×

Empresario denunció que expulsaron a tiros a sus peones de su campo cerca de Suncho

"Díganle a Magallanes que lo vamos a matar si no se va del campo", habrían dejado en claro los cinco atacantes. Trabaja el fiscal.

- 23:08 Policiales

Un empresario mendocino denunció que un grupo armado agredió a trompadas y patadas a dos empleados que cuidaban su campo, compuesto por 1.600 hectáreas, y afirmó que los  expulsaron y les advirtieron: "Díganle a su patrón que ni aparezca porque lo vamos a c… matando".

Con el patrocinio del abogado Hugo Smeriglio, la denuncia fue interpuesta ayer por el empresario Martín Gerardo Magallanes, representante de la firma Imale SA, ante las autoridades en la Seccional 28 de Suncho Corral, departamento Juan Felipe Ibarra.

Magallanes accionó en contra de Sergio Galván y Ramona Mansilla, atribuyéndoles la responsabilidad en el violento incidente que habría estallado cerca de las tres de la madrugada.

En escenario resultó el paraje Santo Domingo. El campo constaría de 1.600 hectáreas, 10 kilómetros de alambrado con tres hebras y postes y portón de entrada.

Magallanes señaló en su presentación que el campo está preparándose para la ganadería y que la pandemia por el Covid-19 había dilatado las tareas, más de lo debido.

Ahora, trabajaba con dos empleados, a quienes dejó a cuidado de la propiedad. En plena helada, cinco sujetos habrían irrumpido ayer a los tiros.

"… Comenzaron a agredirlos físicamente, ordenándoles que miren al piso y los amenazaron de muerte efectuando más disparos en cercanías de sus cuerpos. No los lesionaron con las balas, pero les dejaron en claro que debían irse del campo, siempre amenazándolos de muerte", ahondó Smeriglio en diálogo con EL LIBERAL.

"Para posterior, los agredieron a patadas y golpes en sus cuerpos provocándoles lesiones. Antes de echarlos, les ordenaron: díganle a Magallanes que lo vamos a matar si no se va del campo", profundizó.

En efecto, los dos peones corrieron. Magallanes los encontró más tarde caminando, por la ruta 89, entre Suncho y Taboada. El mendocino hizo notar que ya había recibido amenazas "por parte de los denunciados, en relación a que intentan quitarle el campo".

Ahora, el campo estaría en manos de los presuntos agresores. Alertado, el fiscal Miguel Ángel Torresi dispuso una inspección ocular en el campo y habría requerido informes de otras denuncias que obrarían en su par, Luján González Garay.



Más noticias de hoy