×

Los rugbiers que asesinaron a Fernando socializan con otros presos en su lugar de detención

- 01:15 Policiales

Tras haber permanecido casi dos meses detenidos, confinados en celdas grupales y aislados del resto de la población carcelaria del penal de Dolores, los ocho rugbiers de Zárate acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa (18), están en Melchor Romero y este viernes tuvieron su momento de esparcimiento. Pudieron salir cuatro horas a un patio común de la alcaidía, donde cumplen ahora la prisión preventiva. Estaban solo ellos y caminaron bajo el sol brillante sobre una superficie que tiene dimensiones de una cancha de fútbol 5.

Los jóvenes imputados por el homicidio de Fernando, ocurrido el 18 de enero en la puerta de un boliche de Villa Gesell, estaban sorprendidos por el traslado del jueves a la noche, dispuesto por el juez de Dolores, David Mancinelli. Pero la sorpresa que también incluía recelo, viró hacia la conformidad.

Los muchachos ahora tienen celdas que ocupan de a dos y están en un pabellón -el número 6 de la Alcaidía 3 de La Plata- con otros 25 detenidos. De a poco, empezaron a tomar contacto con sus compañeros de “ranchada”. La expectativa es que comiencen a “socializar”, porque en la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores estaban sin vínculo con los otros detenidos.

“Todos se mostraron muy educados, sumisos y atendieron cada una de las recomendaciones y órdenes que les dieron los guardias”, contó una fuente penitenciaria. Incluso trascendió que Máximo Thomsen (20) habría flaqueado ante una de las autoridades del penal, en una entrevista de rutina: “Empezó a hablar entrecortado. Escondió la cara entre sus manos y no pudo seguir hablando”, deslizaron.

Thomsen, junto con Ciro Pertossi (19), Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), están imputados como autores y coautores de homicidio agravado por la brutal golpiza que terminó en la muerte de Báez Sosa en esa madrugada trágica del verano gesellino.

Más distendidos, después del primer “recreo largo” que tuvieron en la alcaidía donde hasta hace un tiempo funcionaba la ex Unidad 29 de Melchor Romero, Luciano Pertossi se animó a una infidencia con un penitenciario: “El ‘rubiecito’ contó que él había llegado a lo último. Cuando todo había pasado. Que no tuvo nada que ver”, fue el comentario que deslizó un agente que estuvo en uno de los turnos de la guardia. Luciano se refería a su ubicación en el ataque contra Fernando, en la vereda, cerca de Le Brique, la madrugada del 18 de enero.

El dato no aparece en los expedientes. Los imputados nunca hablaron de las circunstancias de la golpiza fatal. Y todos mantienen un firme y persistente “pacto de silencio” en las presentaciones ante la Justicia de Dolores.

Acomodados en cuatro celdas del pabellón 6, los rugbiers tienen un estricto régimen para moverse en la penitenciaría. Allí había -de acuerdo con el último registro- 269 detenidos de manera transitoria. La cárcel 3 de Romero mantiene en forma temporaria a los procesados por delitos de varias jurisdicciones hasta que los jueces o un tribunal determinan el destino definitivo.

A las 8, todos pasan a la sala donde desayunan. En Dolores, todas las comidas eran en su celda. A las 12.30 almuerzan, a las 17.30 meriendan y a las 8 es la cena. Están monitoreados por cámaras de video y con vigilancia “de cerca”. Pueden acceder también a un “teléfono público” para hablar con sus familiares. El viernes todos lo usaron.

La decisión de trasladarlos fue resuelta por el juez en acuerdo con el SPB. Por una cuestión de logística, los ocho procesados serán sometidos a pericias psiquiátricas y otras pruebas en la Asesoría Pericial de la Suprema Corte bonaerense. Está en 122 y 40, cerca del Hipódromo. A poco menos de una hora de la alcaidía.

Las pruebas comenzarían el 13 de abril y los especialistas trasladarán a dos imputados por cada sesión. Se prevé que todo el proceso se demore unas dos semanas.

Antes, tendrán una escala judicial clave: este jueves, la Cámara Penal de Apelaciones de Dolores deberá determinar si confirma o revoca las prisiones preventivas que dispuso Mancinelli por considerarlos autores de los delitos de homicidio doblemente agravado por premeditación y alevosía. Los acusados deben presenciar esa instancia. Otra vez deberán recorrer los 220 kilómetros entre Romero y Dolores.

“Que el 19 se haga justicia y no a la domiciliaria”, dijo la mamá

La madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell, pidió en un video difundido en redes sociales que no le otorguen la prisión domiciliaria a los rugbiers detenidos por el crimen de su hijo. Julieta Rossi, la novia del estudiante, publicó ayer en su cuenta de Twitter un video de Graciela Sosa, madre de Fernando, en el que cual aparece junto a una foto de su hijo.

El 18 de marzo se cumplen dos meses del asesinato de Fernando, “que el 19 se haga justicia y no a la domiciliaria”, expresó Graciela en la filmación de 10 segundos.

Es que la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores fijó para el próximo jueves la audiencia oral clave luego de la cual se definirá si se confirman o modifican las prisiones preventivas de los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Báez Sosa.

La audiencia será a las 11 en el primer piso del edificio judicial de la calle Belgrano 141, de Dolores, y la Sala I del mencionado tribunal, integrada por los camaristas Fernando Sotelo, Luis De Felitto y Susana Yaltone, autorizó la televisación de la misma por parte de un canal local a pedido de la defensa de los imputados.

Participarán los ocho rugbiers detenidos; su abogado defensor, Hugo Tomei; el fiscal general de Dolores, Diego Escoda, en representación del Ministerio Público Fiscal; y los abogados del particular damnificado, Fernando Burlando y Fabián Améndola.

Allí, cada una de las partes tratará las cuestiones planteadas por la defensa, es decir, la recusación de la fiscal de instrucción Verónica Zamboni y las nulidades de las indagatorias realizadas el día de la detención de los imputados y todo lo actuado desde entonces.

Luego de la audiencia, los camaristas deberán definir si confirman las prisiones preventivas que el 14 de febrero pasado dictó el juez Mancinelli para Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Blas Cinalli, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz, Luciano Pertossi, Matías Benicelli y Lucas Pertossi por el “homicidio doblemente calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” de Fernando y por las “lesiones” que sufrieron sus amigos.

En cuanto al pedido de la defensa respecto de morigerar la prisión preventiva de los rugbiers con una prisión domiciliaria, el juez Mancinelli ya recibió los informes de la Dirección de Monitoreo Electrónico del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que indican que los domicilios propuestos por los imputados son aptos para un eventual arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

Sin embargo, el magistrado también espera los informes socioambientales que ordenó a la Asesoría Pericial del Departamento Judicial Zárate-Campana para conocer quiénes viven en los domicilios de cada imputado y quiénes serían eventualmente los tutores de conducta, qué dinámica familiar existe y la situación habitacional y laboral del grupo.

El crimen de Fernando se produjo cerca de las 4.40 del sábado 18 de enero frente al boliche Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell, cuando el joven fue atacado a patadas y trompadas por un varias personas. El ataque quedó filmado por cámaras de seguridad y teléfonos celulares, por lo que horas después fueron detenidos como autores del crimen diez rugbiers que se hallaban de vacaciones y se alojaban en una casa cercana al boliche.l


Más noticias de hoy