×

Vos elegís

- 04:13 Opinión

Si yo estoy practicando mi deporte favorito y recibo un golpe, aunque vuelva a casa dolorido, me sentiré contento a pesar de lo sucedido. Pero, si me golpeara por accidente al levantarme a la mañana, sentiré mucho malestar e, incluso, podría ponerme de mal humor.

¿Cuál es la diferencia entre ambas situaciones? El dolor físico es el mismo, pero un golpe cuando uno hace lo que le gusta y disfruta con sus amigos, se percibe diferente. El hecho de pasarla bien hace que interpretemos los hechos de manera distinta. Esto es lo que denominamos actitud y definimos como “la interpretación personal de las circunstancias vividas”.

¿Sabías que tu actitud es un arma poderosísima?

La razón es que esta tiene la capacidad de elevarte o derribarte. Te invito a considerar cuál es tu actitud frente a la vida… sea cual sea, vos elegís, sin importar lo que pase a tu alrededor.

La actitud de una persona vendría a ser una especie de “tarjeta de presentación” que abre o cierra puertas y puede alejarla o acercarla al éxitoen cada área de su vida. Por esta razón, toda vez que tenemos alguna dificultad que requiere nuestra atención, es fundamental decidir cómo nos pararemos frente a esta.

Estas son las dos alternativas posibles para todos: a. Ser controlados por nuestras emociones. b. Tomar nosotros el control de lo que sentimos. Quien deja que su mundo emocional tenga el control de toda su vida experimentará lo que se conoce como “visión de embudo”.

¿Qué significa? Que no será capaz de reconocer más que una única opción; así, se perderá muchísimas alternativas que la vida nos ofrece a todos. Una emocionalidad predominantemente negativa, que incluye sentimientos como el miedo, la culpa y la ansiedad, nos conduce a percibir la realidad de manera distorsionada.

Quien mantiene la tranquilidad y se siente seguro frente a la vida, pase lo que pase, hace que el embudo se ubique al revés. Esto quiere decir que será capaz de ver todo el cuadro completo de una situación. Como resultado, elegirá la mejor alternativa. Esta clase de visión, que tiene como base una emocionalidad positiva, nos ayuda a reflexionar y decidir inteligentemente.

Repito, todos vivimos las mismas cosas, pero alguien dijo que la vida se compone de un 10% de vivencias y un 90 % de actitud. Cada uno elige cómo reaccionará frente a todos los sucesos a su alrededor.

La decisión es personal. No vale responsabilizar a nadie. Todos tenemos la libertad de elegir ser pasivos y vernos como víctimas; o de elegir ser proactivos y accionar para cambiar nuestras circunstancias.

También todos somos libres para adoptar la actitud correcta que nos conduzca a cumplir nuestros sueños y llegar a la cima. Hace un tiempo, vi este cartel en una oficina: “No aceptamos carretillas.

Si vas solo hacia donde los demás te empujan, este lugar no es para ti”. Ser carretilla o quien la empuja es tu elección. l

Instagram @berstamateas

Facebook /bernardostamateas


Más noticias de hoy