×

Vacaciones en el hogar: cómo afrontar la convivencia con los niños en casa las 24 horas

Se recomienda fundamentalmente organizar actividades en equipo. Sin embargo, muchas veces la rutina de los padres obliga a cambiar el esquema ideal y buscar alternativas. Qué hacer.

- 21:10 Santiago

Uno de los puntos de consulta que emerge a comienzos de cada año es cómo manejarse cuando los hijos están en vacaciones. Algunas familias se organizan de tal forma que pueden compartir con sus hijos los tiempos de traslado de una actividad a otra. La rutina laboral y académica genera que el tiempo que los menores y adultos comparten suele verse disminuido por las distintas actividades.

Cuando ingresamos a enero los días se vuelven una agenda difícil de completar para muchas familias. Hay una primera etapa de tensión en la que el adulto se encuentra con el niño en un año más de madurez psicofísica y con nuevas demandas, ante lo cual hay que reorganizarse.

Algunas veces se asiste a sustitutos para cuidarlo, pero cuando eso no es posible suelen haber situaciones ambivalentes entre la felicidad de compartir el tiempo y la tensión cuando el adulto tiene actividades a las que los niños no pueden asistir, explica la Lic. Emily Azar, sobre la situación por la que atraviesan muchas familias santiagueñas.

Y aconseja: “Esta etapa del año es entonces una posibilidad enorme de reencontrarse con los pequeños, de disfrutar de sus preguntas insistentes, de sostener los límites. Pues el niño también se encuentra con el antagonismo entre tener un día lleno de actividades a que se corten las mismas. Para todo desarrollo psicológico los cambios necesitan ser graduales. Las vacaciones pueden ser una etapa que, lejos de ayudar al equilibrio y mejorar la salud, las empeora”.

En este contexto, habló de los cambios en la rutina, que pueden no resultar muy beneficiosos.

“Pues son frecuentes las actividades espontáneas e impulsiva, los desvelos, los excesos, por lo que sería óptimo que se pueda encontrar el punto medio entre recrearse y desbarrancar”, expresa Azar.

“También están aquellos chicos que tienen materias para rendir y que durante el período de vacación se les presenta latente la presión de estudiar. Sería conveniente trabajar mucho en fortalecer la estima del mismo y de enseñar pautas de organización de tiempo y planificaciones de objetivos sin dejar de lado la atención a lo importante”, sostiene la Lic. Azar.

Lic. Emily Azar. Especialista en psicología.

Tiempo de analizar las señales de los chicos

En vacaciones, los padres suelen tener más tiempo para prestar atención a las posibles señales que expresan los niños con relación a situaciones incómodas por las que atraviesan. Son estos momentos en los que se manifiestan con conductas extrañas, muchas veces no descifradas.

Sobre este punto, la Lic. Azar explica: “Un punto a tener en cuenta es que a veces se envía a los chicos de visita a otras casas, sean familiares o amigos. En este sentido es importante preguntar antes si tienen ganas de ir, o cómo se sienten porque a veces es en las vacaciones cuando se puede notar la resistencia a compartir el espacio con alguien y es una pista para descubrir situaciones de abusos. En ese sentido, los chicos suelen ser muy puntuales y en caso de no poder decirlo empiezan con dolor de cabeza, malestar de estómago, etc.”.

Más noticias de hoy