×

El acné

- 08:36 Opinión

Por la Dra. Soledad Camusso y la Dra. Aldana Scaglione. Dermatólogas

El acné es una de las enfermedades dermatológicas que se observa más comúnmente en la práctica médica y el dermatólogo es sin dudas el especialista más idóneo para su tratamiento.

Generalmente comienza en la adolescencia temprana y frecuentemente se asocia con otros cambios puberales, pero también puede afectar a personas de todas las edades.

La edad de inicio en las mujeres es entre los 12 y 13 años de edad, mientras que en los varones es entre los 14 y 15 debido a que en ellos el inicio de la pubertad es un poco más tardío. La remisión espontánea se observa habitualmente alrededor de los 25 años de edad, pero en aproximadamente el 7% el acné puede persistir hasta los 40 o 50 años de edad, lo que se denomina acné del adulto.

Hay cuatro factores principales que causan el acné:

• Producción excesiva de sebo

• Obstrucción de los folículos pilosos con sebo y células cutáneas muertas

• Bacterias: el microorganismo predominante es el Propionibacterium acnés.

• Incremento de la producción de andrógenos

Mitos sobre el acné

Estos factores tienen muy poco efecto sobre el acné:

* “Alimentos con alto contenido graso”. Comer alimentos con alto contenido graso tiene muy poca o ninguna incidencia sobre el acné. Sin embargo, trabajar en un ambiente con concentración de grasa, como en una cocina con freidoras, incide sobre el acné, porque el aceite se puede pegar a la piel y obstruir los folículos pilosos. Esto irrita la piel más aún, o favorece el acné.

* “Reventar los granitos es la mejor manera de hacerlos desaparecer”. Esta práctica no es aconsejable. Puede provocar un mayor enrojecimiento, irritación, dolor, e incluso una infección. Además, pueden quedar cicatrices y marcas.

* “El maquillaje aumenta la aparición de acné”. En el caso que se usen cosméticos, es importante elegir maquillaje que sea “no comedogénicos”. No lo olvides, desmaquíllate siempre cuando llegas a casa.

“Los granitos desaparecen cuando tomamos sol”. Esta creencia popular no es verdadera. Tener en cuenta que exponerse al sol sin la protección adecuada puede resecar, irritar o quemar tu piel.


Te recomendamos: El cuidado de la piel en el verano


* “Mientras más me lavo la cara, hay menos posibilidades de tener acné”. La limpieza facial en forma regular es una buena práctica, porque contribuye a retirar las células muertas, el excedente de grasa y la suciedad de la superficie de la piel. Pero lavarse la cara en exceso o frotar la piel demasiado fuerte puede secar o irritar la piel, y así empeorar el acné.

Síntomas

Los signos y síntomas del acné varían según la intensidad del trastorno:

• Comedones abiertos (puntos negros)

• Comedones cerrados (puntos blancos)

• Pápulas (lesiones sobre elevadas de coloración rojiza

• Pústulas (lesiones rojizas con pus)

• Nódulos (lesiones grandes, sólidos y dolorosos que están debajo de la superficie de la piel) Esta lesión suele aparecer en la cara, la frente, el pecho, la parte superior de la espalda y los hombros.

Tratamiento

No se puede decirle al paciente que existe un solo tratamiento para el acné ya que, dada a la gran variedad de factores que intervienen en el mismo, el médico dermatólogo irá orientando su estrategia en función de las características de cada paciente y de las respuestas, favorables o desfavorables al tratamiento realizado.


Te recomendamos: “Los dermatólogos proponemos un embellecimiento natural, sin exageraciones”


Por ello cuando se prescribe un tratamiento, en la primera consulta es útil decirle que el camino a seguir va a ser largo y que ni debe animarse excesivamente frente a una respuesta muy favorable ni decaer por una ausencia de respuesta.

* Higiene de la piel con productos específicos

* Tratamientos locales con cremas o geles: clindamicina, peróxido de benzoico, adapalene etc.

* Tratamientos orales: minociclina, limeciclina, isotretinoina.

* Terapias hormonales

* Tratamientos de cicatrices (dermoabrasión, peeling, láser etc.)

Según su gravedad, el acné puede causar angustia emocional y dejar cicatrices en la piel. Cuanto antes inicies el tratamiento, menor será tu riesgo de padecer esos problemas.

Desde el Instituto de Dermatología y Estética Face aconsejamos acudir a tu dermatólogo para tratar lo antes posible este trastorno y evitar los remedios caseros que muchas veces empeoran el estado de la piel. 


Más noticias de hoy