×

Central lo buscó hasta el final pero cayó ante el poderoso River de Gallardo

"Nacho" Scocco abrió el marcador para el equipo de Núñez. Fernández estiró la diferencia y Álvarez marcó el tercero.

- 02:34 Deportivo

El batacazo santiagueño no pudo ser. River Plate goleó anoche por 3 a 0 a Central Córdoba de Santiago del Estero en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza y se adjudicó por tercera vez en su historia la Copa Argentina. Este título, el undécimo con Marcelo Gallardo como entrenador Millonario, depositó al equipo de Núñez en la fase de grupos de la próxima Copa Libertadores.

Ignacio Scocco en el primer tiempo, e Ignacio Fernández y Julián Álvarez en el complemento, le dieron a River la posibilidad de completar el año con un título, después de perder la final de la Copa Libertadores contra Flamengo en Lima.

El equipo santiagueño realizó un dignísimo papel en suelo mendocino y le complicó el partido al último subcampeón continental durante gran parte del primer tiempo.

En la segunda mitad, cuando las energías se redujeron, el equipo de Gallardo logró sacar una diferencia indescontable y terminar el juego con tranquilidad.

Le costó encontrar zonas fértiles para atacar al equipo de Marcelo Gallardo, porque Gustavo Coleoni propuso una línea de cinco defensores con la intención de agrupar futbolistas y cortarle a su rival los caminos hacia Diego Rodríguez.

El equipo santiagueño logró su cometido durante gran parte de la primera etapa, y sólo la jerarquía individual de Scocco pudo vulnerar aquella resistencia.

El delantero Millonario, que se hizo un lugar en la formación inicial por la lesión de Matías Suárez, pero también por sus últimas buenas apariciones, controló la pelota y giró en simultáneo.

El movimiento fue suficiente para desairar a dos marcadores rivales, pero e restaba vencer a Diego Rodríguez. Perdió Scocco en el primer mano a mano, pero la suerte estuvo de su lado y el rebote le cayó otra vez en su pie derecho. Y ahí no falló.

Central Córdoba, de todas maneras, hizo un primer tiempo inteligente, y no se puso en ventaja únicamente porque Franco Armani respondió cuando fue exigido por Gervasio Núñez, con un tiro de media distancia, y por Jonathan Herrera, en un mano a mano.

River no salió decidido a liquidar el juego en el complemento, y Central Córdoba no mostró los recursos necesarios, más allá de sus buenas intenciones, para alcanzar el empate.

Hasta los 22 minutos de esa etapa final el juego entró en una meseta, más allá de un cabezazo de Nacho Scocco, en la conclusión de un buen contragolpe, que no fue gol por centímetros.

Fue allí cuando se juntaron los Nachos, Scocco y Fernández. Los dos combinaron con velocidad y precisión a la salida de un lateral desde la izquierda y fue el ex Gimnasia, quien llegó con lo justo por una lesión, el que empujó desde el punto penal para estampar el 2 a 0.

Central Córdoba acusó el impacto y River, otra vez por izquierda, lastimó al equipo santiagueño y le dio el golpe de gracia. A los 26, la combinación fue entre Fernández, la figura del partido, y Casco, y el que le puso el cartel de goleada a la final fue el ingresado Julián Álvarez.

El “Ferro” se despidió con una derrota, pero con la frente bien alta ante los casi diez mil hinchas que fueron hasta Mendoza.

Más noticias de hoy