×

Prisión peventiva para los Pinto y ya se prepara la elevación a juicio en brutal homicidio de Peñaflor

Sólo restan pericias a celulares y testimoniales de vecinos de los hermanos Pinto. También, una audiencia por Saúl Jerez.

- 01:11 Policiales

Nueve meses después que Ricardo Artemio Peñaflor fuera raptado, maniatado, ejecutado a tiros e incinerado en su camioneta, con la prisión preventiva de dos detenidos, la Fiscalía dio un paso vital en su objetivo de clausurar la investigación y enviarla a juicio.

Están presos tres catamarqueños y dos frienses, sindicados de pagar $ 20.000 y consumar el macabro fin del ganadero.

Fueron imputados por “homicidio calificado con el concurso premeditado de dos o más personas”.

Peñaflor fue asesinado el 6 de agosto del 2019 y su cuerpo, hallado el 8 en un camino inhóspito a la vera de la ruta 157, Frías, a 70 metros del límite con Catamarca.

Con más o menos culpas asumidas, más no compartidas, de los relatos aportados por los imputados se desprende que Peñaflor y Saúl Oscar Jerez eran compadres, ‘amigos’ y compartían negocios con tierras y cría de animales.

El quiebre de Jerez

Pese a que Jerez fue el primero en ‘quebrarse’ ante la policía catamarqueña. confesó que la tarde del 6 de agosto Peñaflor llegó a su casa para que fuesen a un escribano por una operación. Al parecer, acordó ceder a la víctima un pedazo de tierra y se arrepintió.

En ese instante habrían arribado los hermanos Jesús Osmar y Daniel Ramón Pinto, armados cada uno. ‘Jesús quería pegarle con un hierro a ‘Peña’y yo se lo quité’, declaró Jerez a la Justicia. ‘Saúl, no dejes que me peguen’, imploró la víctima al compadre, pero éste habría cedido ya todo el control a los Pinto, en especial a ‘Kechu’ (Jesús).

Con guantes de goma en los Pinto (entregados por su madre enfermera), ‘Kechu’ habría atado las manos a la víctima hacia atrás.

Entonces, llegó el matrimonio compuesto por la docente, Claudia Viviana Pereyra, y su esposo el ex policía, Lindor Alfredo Rodríguez, y se le unió al ‘apriete’ a Peñaflor.

Un paquete

‘Pereyra le entregó un paquete a ‘Kechu’ Pinto: ‘Aquí te tengo lo que hemos hablado, con eso ya estamos’, al parecer al pago de $ 20.000, declaró el anciano a la policía.

‘¿No tienes una loneta para cargarlo?’, habría preguntado Rodríguez. Fue y sacó tres lonetas que llevaba en su auto y desde el piso, Peñaflor no podía hacer nada. Entre los Pinto y Rodríguez, lo inmovilizaron atándolo de pies y manos con tiras largas de goma de moto envuelto en nylon y atado con alambres.

Cargaron en su camioneta a Peñaflor y partieron. Atrás iban Peñaflor y los hermanos Pinto. Adelante, Rodríguez al mando del volante y, a su lado, Jerez.

Grito desesperado

Peñaflor gritaba desesperado en la caja y los Pinto lo pegaban para que se calle. Ya en la ruta 157 detuvieron la marcha y descendieron del vehículo. Todos empezaron a cortar pasto y recubrieron la camioneta.

Con total frialdad, Ramón le habría disparado tres veces, pero Peñaflor no murió. ‘¡Mirá, así se pega’!, se habría jactado Rodríguez y le dio el tiro mortal con el arma de Jerez en la cabeza y Peñaflor murió.

Después, Rodríguez usó el combustible que llevaba Peñaflor y roció toda la camioneta. Sacó un encendedor y le prendió fuego.

Saúl Jerez: “Síntomas de posible desborde anímico”

Saúl Jerez presenta rasgos compatibles con trastorno esquizoide de la personalidad; se caracteriza por un patrón general de desapego y desinterés general en las relaciones sociales y una gama limitada de emociones en sus relaciones interpersonales’, reveló la licenciada en psicología, María Elba Krede, en la investigación.

‘No se encuentra en condiciones emocionales de afrontar el proceso judicial en curso y de permanecer encerrado. Presenta síntomas que permite inferir un posible desborde anímico con posible desorganización yoica de significativa intensidad. Manifiesta sentimientos de temor profundo por la integridad de sus hijos, lo que provoca en él trastornos del sueño y un deterioro en su salud general’.

Sugirió la profesional una ‘inconsulta psiquiátrica para descartar demencia senil, o alguna otra enfermedad a nivel cerebral que pudieran estar afectando su conducta’.

Detectó Krede, ‘fallas en la memoria, repetición, falta de ubicación temporo-espacial, dificultades severas para mantener un relato lineal, dispersión del pensamiento y contradicción’.

Quién es quién en la macabra historia de tiros y fuego

Ricardo Peñaflor: Ganadero, de Catamarca.

Saúl Oscar Jerez: Productor, tiene 70 años, vivía en Chañar Laguna, El Alto, provincia de Catamarca y transitoriamente en Bº 40 Viviendas de Frías.

Claudia Viviana Pereyra: De 51 años, con residencia el Bº 24 de Septiembre de Frías.

Lindor Alfredo Rodríguez: De 55 años, jubilado, domiciliado en el Bº 24 Viviendas de Frías. Se encuentra alojado en la Departamental Nº 7.

Daniel Ramón Pinto: Tiene 37 años. Empleado municipal, con domicilio en Los Morteros, El Alto Catamarca.

Jesús Osmar Pinto: Municipal, de 46 años, con residencia en Los Morteros, Catamarca.

Dinero, odio, traición y posible infidelidad

ECONÓMICO: Saúl Jerez se negaba a pagar una deuda contraída con su compadre. Tampoco quería cederle un pedazo de tierra para sus animales. Ello fue confirmado por los familiares de Peñaflor, quienes pusieron en marcha la causa con la desaparición del ganadero, hasta hallarse su cuerpo calcinado en su camioneta.

DESPECHO: Los testigos indicaron que Pereyra y Rodríguez odiaban a Peñaflor y que supo animar un romance con Pereyra.

VORACIDAD: Los hermanos Pinto habrían actuado motivados sólo por el dinero que les habría sido efectivizado por la pareja. No hay registros de viejos resentimientos, pero también conocían a la víctima.l

APOSTILLAS DEL PROCESO JUDICIAL

PREVENTIVA: La jueza de Control y Garantías, Roxana Cejas Ramírez, realizó ayer una audiencia online. En ella, el abogado de Daniel Ramón Pinto, Anselmo Juárez, requirió su libertad y alegó que la prisión preventiva ya expiró. Los fiscales, Gustavo Montenegro y Gustavo Zavalía, se opusieron, al igual que el querellante Abel Mauas.

ONLINE: La audiencia se extendió de 10 a 13. La magistrada dio luz verde a la solicitud de los fiscales por el plazo legal, es decir dos años desde la detención de los Pinto (noviembre del 2019).

PENDIENTE: Los fiscales, Montenegro y Zavalía, señalaron ayer que restan tomarse testimonios a vecinos de los hermanos Pinto y recibir conclusiones de las empresas de telefonía celular.

CONFIRMACIÓN: La Cámara de Apelaciones intervino meses atrás y confirmó la primera prisión preventiva dictada por la jueza, Gabriela Núñez de Cheble.

JUICIO ORAL: En el juicio oral, el tribunal tendrá la compleja misión de separar las verdades a medias, de la realidad; y establecer los roles individuales. Todo, contextualizándolo con las pruebas científicas.

VERDUGO/S: Uno de los dilemas por descifrar es la autoría material, es decir la ejecución. En teoría, Peñaflor recibió cuatro disparos, pero el forense que hizo la autopsia sólo halló un plomo en la cabeza (de 8 m.m) proveniente del arma al parecer gatillada por Rodríguez.

CONTRACARA: Aun así, la historia habría sido ‘escrita’ por los cinco detenidos, quienes se preparan para defenderse como sea, en un claro y desesperado intento por salvarse de una posible prisión perpetua.

ABOGADOS: Saúl Jerez tiene nuevo abogado defensor. Se trata del doctor Gonzalo Sánchez, en reemplazo de la defensora oficial, Soledad Navarro. El matrimonio Pereyra-Rodríguez es asistido por Juan Frías; Daniel Ramón Pinto, por Anselmo Juárez y Jesús Osmar Pinto, por Javier Leiva. El querellante es el doctor Abel Mauas.

DOMICILIARIA: Ahora, resta una nueva audiencia ante el vencimiento de preventiva de Saúl Jerez. El hombre se encuentra con arresto domiciliario y la Fiscalía se opondría a su libertad. l


TAGS

Más noticias de hoy