×

Luis Cámera: “Hasta que no estemos todos vacunados no vamos a volver al 2019”

Sostuvo que por la aparición de la variante delta, para alcanzar la inmunidad de rebaño se requerirá que el 80% esté vacunado o infectado.

- 03:08 Política

Para el médico clínico y miembro del equipo de asesores de Presidencia en la lucha contra el coronavirus virus, Luis Cámera, la aparición de la variante delta modificó el axioma sanitario que señalaba que con el 50 o 60% de la población vacunada o infectada, se alcanzaba el efecto de inmunidad de rebaño. En diálogo con EL LIBERAL, explicó que los contagios que se producen en Europa con la delta, muestran que ahora ese porcentaje deber ser del 80%, por lo que la Argentina está más lejos de esa meta. Y remarcó: “Hasta que no estemos todos vacunados, no volveremos al 2019”, previo a la pandemia.

Ante una inminente aprobación del uso pediátrico de Moderna, consultado si se debería empezar con los menores con comorbilidades o dar inicio con todos los adolescentes, el Dr. Luis Cámera que asesora al presidente Fernández, juzgó que “eso depende de cómo será la disponibilidad de vacunas y cómo será el plan, porque es una vacuna muy preciada y hay que ver qué dice la Comisión Nacional de Inmunizaciones; pero probablemente, por una cuestión temporal y de angustia, se empiece con los chicos con discapacidades o comorbilidades”.

Para Cámera, vacunar a los adolescentes da más posibilidad al país de salir de la pandemia. “La variante delta en Europa ha colocado una situación difícil al concepto de inmunidad de rebaño, que se calculaba que entre 50 y 60% de población vacunada iba a ser útil, pero parece que eso no alcanza. Hay que llegar a por lo menos el 80% de la población a través de la vacuna o de la infección al mismo tiempo.

¿Cuándo se puede llegar a esta inmunidad de rebaño?

- “No puedo dar un tiempo en este momento, eso depende de la cantidad de vacunas y si el virus delta va a accionar o no en Sudamérica. Eso está por verse, pero creo que hace falta un buen número. Hace falta un 80% de vacunados y que circule un poco el virus delta y que ahí se agote la pandemia. Va a quedar como un virus probablemente endémico, en pequeña cantidad, pero eso con mucha población vacunada. El principal problema que ocurre con la delta es que corrió un poco la línea de llegada, pero me parece que al mismo tiempo va a ser el último virus, me parece que la pandemia se termina ahora. Lo vamos a ver en Europa donde en un mes se infectó bastante gente y siguieron vacunando y empezaron a bajar los casos. Diría que es el fin, pero el virus quedará, quietito. Así que la imagen de vacunarnos todos los años se pone un poco más probable”.

- ¿Apoya la idea de un carné sanitario como plantea Prov. de Buenos Aires?

Al día de hoy, no me gusta. La gente tiene que vacunarse toda, no puede ponerse dubitativa con ese tema. Hasta que no estemos todos vacunados o contagiados no podemos volver al mundo del 2019. Toda África, países pobres de Asia y algunos bolsones de pobreza de Latinoamérica, seguirán sosteniendo la presencia de la pandemia si no estamos vacunados. Si hay gente que voluntariamente no se quiere vacunar va a generar un daño económico, porque va a generar un brote”.

“En un mes y medio o dos habrá una tercera ola, pero será pequeña”, estimó Cámera


-Había señalado que era probable una tercera ola. ¿Cuándo se desataría?

“Podría estar en no menos de un mes y medio o dos, puede aparecer. Cuando hablé de la tercera ola era si no había mucha gente vacunada.

La proyección es de una pequeña ola, no veo el fenómeno de lo que está pasando en Europa; lo que vamos a tener en Latinoamérica es una cantidad constante de virus, no se va a apagar, no lo vamos a erradicar por un buen tiempo. Habrá una base de casos por el virus de Manaos, de la andina y ahí se mezclará la delta. No creo que la pandemia se aplaque del todo por cuestiones sociosanitarias en Latinoamérica y por las variantes que tenemos. El coronavirus es el virus que discrimina los pobres y en Latinoamérica tiene bolsones para quedarse ahí por un tiempo.

-¿Las vacaciones de invierno pueden provocar un rebrote?

-

“Habrá un ralentizar en el descenso de casos, porque en cuanto le das una mínima oportunidad a este virus sonaste. No creo que aumenten los casos, pero no seguirán descendiendo al ritmo que lo viene haciendo. En agosto debería estar con 2 o 5 mil casos, no mucho más”.

-¿Preocupa que haya muchas personas sin segunda dosis ante la posible circulación comunitaria de la variante delta?

-

“No me preocupa en este momento, atento la prioridad que es que haya más gente vacunada, porque finalmente la pandemia cae y hay menos densidad de virus en la calle. Un no vacunado, si hay poco virus circulando, tiene poca posibilidad de contagiarse; si hay mucho virus circulando se va a contagiar. Y qué manera tengo de que haya menos virus circulando? Vacunar a la mayor cantidad de personas con una dosis. Prefiero 30 millones con una dosis y no 15 millones con dos dosis completa, porque me quedan 15 millones sin vacunar y susceptibles a contagiarse”.

“Lo importante es que la gente no se contagie, no que se hagan más testeos”


Cámera juzgó que hacer más testeos para mejorar la gestión de la pandemia no es crucial, sino evitar que la gente se contagie. En ese sentido, consideró que no tuvo el apoyo suficiente cuando él planteó que si hay un contagiado en una casa, todos deben usar barbijo para no infectarse.

-Especialistas sostienen que la Argentina no hizo y no hace los suficientes testeos. ¿Los asesores le plantean esto al gobierno?

-

”Siempre se habló, pero no soy de los que hablan que hay que hacer más testeos, no coincido plenamente con ese pensamiento. Por supuesto hay que hacer más testeos, pero lo importante es que la gente no se contagie, no que se hagan más testeos. Para hacer testeos y estar seguros, hay que hacer un millón por día, es imposible. Lo que tengo que lograr es que la gente no se contagie, no que le saque la foto y le diga que tiene coronavirus. Ya que tanto se insiste con eso, habría que insistir en cómo se maneja la gente en el hogar una vez contagiada, de ahí me hubiesen hecho caso a mí de que tienen que usar barbijo dentro del hogar, y no me hicieron caso”.

Agregó: “Cuando me vienen con lo del testeo, les dije “por qué no me apoyaste en la idea de que se use el barbijo en la casa del contagiado para que no infecte al resto de los familiares”. El 40% de los contagios son en el hogar, es el lugar más contagiador. Ahí no se trabajó mucho, hacen falta 25 metros cuadrados para no contagiar en forma aérea, y una familia tipo necesita un núcleo habitacional de 125 metros, no es tan fácil de lograr. Pero como niegan eso, así estamos. Cuando vienen esos expertos y dicen “hace falta más testeo”, no digo que no, pero por qué no ven dónde se infectan. Cometemos errores afuera y llevamos el contagio dentro del hogar. Esa es la secuencia”, finalizó.


Más noticias de hoy