×

La Argentina ganó sin sobrarle nada

En un partido atípico por el fuerte viento, sumado a la constante fricción que le imprimieron los protagonistas, el equipo de Scaloni dejó muchas dudas en su último ensayo previo a la Copa América.

- 00:52 Deportivo

El seleccionado argentino de fútbol derrotó ayer a su par de Marruecos por 1-0, en Tánger, en un flojísimo partido que marcó el fin de la última gira antes de la Copa América de Brasil, de junio próximo.

El mediocampista del Atlético de Madrid Ángel Correa, quien ingresó en el segundo tiempo, marcó el gol de la victoria a los 37 minutos de un encuentro que estuvo marcado por las fuertes ráfagas de viento que complicaron un trámite normal.

El equipo dirigido por Lionel Scaloni, que no contó con el astro Lionel Messi (fue desafectado la semana pasada por lesión) cerró la última gira previa a la Copa América con un triunfo tras haber comenzado con derrota frente a Venezuela (3-1) en Madrid, pero con muchas dudas con respecto al futuro inmediato, que tiene que ver con la Copa América que se disputará en apenas tres meses.

Si el cuerpo técnico pretendía sacar de este encuentro los puestos vacantes para la nómina final para la Copa América eso no pudo ocurrir ya que el clima afectó la posibilidad de jugar con normalidad. A esto se sumó que el trámite del partido fue áspero, friccionado y con mucha pierna fuerte, un combo letal que recordará a este amistoso como uno de los peores partidos de la historia del seleccionado “albiceleste”.

Fue un amistoso que se jugó como una final ya que los tumultos y las discusiones se repetían cada vez que el flojo árbitro zambiano Janny Sikazwe interrumpió el partido por cada falta. El dato para graficar el primer tiempo fueron las 29 faltas que se cometieron en 48 minutos, un promedio aproximado de una falta cada dos minutos.

En medio de la desprolijidad constante, hubo apenas dos disparos al arco: el primero, a los diez minutos, fue de Khalid Boutaib que encontró bien ubicado al arquero Esteban Andrada y el otro fue de Lautaro Martínez, a los 31’, y ni siquiera fue buscado ya que se trató de un desvío luego de un tiro libre de Leandro Paredes. Presión Si hubo algo para destacar del equipo nacional fue la presión en campo contrario, pero ya con la recuperación de la pelota no hubo conexiones para lograr hilvanar una jugada de ataque.

S i el primer tiempo fue malo, la segunda parte fue aún peor ya que a las interrupciones por las faltas se sumaron los seis cambios por lado que permitía el reglamento.

No obstante, a ocho minutos del final del cotejo, la Argentina encontró en una jugada fuera de contexto el gol del triunfo que intentará disimular con el resultado los puntos negativos de la gira. Luego de un lateral de Marcos Acuña, el ex San Lorenzo y actual Atlético de Madrid, Angel Correa fabricó la única pared con Matías Suárez y de izquierda a derecha se sacó a un defensor de encima para definir cruzado.

El gol fue como un desahogo para el plantel que se reunió como una piña para celebrar el gol. Previamente, al inicio del segundo tiempo, el equipo argentino estuvo cerca de tener un penal en contra, pero el árbitro determinó que la fuerte falta cometida por Walter Kannemann había sido afuera del área.

A menos de tres meses para el debut en la Copa América, Scaloni deberá resolver el “20 por ciento” de la lista que, según sus palabras, tiene que definir y, ya con el plantel concentrado, armar algo que se asemeje a un equipo para intentar mostrar una buena imagen en Brasil y aprovechar una de las últimas oportunidades de Lionel Messi para conquistar un título con la “Albiceleste”.

Más noticias de hoy