×

Fútbol y desigualdad: cuando los ricos son cada vez más ricos

De la mano de los éxitos deportivos Boca y River multiplicaron sus ingresos. ¿Van camino a replicar el modelo español?

- 12:00 El Cronista

"Vamos camino a terminar como España". Sentencian con determinación los fervorosos críticos de la creciente hegemonía que Boca y River despliegan en la escena del fútbol argentino. Apalancados por la repetición de los superclásicos que marcaron instancias decisivas de las dos últimas ediciones de la Copa Libertadores (final y semifinal), esas voces aventuran que la estructura futbolística local replicará en un futuro inminente el esquema español que consagró ya desde hace varios años la supremacía absoluta del Real Madrid y el Barcelona sobre el resto de los clubes de la liga.


Te recomendamos: Netflix pierde u$s 1000 millones por los que comparten cuentas y va a la "guerra"


Su pronóstico también supone la convicción de que la superioridad deportiva va de la mano con un predominio económico que se robustece frente al deterioro de los demás competidores. Ambas condiciones se nutren y fortalecen mutuamente.

Los logros deportivos obtenidos por Boca y River el año pasado podrían fácilmente sostener esa hipótesis. El primero consiguió alzarse con el título en la Superliga por segunda temporada consecutiva. El conjunto dirigido por Marcelo Gallardo logró la Supercopa argentina y ganó la Libertadores tras imponerse a su eterno rival en la insólita final de Madrid. Pero se trata del balance de un solo año.

Bastante distinto sería el análisis si se privilegia una mirada más amplia que evalúe, por ejemplo, los resultados de la última década en los torneos locales. En ese caso, lejos se estaría ante un dominio absoluto de los dos grandes del fútbol argentino: Boca y River lograron campeonar en apenas 7 de los 22 torneos disputados en el período (el equipo de Núñez lo hizo solo en una oportunidad en 2014) y la mayoría de los títulos se repartió entre algunos clubes grandes (Racing y San Lorenzo), varios medianos y hasta alguna sorpresa, como fue el caso de Arsenal en el Clausura 2012.


Te recomendamos: Motorola presentó a sus nuevos soldados para quedarse con la gama media


Si bien por el desempeño deportivo parece apresurado hablar de una 'españolización' de nuestro fútbol, tampoco es factible pensar el escenario actual como de simple paridad. Y más aún cuando se observa la realidad económica de los clubes, donde se profundiza el escenario de desigualdad y por lo tanto la brecha entre los ricos y los pobres. Boca y River son cada vez más ricos por múltiples razones. En primer lugar y de la mano de los éxitos deportivos, crecen sus ingresos por recaudación de cuotas de socios que constituyen su principal fuente de financiamiento, al contrario de lo que ocurre con los clubes europeos, cuyas cajas se nutren mayoritariamente del marketing, los sponsors y los derechos de televisión.


Más noticias de hoy