×

Cómo nos afecta el Covid-19 a nivel ocular

Por el Dr. Ricardo Passone. Oftalmólogo.

- 20:34 Opinión

Como todos sabemos a estas alturas, el Covid-19 se contagia por gotas que expulsamos con la saliva al hablar, toser y estornudar y que pueden estar en el aire como aerosol o depositarse en distintos objetos. Por eso, cuando tocamos un objeto contaminado y luego nos llevamos la mano a la boca, nariz o los ojos nos podemos contaminar. De ahí precisamente la importancia de las mascarillas y del lavado continuo de manos con jabón o con soluciones hidroalcohólicas.

Hasta ahora se ha visto que un pequeño porcentaje de pacientes que presentaban síntomas de coronavirus presentaban también una conjuntivitis vírica (1%). De hecho, existen pacientes con síntomas sistémicos de coronavirus que habían presentado días atrás una conjuntivitis. De ahí la importancia actual de controlar que los pacientes con conjuntivitis no presenten otro tipo de síntomas, como fiebre o tos seca, para descartar la posibilidad de tener una conjuntivitis por coronavirus y también para poder anticiparnos a la infección por el coronavirus.

La conjuntivitis que provoca el coronavirus es una conjuntivitis folicular similar a la de otros virus, que no requiere de un tratamiento diferente al resto de conjuntivitis víricas, pero su gravedad reside en que un porcentaje de esta gente puede progresar a neumonía o distrés respiratorio.

Otro punto importante a tener en cuenta es el uso de lentes de contacto ahora que se nos piden tantas medidas de higiene al respecto, incluyendo la de no tocarnos los ojos:

En primer lugar, está confirmado que no hay evidencias hasta la fecha de que las personas sanas deban evitar el uso de lentes de contacto, o que los usuarios de lentes de contacto se encuentren en mayor riesgo de contraer una infección por coronavirus en comparación con quienes usan gafas; asimismo no hay evidencia que sugiera una correlación entre el uso de lentes de contacto y la propagación de Covid-19 o una infección por coronavirus relacionada con el uso de lentes de contacto.

Sin embargo, se sabe que el virus Sars-COV-2 puede aislarse en la lagrima y conjuntiva y transmitirse por estas. Por este motivo y ante la excepcionalidad de la presente situación de pandemia, sería aconsejable que los ciudadanos no utilizaran lentes de contacto y estas fueran sustituidas por las gafas correctoras, siempre que sus circunstancias personales lo posibiliten. En estos casos se reforzarán las medidas de higiene según se indica a continuación:

* Si el paciente presenta signos o síntomas locales o generales no se procederá a adaptar ningún tipo de lente de contacto hasta su resolución.

* Si el usuario de lentes de contacto que no podía prescindir de aquellas presenta signos o síntomas locales a nivel ocular o generales, en particular del tipo resfriado o gripe: fiebre, tos seca, malestar general, etc. Deberá dejar de usar sus lentes de contacto y pasar a usar sus gafas y consultar con su profesional de confianza si tiene cualquier tipo de duda.

* En el caso de niños portadores de lentes de contacto, estas serán retiradas salvo en casos excepcionales en que sean imprescindibles (afaquia, queratocono, etc.). En dichos casos las utilizarán con las medidas higiénicas y de desinfección indicadas, salvo la presencia de signos o síntomas que indiquen un proceso ocular que incompatibilice su uso.

Medidas para el uso correcto de lentes de contacto

* En la inserción y extracción de las lentes de contacto, así como en la manipulación de éstas y de los portalentes, el lavado de manos será previo y posterior a la misma, como siempre se ha de realizar, cumpliendo indicaciones de lavado de manos de la OMS con la finalidad de no contaminar las lentes o de no contaminarse de ellas.

* Utilizar, a ser posible, lentes descartables diarias y desecharlas de forma que no contaminen ni microbiológicamente ni como desechos plásticos.

* En caso de utilizar lentes de contacto no desechables diariamente, del tipo blandas de hidrogel o silicona hidrogel, rígidas permeables o no a los gases, híbridas, esclerales o semiesclerales, etc. en su uso diario deberá realizar el siguiente protocolo de mantenimiento cada vez que se extraigan del ojo:

1. Lavado de manos.

2. Extracción de lente de contacto.

3. Limpieza con frote mecánico y el limpiador adecuado recomendado.

4. Enjuague con solución salina estéril.

5. Enjuague con solución salina previa a inserción de lente en superficie ocular.

6. Lavado de manos previo a toma de la lente para su inserción en el ojo.

7. Lavado de manos tras la inserción de las lentes.

Y por último 2 puntualizaciones:

1. Pacientes en tratamientos con derivados hemáticos (tipo suero autólogo), en principio suspenderán estos tratamientos siempre que puedan ser sustituidos por otros (lágrimas artificiales).

2. Tratamiento con cloroquina para el coronavirus: parece ser que uno de los tratamientos indicados para el coronavirus es la cloroquina, de la cual sabemos que a dosis elevadas y durante tiempo prolongado de toma puede provocar toxicidad macular. Por ello es importante hacer un seguimiento posterior a estos pacientes.

Desde la Sociedad de Oftalmología de Santiago del Estero exhortamos a un control médico oftalmológico al menos dos veces al año para prevenir cualquier afección o enfermedad que pueda afectar nuestra calidad de vida.


Más noticias de hoy