el tipo de dolor que conduce al insomnio, pérdida de peso, depresión y una preocupación absoluta”.

Pérdida de la visión. El zóster en el ojo o alrededor de este (zóster oftálmico) puede causar infecciones oculares dolorosas que pueden provocar la pérdida de la visión.

Problemas neurológicos. Según qué nervios se vean afectados, el zóster puede causar una inflamación del cerebro (encefalitis), parálisis facial o problemas auditivos o del equilibrio.

Infecciones de la piel. Si las lesiones del zóster no se tratan correctamente, es posible contraer infecciones bacterianas de la piel.

Tratamiento

A pesar de que no es posible la eliminación del virus del organismo, el objetivo del tratamiento se centra en acortar la duración de los síntomas ,minimizando el dolor, acelerando la curación de las lesiones, de esta forma se reduce la contagiosidad del cuadro , la gravedad del proceso y el riesgo de neuralgia postherpética.

El manejo del paciente con herpes zoster debe cubrir dos aspectos: el sintomático para el dolor y la administración de antivirales para frenar la replicación (multiplicación) del virus; quienes no reciben tratamiento o lo reciben de forma incorrecta tienen riesgo de sufrir complicaciones graves que pueden ocasionar secuelas funcionales, anatómicas y estéticas.

Es muy importante la atención temprana del paciente, lo adecuado seria indicar el tratamiento dentro de las 72 hs de la aparición de las lesiones para evitar la replicación del virus, que no llegue a su “cenit”.

Folclore de la enfermedad:

Es muy sabido que quienes padecen de culebrilla, suelen buscar alivio en remedios caseros con los riesgos que esto puede implicar debido a complicaciones.

En general en el imaginario colectivo la culebrilla se encuentra dentro de las “enfermedades” en cuyo tratamiento es común que los médicos no intervengan o, lo hacen como intermediarios, por lo que el método de curación, les corresponde a los llamados “curanderos sanadores” ya sea por medio de la oración; al mismo tiempo se pasa “alguna preparación con colorante puro o diluido, por lo general tinta china, a veces con una pluma de ave, o una medalla religiosa (La Medalla Milagrosa) de oro “.

La explicación como vimos anteriormente es que el virus termina remitiendo solo en un tiempo, en forma natural, por lo que en ese lapso de tiempo, en caso de acudir a las “personas sanadoras”, después de unos días de padecer el proceso, ya se estaría cumpliendo la etapa de involución, con la posterior resolución de lesiones y síntomas y asi podría parecer obra del sanador.

Es una creencia bastante arraigada en nuestro país. Y aunque cada quien tiene su propias convicciones, lo grave es que, en muchos casos, se obvia la consulta médica.

Prevención

Hay dos vacunas que pueden ayudar a prevenir el herpes zóster, la vacuna contra la varicela y la vacuna contra el herpes (varicela-zóster).

Vacuna contra la varicela: la vacuna contra la varicela (Varivax) se ha vuelto una vacuna de rutina durante la infancia para prevenir esta enfermedad. La vacuna también se recomienda para los adultos que nunca han tenido varicela. A pesar de que la vacuna no garantiza que no vayas a tener varicela o herpes zóster, puede reducir las probabilidades de complicaciones y la gravedad de la enfermedad.

Vacuna contra el herpes zóster las personas que se van a vacunar contra el herpes zóster tienen dos opciones: Zostavax y Shingrix.

Como la vacuna contra la varicela, la vacuna contra el herpes zóster no garantiza que no se contraiga la enfermedad, sino que reducirá la evolución y la gravedad de la enfermedad y el riesgo de sufrir neuralgia posherpética.

Por lo tanto la vacuna se usa solamente como una estrategia de prevención. No tiene como fin tratar a las personas que ya tienen la enfermedad.


Más noticias de hoy