×

Empleado judicial mostraba videos pornográficos a hijastra para someterla sexualmente

Está imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado; corrupción de menores agravado y tenencia ilegal de armas de fuego en concurso real.

- 00:27 Policiales

Luego de una audiencia virtual de más de tres horas de debate, la Justicia de La Banda ordenó la prisión preventiva para el empleado judicial acusado de abusar sexualmente de la hija de su pareja, una menor de 9 años.

El aberrante caso salió a la luz el pasado 7 de junio, cuando la tía de la víctima se presentó en la policía e informó que su sobrina le confesó entre llantos, que su padrastro la sometía sexual.

Tras la denuncia, la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual tomó intervención del caso y ordenó la detención del sujeto que cumplía funciones de ordenanza en el Juzgado Bandeño, quien se entregó ante la Fiscalía el día 10.

Desde entonces comenzó una minuciosa investigación, por la cual la fiscalía determinó que la víctima presentaba lesiones compatibles con su relato. Además, a través de la Cámara Gesell la pequeña contó que el acusado, de 53 años, le mostraba videos pornográficos en su teléfono.

Con todas las evidencias en su contra, la Dra. Falcione agravó la calificativa e imputó al sujeto de abuso sexual con acceso carnal agravado; corrupción de menores agravado y tenencia ilegal de armas de fuego en concurso real.

Durante la jornada del viernes se realizó una audiencia virtual, que se llevó a cabo por más de tres horas. En la misma, la Dra. Falcione exhibió todas las evidencias que existen en contra del acusado.

Además sostuvo que existen riesgos procesales, ya que el imputado estuvo prófugo de la Justicia y si queda en libertad podría entorpecer la investigación. La defensa del sujeto se opuso al pedido y solicitó la excarcelación del acusado.

Sus representantes legales solicitaron la falta de mérito, además pidieron que de no ser concedida la excarcelación, se le otorgue el arresto domiciliario ya que el acusado padece de hipertensión.

La fiscal se opuso al pedido e indicó que el acusado en su lugar de detención puede recibir el tratamiento médico que sea necesario para controla su problema de salud.

Finalmente el juez de Control y Garantías, Dr. Carlos Ordóñez Ducca, tras escuchar la postura de ambas partes hizo lugar al pedido de la Dra. Falcione y ordenó que el imputado quedara tras las rejas hasta que la causa sea elevada a juicio oral.

La Dra. Falcione continúa con las averiguaciones y espera el resultado de medidas solicitadas, tales como la información del teléfono celular secuestrado al imputado.

Tenía armas de fuego en su poder

Cuando la policía requisó la vivienda del imputado, en una de las habitaciones se encontraron armas de fuego.

Según se supo, el ordenanza tenía una escopeta calibre 12 y una pistola calibre 14, con caño desmontable. Además en la casa había cartuchos para dichas armas, por lo que todo fue secuestrado.

Si bien la pareja del acusado manifestó que el sujeto no tenía permiso de portación de armas, la Fiscalía investiga la procedencia de las mismas y podría iniciarle una causa paralela.

La negativa a volver a su casa develó el calvario de la niña

Como se recordará, familiares de la niña indicaron que ella residía con el acusado desde hace aproximadamente tres años y tiene un régimen de visita con su padre biológico.

El día viernes 5 -como cada fin de semana- ella fue trasladada desde la casa de su abuela materna hasta el domicilio de su padre, en la zona oeste de la ciudad Capital.

La menor pasó el fin de semana junto a su familia paterna y el día domingo 7 cuando era hora de regresar a la casa donde reside con su madre -según denunció su tía- la menor comenzó a llorar, mientras manifestaba que no quería volver al barrio San Carlos, donde residía con su padrastro.

Ante el cuadro de angustia de la víctima y su negativa por ver a su madre, el padre la trasladó hasta la Comisaría 49 y allí dejó una exposición con los deseos de la menor.

Cerca de las 21.30, cuando había vencido el tiempo y la niña debía retornar, su madre comenzó a mandarle mensajes de texto a su celular, exigiéndole que retornara a su morada.

Ante el pedido de su madre, la respuesta de la niña siempre fue la misma: un contundente “no”. En un determinado momento -siempre en comunicación telefónica- su madre le manifestó que se presentaría en la casa de su padre con la policía y la traería por la fuerza.

Ese mensaje fue el detonante. La menor le respondió “vení con la policía, así les cuento lo que yo sé”. La categórica contestación causó alarma en su tía, quien comenzó a interrogarla.

Fue entonces cuando la menor le confesó que desde que tenía seis años la pareja de su madre la somete sexualmente y brindó detalles aberrantes y repudiables sobre las prácticas a las que el depravado la sometía. La mujer de inmediato le informó a su hermano la delicada situación.

La menor, su padre y su tía fueron ante la policía. La mujer fue quien realizó la denuncia.


Más noticias de hoy