×

Joven carnicero habría intentado robarle el sueldo al compañero de trabajo y casi asesinó a su hijo

La víctima recibió dos cuchilladas en la espalda y el maleante quedó preso en la Seccional Novena. Los propios vecinos lo persiguieron, redujeron y entregaron a la policía.

- 01:43 Policiales


"Mi propio compañero de trabajo en una carnicería entró a mi casa, al parecer para robarme el sueldo y terminó apuñalando a mi hijo de 17 años. Todo está confirmado".

F. P. no logra convencerse, pero la realidad impiadosa la tiene frente a sus ojos, en una sala del Hospital Regional. Su hijo se encuentra en una camilla, con dos heridas importantes en la espalda.

En diálogo con EL LIBERAL, el hombre reveló que tiene dos hijos. "De 13 y 17 años. Cobramos el sueldo el sábado y este domingo debíamos visitar a mi hermano, quien nos había invitado a un asado. Antes, cerca de las 14, fuimos a votar…"

Sin embargo, a la siesta "mi hija me informó que me buscaban. Era mi compañero de trabajo, quien jamás me visitaba. Me preguntó por dónde quedaba lo del Indio Froilán. Le expliqué y se fue en una moto..."

El carnicero agregó que después de las 14 fue a sufragar. Luego, a lo de su hermano. "Ahí supe que falleció una familiar que se encontraba internada. Por celular, de nuevo se comunicó mi compañero de trabajo. Quería saber si estaba en casa. Me dio el pésame por la muerte de mi pariente. Quería que fuese a su casa a tomar", agregó el carnicero.

"Llegamos a casa. Estaban las luces apagadas y me causó sorpresa porque las había dejado encendidas. Mis hijos abrieron la puerta y el varón gritó hdp. En la oscuridad alguien quiso apuñalar a mi hija y mi hijo se interpuso para salvarla".

"Corrí y mi hijo ya estaba apuñalado. Le había dado dos puntazos en la espalda. Una herida tiene 11 centímetros", subrayó el carnicero, aún muy asustado por el ataque a su hijo adolescente.

Vecinos en persecución

F.P. lo desconoce, ya que se quedó con su hijo y lo acompañó al Hospital Regional. Treinta minutos después, una veintena de vecinos sorprendió al ladrón oculto bajo un automóvil, lo redujo y entregó al personal de la Seccional Novena.

"A las pocas horas supe que el sospechoso sería E.C., mi propio compañero de trabajo. No tengo dudas, no fue a casa a robarme ropa, sino el sueldo", profundizó el carnicero.

"Es increíble. Todavía no puedo creerlo. Ahora estoy en el hospital con mi hijo. Espero que no le queden secuelas y que con el tiempo todo esto sea un amargo recuerdo", reflexionó.

Ya preso y con problemas

Mientras tanto, E.C. se encuentra alojado en una celda de la Novena, imputado por "robo en grado de tentativa", más "lesiones" en perjuicio del adolescente.

Pese al hermetismo en que delinea los primeros pasos la fiscal Carla León, trascendió que el sospechoso será indagado hoy o mañana. Para entonces, la funcionaria ya contaría con el informe médico del nosocomio y tendría un panorama más claro sobre el cuadro de salud de la víctima.

Entre la noche del domingo y la víspera, el personal de la Novena abonó la incipiente investigación con testimonios de numerosos vecinos, en especial quienes formaron parte de la insólita persecución nocturna por el Bº Huaico Hondo.

Un "porro", cero suerte y detención

La fiscal Carla León recibiría hoy el informe policial, a la espera de contar también con la planilla de antecedentes. Por un lado, tiene la inminente audiencia de conversión. A su vez, aguarda conclusiones médicas para verificar los relatos de todos los vecinos, quienes acotaron que el acusado estaba fumando un "porro".

Desde su caída en desgracia, el joven permanece en silencio. Lo que los funcionarios todavía no logran develar es si el muchacho actuó solo o bien con la complicidad de un aliado, que al fallar el plan resolvió abandonarlo a su suerte. Los interrogantes elementales quizá sean esclarecidos en la indagatoria.


Más noticias de hoy