×

¿Qué es la depresión?

- 10:12 Opinión

Por Dr. Gastón Noriega. Presidente de la Sociedad de Psiquiatría de Santiago del Estero. Director de la Clínica El Jardín M.P.2636

La depresión es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión muchas veces provoca que nos distanciemos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, insomnio, pérdida del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

Casi todos hemos sentido alguna vez, una gran tristeza en nuestras vidas. Esto es normal. Pero si esta tristeza o actitud depresiva continúa por dos semanas o incluso más, entonces se debe buscar ayuda. Sentir tristeza es normal, estar deprimido clínicamente no lo es.


Te recomendamos: Salud: una cuestión de criterios


La depresión no es simplemente una angustia, es también una tristeza o melancolía permanente. Nos lleva a sentir inútiles, sin esperanza; a veces, es posible que sintamos ganas de tirar la toalla y darnos por vencidos. La depresión clínica causa pérdida del placer en la vida diaria, tensión en el trabajo y en las relaciones, agrava otras enfermedades e incluso puede llevarnos a las consecuencias más graves como el suicidio.

Diferencias entre tristeza y depresión

Tristeza: es una emoción; es pasajera; puede hacer vida normal; puede vivir bien sin hacer tratamiento; aparece por un motivo o acontecimiento estresante; generalmente aparece como único síntoma.

Depresión: es una enfermedad; es duradera; pierde la voluntad para levantarse y hacer las cosas que tiene que hacer. Incapacidad para sentir placer; necesita tratamiento para no sufrir de forma innecesaria; pueden estar presentes muchos problemas pero no se puede adjudicar a un motivo específico; se da con un conjunto de otros síntomas como: cansancio, insomnio, falta de apetito, pérdida de la concentración


Te recomendamos: Dos medidas que pueden salvar vidas


Con ayuda todo este panorama sombrío puede cambiar mucho y en poco tiempo. La depresión es una enfermedad tratable y cede con el tratamiento en la gran mayoría de los casos. Las personas que reciben y cumplen con el tratamiento pueden volver a tomar el control de sus vidas. Dejan de sentirse ansiosos, tristes, irritables y empiezan a dormir bien.

¿Quién tiene riesgo de sufrir depresión?

Puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel económico y en cualquier edad. Afecta a ricos y pobres. Sin embargo, cuando la gente con menos recursos experimenta problemas de salud mental, deben enfrentar además de su enfermedad, numerosas barreras para recibir cuidados y tratamiento adecuados.

Entre las barreras más comunes se encuentran la falta de obra social, diferencias socio-económicas, y la falta de sensibilidad social. Por eso es muy importante que pensemos a la depresión no solo como una enfermedad individual sino como un fenómeno social que requiere replantearnos la concepción de la salud mental de modo que nos liberemos de los prejuicios y la estigmatización de las personas con estas dolencias. Si uno escarba un poco todos tenemos nuestras cosas y en algún momento podemos sufrir depresión. Por eso debemos ponernos en el lugar del otro y tratarlo como a nosotros nos gustaría que nos traten si estuviésemos en ese lugar.   

¿Cuáles son las causas de la depresión?

En general uno no se deprime por una sola causa. Las razones para caer en un estado depresivo son muy variadas. Algunas personas caen cuando experimentan un acontecimiento estresante en sus vidas, por ejemplo, cuando pierde el trabajo, o cuando se está separando de su pareja. En estos casos vemos la injerencia fuerte de un hecho desencadenante, pero si uno revisa un poco el caso empieza a encontrar otros factores como historia de maltrato, violencia, adicciones, abuso, entre otras causas.

Factores de riesgo para depresión

El abuso del alcohol o drogas, es tal vez uno de los factores de riesgo de mayor peso para tener depresión en la actualidad. Muchas veces la depresión está enmascarada por el efecto euforizante temporal de las drogas o el alcohol pero cuando ese efecto se va entonces la intensidad de los síntomas depresivos como la ansiedad, la culpa y la irritabilidad aumentan exponencialmente, colocando de forma frecuente a la persona en la posición de preguntarse si vale la pena seguir viviendo.

Las mujeres sufren dos veces más de depresión que los hombres. Aunque las razones no son claras, existen diferencias genéticas y hormonales que pueden contribuir a la depresión. Por otro lado los hombres son más reservados a la hora de expresar sus sentimientos y acuden menos a este tipo de consultas probablemente porque siente que consultar a un médico por problemas emocionales es un signo de debilidad.

Los cambios o dificultades en la vida, tales como divorcio, jubilación, la muerte de un ser querido, pérdida del trabajo, cambio de país y estilo de vida, crecientes presiones en el trabajo o incremento en la pobreza.


Te recomendamos: ¿Por qué a veces nos tiembla el párpado?


La presencia de otras enfermedades tales como Alzheimer, cáncer, diabetes, afecciones al corazón, desórdenes hormonales, mal de Parkinson o dolor crónico.

¿Cómo se trata la depresión?

La mayoría de personas piensa que la forma de tratar a las personas con depresión es solo con psicoterapia o con medicamentos. Si bien estos son pilares muy importantes en el tratamiento, no son las únicas medidas que nos pueden ayudar a salir adelante. Un cambio en el estilo de vida, con un programa de actividad física, dieta, hidratación, actividad social, música y otros tipos de arte, e incluso para muchas personas la espiritualidad es de gran ayuda. Sin embargo, es muy importante cuidarse de no acudir a falsos terapeutas promesas que ofrecen “curaciones mágicas” y en realidad estafan a personas que se encuentran deprimidas y por ende vulnerables.

Los medicamentos comunes para el tratamiento de la depresión se llaman antidepresivos. Ellos restablecen el equilibrio químico normal de las partes del cerebro que tienen que ver con las emociones. Los antidepresivos no crean hábito, ni cambian nuestra personalidad. Ellos nos ayudan a tener un mejor estado de ánimo, así como a mejorar nuestros patrones de apetito y sueño.

Psicoterapia

Podemos elegir diferentes formas de psicoterapia, que incluye tratamiento individual, familiar o de grupo. Lo importante es que la persona tenga buen vínculo con el terapeuta y este lo mantenga motivado por el tiempo que dure la terapia.


Te recomendamos: ¿Cómo curar el síndrome de la madre agotada?


Como dijimos anteriormente muchas personas se sienten tristes pero les cuesta aceptar que están deprimidos y por eso el diagnóstico se retrasa y las personas sufren mucho innecesariamente porque el tratamiento no llega. Si un ser querido está sufriendo de depresión, no lo deje solo, háblele abiertamente de la posibilidad de que esté sufriendo depresión y ayúdelo a acceder a un profesional, muchas veces la mejor ayuda es directamente sacar un turno para ellos.

“Es muy importante aceptar lo que nos pasa y buscar ayuda. Siempre es más saludable y recomendable hablar con alguien que tratar de buscar alivio en el alcohol o las drogas”.


Más noticias de hoy