×

Pandemia: más consultas por salud mental, abusos y violencia entre los adolescentes

Varios problemas los afectaron durante este tiempo, que requirieron la asistencia de los profesionales. También aumentaron los casos de alteraciones del ciclo menstrual y las consultas por métodos anticonceptivos.

- 02:21 Santiago

El aislamiento y las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus en el mundo, acarrearon una serie de problemas a las personas de todos los rangos etarios, y en cada uno de ellos se advirtieron alteraciones relacionadas con la salud, con su incidencia en el seno familiar y social.

En el caso de los adolescentes en particular se abrió un amplio abanico de complicaciones, que los afectó de modo severo, dada sus condiciones al atravesar una etapa de por si complicada de sus vidas, en la que se advierten cambios sustanciales.

En este sentido, la doctora María del Carmen Tinari Platini, especialista en ginecología infanto juvenil, reveló que, si bien la pandemia tuvo aspectos positivos para destacar, produjo en contrapartida, el crecimiento de consultas médicas de diferentes complejidades, entre los chicos.

“En este tiempo de pandemia, se incrementaron notablemente las consultas por alteraciones del ciclo menstrual, las solicitudes de métodos anticonceptivos, o cómo se tenían que cuidad, porque si bien los chicos estaban aislados, se veían en algunos momentos con sus parejas”, comenzó enumerando la profesional, quien también es licenciada en sociología, magister en psicología social y secretaria General del Comité de Adolescencia de la Asociación de Pediatría de Santiago del Estero.

Al mismo tiempo, indicó que también hubieron “muchas consultas relacionadas con la salud mental”.

En este sentido, recordó que participó de un trabajo a nivel nacional, sobre ginecología infanto juvenil, donde observaron “que muchos ginecólogos de mujeres adultas, recibieron consultas de adolescentes por tristezas, angustias, trastornos en el sueño, depresión”.

“No es habitual que un adolescente consulte a un médico ginecólogo de adultos, es como que cambiaron los motivos de consulta”, advirtió.

“El intento de suicidio también estuvo presente, y a nivel de las urgencias psiquiátricas y los centros de salud mental, aumentó muchísimo la consulta por estos motivos, más de un 20%, en las nenas fundamentalmente”, reveló.

En este punto, aseguró que “asociado a esto, crecieron las consultas por violencia”, en otro de los puntos de mayor negatividad dentro de este tiempo de pandemia.

“Se incrementaron muchísimo las consultas por abuso sexual y violencia de género. En la región NOA hemos hablado sobre este problema y coincidimos en que se vio más cantidad, el tema es que no podemos discernir si es que aumentaron los casos respecto del año anterior, o si se visibilizaron más. Porque el hecho de estar en la casa, la mamá podía detectar alguna situación de este tipo, o la niña, al compartir más tiempo se animaba a hablar más”, analizó.

También enumeró para la columna de lo negativo en este tiempo, fue que muchos centros de salud debieron limitar su atención, debido a que los profesionales médicos debieron atender casos de covid, o bien porque estaban contagiados, lo que hizo que se interrumpieran tratamientos o que no se puedan hacer consultas.

“Esto hizo que, por un lado, no tengan acceso a los métodos anticonceptivos, con lo que aumentó el número de embarazos, de abortos y otras complicaciones. Afortunadamente, en Argentina se diseñaron protocolos para que los servicios de salud sexual y reproductiva continuaran trabajando para evitar las infecciones de transmisión sexual, los embarazos no deseados, y para que si hubiese interrupciones de embarazo fueran seguras”, precisó.

Puntos positivos

La doctora Tinari consideró necesario también resaltar que la pandemia “tuvo puntos positivos”, tanto para los adolescentes como para todos los sectores etarios.

“En lo positivo, el encierro nos obligó a reflexionar, porque nos obligó a pensar, a compartir con nuestras familias, nuestros seres queridos, y los adolescentes, incluidos en el grupo familiar, ha tenido un factor positivo.

Hablamos de que hubo varias pandemias y varias cuarentenas, por diferencias en relación al género, a grupos etarios, a situaciones económicas, de todas maneras, dentro de lo positivo, las mamás pudieron ver más el comportamiento de sus hijos, escucharlos más. Hemos contaminado menos el ambiente y nuestros adolescentes trabajan mucho en ello. Empezaron a caminar más, a andar en bicicleta, a vivir una vida diferente y eso es muy bueno, y nos enseñó a ser más generosos, porque grupos familias o asociaciones ayudaron a gente que más necesitaba”, precisó.

“A la problemática adolescente hay que darle diferentes enfoques, sino no vemos el problema en su totalidad”

Respecto de la prevención de la problemática de la adolescencia, la doctora Tinari apuntó que “hay que mirarla desde diferentes enfoques, sino es como que no vemos el problema en su totalidad. Los principales problemas de nuestros adolescentes son problemas sociales y deben ser corregidos por todos”.

“Los adolescentes están sufriendo un doble aislamiento, aislados en la actividad externa y dentro de su casa también cuando se encierra en su habitación. Tienen muchísimos miedos, por la sobre información, miedo a enfermarse, a perder sus familiares, a no poder despedirlos y esto les afecta. Tenemos que ofrecerles información confiable y precisa; clara; sin tapujos”, aconsejó.

Y enumeró entre los modos de prevención: “aprender a escucharlos, mamás, papás, docentes, porque cuando se aprende a escucharlos, ellos comienzan a hablar; ayudarlos a que expresen sus sentimientos, muchas veces les cuesta hablar solitos; reconocer su miedo y su estrés y trabajarlos con ellos, si no podemos en familias, pedir ayuda a profesionales; estar atentos a los cambios de conducta; enseñarles a que respeten las medidas preventivas y el cuidado de la salud en todas las áreas; ayudarlos a mantenerse conectados, y transmitirles que continúen con sus proyectos de vida, que esto en algún momento va a pasar”.


Más noticias de hoy