×

Poblado que nació tras la llegada del ramal ferroviario

Tras descarrilar un vagón comenzó a funcionar el telégrafo, después se construyó una pequeña estación, la que permaneció hasta 1895.

- 21:33 Interior

A fines del siglo XIX, se sabe de manera cierta que las tierras de Añatuya serán beneficiadas con un ferrocarril que partiendo de Colonia Esperanza o San Cristóbal, provincia de Santa Fe, y pasando por Añatuya llegará a Tucumán.

Por ley 2193 de fecha 21 de octubre de 1887 se autoriza a la firma Portalis, Fréres Carbonnier y Cía., para construir dicho ferrocarril, y por decreto de fecha 3 de abril de 1888 se aprueba la transferencia de derechos a favor de la compañía francesa de Ferrocarriles Argentinos (Fives Lille).

La construcción se inicia en el mismo año 1888. Llega la vía a las estaciones que llevaban los nombres de Portalis y Esteban Rams en 1889, y a las tierras de Añatuya en 1890, correspondiéndole al paraje denominado Simbol Bajo (actual Añatuya) la numeración del kilómetro 277.

En ese lugar descarriló un vagón, y allí comenzó a funcionar el telégrafo, después se construyó una pequeña estación, la que permaneció hasta 1895, más tarde se construyó el galpón de carga; las vías fueron dos, después de 5 y luego pasaron a ser 18.

En 1902, se autorizó la construcción de un ramal ferroviario, que partiendo de Añatuya llegara al Chaco Nacional. El 20 de octubre de 1904 se libró al servicio el primer tramo de dicho ramal que llegó hasta la ciudad de Quimilí.

 

Pueblo de ferroviarios

Tras el levantamiento del ramal ferroviario en la década del 1990, miles de personas quedaron sin su fuente laboral. Callaron el bullicio en el andén, “el pito” del tren acercándose, las voces de quienes ofrecían su mercancía, y de a poco el playón ferroviario fue quedando vacío. Fueron desmantelando todo lo que quedaba en pie, y Añatuya entró en un letargo, del que a día de hoy, intenta reponerse. l

 


TAGS

Más noticias de hoy