×

No estamos en guerra

- 10:07 Opinión

Por Sergio Sinay. Narrador y ensayista

En la sociedad en que vivimos se naturalizó el lenguaje bélico. Estamos siempre en guerra. Contra el miedo, contra el cáncer, contra el hambre, contra la obesidad, contra la edad, contra el desempleo, contra el refugiado, contra el insomnio, contra la ansiedad, contra la inflación. Contra lo que sea. Ese lenguaje lo usan todos. Gobernantes, científicos, publicitarios, políticos, y los ciudadanos rasos. Todos. Parece que no podemos vivir sin un enemigo. Y que no concebimos la solidaridad, la cooperación, la compasión o el amor si no es uniéndonos para ese combate.


Te recomendamos: Estamos de duelo


Siempre tiene que haber algo o alguien enfrente, algo o alguien que nos amenaza. Lo peor es que la mayoría de esas guerras son contra fantasmas. Y las perdemos. Pero no aflojamos, seguimos declarándonos en guerra.

Ahora es contra el coronavirus.

Pero no. No estamos en guerra. Terminemos con esa estupidez que solo sirve para crear paranoias y paranoicos, sospechados y sospechosos, enemigos imaginarios, fantasmas. Y además es una falta de respeto a quienes viven o vivieron guerras reales, con bombas destruyendo sus hogares, confinados en campos de exterminio, huyendo sin destino, carentes de alimentos, presas del horror.

No estamos en guerra. Nadie bombardea nuestras casas, salimos a hacer compras, tenemos internet, cable, nos conectamos (no quiero decir comunicamos) con amigos y familiares.


Te recomendamos: La hora de los hombres


¿Qué guerra? Apareció un virus que demostró hasta qué punto un mundo de industrias, mercados y gobiernos que viven de negocios como las armas, la enfermedad, el lujo, el turismo depredador, la destrucción ecológica y el consumo desenfrenado habían descuidado la salud y la vida. Esos mismos gobernantes irresponsables desenvainan ahora, una vez más, el lenguaje bélico. Ellos, los cobardes que cuando declaran guerras verdaderas mandan a otros a morir en los frentes.

No estamos en guerra. La inmensa mayoría de nosotros (salvo las honrosas y dolorosas excepciones de quienes sobrevivieron a guerras verdaderas) no tiene la menor idea de lo que es una guerra. Solo la vio en películas. Entonces, paremos la mano. No estamos en guerra, ni somos héroes.

Más noticias de hoy