×

Expresidiario lideró el robo a una farmacia de Monte Quemado, en el que resultó herido el sereno

“Pepe” Landriel estaba libre desde hace un mes y medio. Fue sorprendido en flagrancia. El destino inevitable es una condena efectiva.

- 23:05 Policiales

Apenas 45 días después de ser excarcelado por robo, un delincuente y dos “socios” cayeron presos el jueves pasado en la ciudad de Monte Quemado (Copo) sindicados de irrumpir en una farmacia a robar y al ser sorprendidos por el sereno, lo atacaron con un palo y le causaron graves heridas en la cabeza.

El local damnificado es la farmacia Saravia, ubicada en calle Lavalle del Bº San Francisco Solano y la víctima, “Cocho” Córdoba, de 53 años, quien habría sido trasladado al Hospital Regional con heridas, a fin de ser asistido con estudios exhaustivos.

Teoría fiscal

De acuerdo con la investigación del fiscal Santiago Bridoux, los imputados son tres individuos: se trata de Julio “Pepe” Landriel, de 28 años; Cristian Cuello, de 25 y Mariano Cantero, de 21, todos con residencia en el Bº Villa Nueva, trascendió de esferas policiales.

La hipótesis señala que los sujetos salieron a robar 48 horas atrás. El más complicado, y que tiene mucho para perder, sería Landriel.

Libertad reciente

Habría recuperado la libertad un mes y medio atrás por otro robo. También, vale subrayar que carga en su prontuario con un juicio abreviado con pena en suspenso.

Durante el raid habrían robado un celular y billetera a un particular y regía un pedido de aprehensión, elevado ante la Seccional 22.

Nada de eso pareció importarle al menos a Landriel, ya que volvió al “ruedo” con sus dos aliados.

Carentes de pastillas, eligieron como nuevo blanco la farmacia. Landriel habría trepado por el ventiluz. Ya dentro, habría destruido el sistema de cámaras de vigilancia interna. Tanto ruido causó que despertó sospechas en Córdoba.

El sereno inspeccionó dentro de la farmacia y descubrió al “polizón” revisando estanterías y tras haber separado la caja registradora.

Previsor, desde afuera, Córdoba habría cerrado la puerta, con Landriel dentro e imposibilitado de salir por ninguna vía.

“Vengan urgente”

“¡Señora, vengan urgente que están robando en la farmacia!”, habría alertado por celular a su patrona.

Lo que no supo Córdoba es que un cómplice de Landriel estaba observándolo. Para los investigadores, Cantero se armó de un palo y golpeó fuertemente al sereno.

Al verse delatados, Cantero y Cuello huyeron de la farmacia y abandonaron a Landriel a su suerte.

Cuando arribaron los policías, Landriel intentaba, afanosamente, escaparse recurriendo a ventanas alternativas, aunque sin lograrlo, ignorando que ya no eran tres, sino él solo y que había sido abandonado.

 

Intentó huir del hospital por el ventiluz y acabó preso

Landriel fue sorprendido por los policías de la Seccional 22. Esposado, lo condujeron a la comisaría, previo paso por el hospital para que lo asistiera un médico.

Ya dentro del nosocomio, otra vez intentó escaparse por un ventiluz, pero fue desbaratado por la policía.

Ahora, el fiscal le adosaría a los cargos de robo calificado, el detalle de la “flagrancia”, con lo cual la instrucción sería breve y nadie descarta que antes de un año enfrente un nuevo juicio con condena de cumplimiento efectivo.

Ocaso de sus socios

A su caída, le siguió la de sus cómplices.

Los tres fueron imputados y la Fiscalía ganó tiempo para nutrirse de pruebas científicas, testimoniales de la víctima y un socioambiental.

Siempre en función de la causa, los tres ya habrían sido indagados y la Fiscalía aguarda luz verde para tomarle testimonio al sereno, cuya versión emerge transcendente y clave para lo medular de la causa. l

 


Más noticias de hoy