×

Martín Falcón: "Si los sismos no hubieran sido tan profundos, hubieran traído destrucción"

El geólogo del departamento de Geología y Geotecnia de la Universidad Nacional de Santiago del Estero habló con EL LIBERAL.

- 00:58 Política

En menos de cuatro días, en Santiago del Estero se registraron dos fuertes sismos. Lo particular de estos movimientos telúricos tuvo como epicentro a la localidad de Campo Gallo, ubicada a 152 km al noreste de la capital provincial y a 202 km al este de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

 

El temblor registrado a las 15.36 de ayer fue de 6,1 en la escala Mercalli modificada, aunque su intensidad fue leve y no causó daños ya que observó un grado dos y tres y se produjo a 622 kilómetros de profundidad, según informó el Instituto Nacional de Prevención Sísmica.

 

Sus efectos se sintieron levemente en Santiago del Estero, Tucumán, Tafí del Valle, La Rioja y Córdoba. El epicentro fue localizado a 146 kilómetros al noreste de Santiago del Estero, 202 km al este de San Miguel de Tucumán y 49 km al sudoeste de Campo Gallo.

 

En tanto, el del viernes pasado fue percibido a las 19.09 y tuvo como epicentro 42 kilómetros al sudoeste de Campo Gallo. Tuvo una intensidad III en la escala de Mercalli modificada, lo que representa que fue débil y que sólo fue percibido por personas en situación de reposo en las ciudades de Santiago del Estero, San Miguel de Tucumán, San Fernando del Valle de Catamarca y La Rioja.

 

"Si con esa intensidad, los sismos no hubieran sido tan profundos, hubiera traído destrucción", enfatizó, en forma categórica, Martín Falcón, geólogo y docente del departamento de Geología y Geotecnia de la Universidad Nacional de Santiago del Estero.

 

"Estos sismos fueron tan fuertes e importantes que se registró hasta en la Universidad de Chile, pero por suerte fue muy profundo porque si esa intensidad hubiese sido de un sismo más superficial seguramente hubiese traído destrucción de edificios y otros problemas más importantes", amplió el profesional en su diálogo con EL LIBERAL.

 

Previamente, Falcón explicó: "Estos movimientos telúricos fueron de unos 600, 630 kilómetros, lo cual es muy extraño porque, por lo general, la zona en la que se encuentra Santiago del Estero no está en contacto con placas de tipo convergentes que es donde se acumula mucha energía y que con el tiempo las rocas en el interior se fracturan. Cuando esta roca se fractura se libera energía acumulada, energía elástica la llamamos, que luego se transforma en ondas sísmica que se expanden en todas las direcciones".

 

Falcón analizó lo sucedido en menos de una semana en territorio santiagueño. "Es muy extraño que se dé en el centro norte de nuestro país, pero sí puede ser porque llevó miles de años acumulando energía y tocaba la fractura y el consecuente sismo. En general los sismos no suelen ser peligrosos a nivel edificio o a nivel de destrucción cuando son muy profundos, como fue este caso".

 

¿Qué "mensajes", si es el término correcto, estarían enviando estos sismos?

 

Esto nos estaría indicando a los geólogos que tenemos que abrir más los ojos al panorama y pensar que la placa de Nazca, en algún momento, sí influye fuertemente en la zona norte de nuestro país. Esto es un llamado de atención para posibles movimientos telúricos futuros, tal vez, esperemos que no, someros y que traigan un problema a la población. Hay que estar atento a los edificios y a todo lo que se construya si están en orden y son antisísmico porque ahí si vamos a encontrar problemas graves.

 

-¿Santiago del Estero es un punto rojo sísmico a tener en cuenta?

 

Diría que no punto rojo, pero diría que sí pasaría de un amarillo a un naranja. Hay que prestar mucha atención porque, realmente, las magnitudes son muy sorprendentes e inesperadas totalmente para la zona. No un rojo, pero sí un naranja, una zona de sismicidad intermedia.

 

 


Más noticias de hoy