×

Lentes de contacto: cuidados y enfermedades

Por el Dr. Ricardo Passone. Sociedad de Oftalmología Santiago del Estero.

- 22:52 Opinión

Los lentes de contacto son discos delgados y transparentes de plástico que se usan en el ojo para mejorar la visión.

Los lentes de contacto flotan sobre la película lagrimal que cubre la córnea. Al igual que los anteojos, los lentes de contacto corrigen los problemas de visión causados por errores refractivos.

Un error refractivo sucede cuando el ojo no refracta (dobla o enfoca) la luz apropiadamente dentro del ojo, produciendo una imagen borrosa.

Los lentes de contacto pueden mejorar la visión de las personas que tienen los siguientes errores refractivos: Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo (visión distorsionada), Presbicia (cambios en la visión de cerca que normalmente suceden con la edad).

Los lentes de contacto son hechos de varias clases de plástico. Los dos tipos más comunes de lentes de contacto son los rígidos y los blandos.


Tipos de lentes de contacto

Lentes de contacto rígidos: El tipo más común de lentes de contacto es el lente de contacto rígido permeable al gas (RGP, por sus siglas en inglés). En general, estos lentes están hechos de plástico combinado con otros materiales. Conservan su forma firmemente, pero permiten el flujo de oxígeno entre el lente y el ojo. Los lentes RGP ayudan especialmente a personas con astigmatismo y con una condición llamada queratocono. Esto se debe a que proveen una visión más definida que los lentes blandos cuando la córnea tiene una curva irregular. Las personas con alergias o que tienden a acumular depósitos de proteína en sus lentes también pueden preferir los lentes RGP.

Lentes de contacto blandos: La mayoría de las personas elige usar lentes de contacto blandos. Esto se debe a que suelen ser más cómodos y existen muchas opciones. Estos son algunos tipos de lentes blandos.

Lentes de uso diario: Usted usa estos lentes cuando está despierto y se los quita para dormir. Muchos son desechables, lo que significa que usa un par nuevo cada día. También puede escoger lentes de contacto que duren más y que puedan reemplazarse una vez a la semana, cada dos semanas, o cada mes. Algunos oftalmólogos recomiendan usar lentes de contacto diarios desechables si solo tiene que usarlos de vez en cuando.

Lentes de contacto de uso prolongado: Usted puede usar este tipo de lentes de contacto mientras duerme, pero debe quitárselos al menos una vez a la semana para limpiarlos. Menos oftalmólogos recomiendan estos lentes por el riesgo de contraer una infección ocular grave.

Lentes de contacto tóricos: Estos lentes pueden corregir la visión de las personas con astigmatismo, pero no tan bien como lo hacen los lentes de contacto rígidos. Los lentes de contacto tóricos pueden usarse diariamente o de manera prolongada. Sin embargo, suelen ser más costosos que otros tipos de lentes de contacto blandos.

Lentes de contacto de color: Los lentes de contacto con corrección pueden ser de color, para cambiar el color del ojo. Pueden ser de uso desechable, prolongado o lentes tóricos.

Lentes de contacto decorativas (estéticas): Estos lentes cambian la apariencia del ojo, pero no corrigen la visión. Pueden ser lentes de color y lentes que hacen que sus ojos se vean como los de un vampiro, de diferentes animales u otros personajes.

También son utilizados para cubrir deformidades congénitas (al nacer), o causadas por lesiones. A pesar de que no corrigen la visión, es necesario tener una receta para obtener lentes decorativos.

Para evitar contraer infecciones oculares peligrosas, debe tratar estos lentes como si fueran lentes recetados. Esto significa que debe limpiarlos bien y con frecuencia, según las instrucciones.


Riesgos del uso de lentes de contacto

Si bien los usos de los lentes de contacto son muy prácticos, su uso puede generar infecciones y por ello desde la Sociedad de Oftalmología de Santiago del Estero les revelamos las más comunes:

Queratitis: es una inflamación de la córnea. Úlceras de córnea: suelen ser causadas muy comúnmente por una infección con bacterias, virus, hongos o un parásito. Conjuntivitis papilar: es cuando el interior del párpado se pone rojo, se hincha y se irrita.


Consejos de seguridad para los lentes de contacto

Lavarse las manos antes de limpiar o insertar los lentes y secarse las manos cuidadosamente con un paño limpio y sin pelusas. Frotar, enjuagar, limpiar y desinfectar los lentes de contacto como se indica. Usar solo los productos y soluciones recomendados por el profesional de la vista.

Reemplazar los lentes de contacto y los estuches como se recomienda. Nunca exponer los lentes de contacto a ningún tipo de agua o saliva. No usar los lentes más tiempo del prescrito.

No acostarse con los lentes de contacto puestos a menos que hayan sido prescritos para usarlos así. Nunca usar lentes de contacto de otra persona. Siempre tener una receta para los lentes que se usan. Aplicar cosméticos después de insertar los lentes.

Algunos cuidados básicos pueden favorecer la salud ocular. Quitarse los lentes antes de quitarse el maquillaje. Tener un par de anteojos de repuesto a la mano. Nunca colocar un lente de contacto sobre un ojo enrojecido. Si pica o arde el ojo, o está irritado o enrojecido, quitarse los lentes y contactar al profesional de la vista.



LA IMPORTANCIA DE LA DESINFECCIÓN

La falta de higiene de los lentes aumenta el riesgo de infección en los ojos

Los lentes que no son limpiados y desinfectados apropiadamente aumentan el riesgo de infección en los ojos.

Cualquier lente que es removido del ojo debe ser limpiada y desinfectada antes de ser reinsertada.

Su oculista le hará saber cuál es el mejor tipo de sistema de limpieza, dependiendo del tipo de lente que use, las alergias que pueda tener, y si su ojo tiende a formar depósitos de proteínas.

Las soluciones salinas caseras (agua salada), se asocian con infecciones serias de la córnea y no deben usarse nunca. El cuidado de los lentes de contacto incluye limpiar su estuche, ya que éste es una fuente potencial de infección.

El contenedor debe ser lavado con solución de lentes de contacto y dejar que se seque por sí solo. Los lentes de contacto viejos o que no se ajusten adecuadamente, pueden rayar el ojo o causar un crecimiento de vasos sanguíneos en la córnea.

Ya que un lente de contacto puede deformarse con el tiempo y la córnea puede cambiar de forma, el ajuste de un lente de contacto y su graduación deben eva luarse regularmente. Sus visitas de seguimiento son programadas dependiendo de la condición de sus ojos y sus necesidades visuales.



¿QUIÉNES SON?

Hay personas que no son aptas para el uso diario de los lentes de contacto

Usted no es un buen candidato para usar lentes de contacto si tiene: Infecciones frecuentes de los ojos; +Alergias severas;

+Ojo seco resistente al tratamiento;

+Un área de trabajo polvorienta, o

+Incapacidad para manejar y cuidar de los lentes.

Cualquier tipo de gotas para los ojos pueden interactuar con todo tipo de lentes de contacto. Es mejor evitar el uso de gotas para los ojos, mientras se estén usando los lentes, con excepción de gotas humectantes recomendadas por su oftalmólogo.

Más noticias de hoy