×

Tecnoadicciones, peligros y cómo prevenirlas

- 10:22 Opinión

Por Ing. Mario Scrimini. Especialista en Ciberseguridad

Según una encuesta sobre hábitos de uso y seguridad de internet para menores y jóvenes en Argentina de 10 y 17 años de edad, la gran mayoría utiliza internet más de dos horas diarias. El 83 % de los jóvenes mayores de 15 años usa internet todos los días y la frecuencia de uso más habitual es mayor a las dos horas para casi la mitad de ellos.

En relación con el uso de las redes sociales, hay grandes variaciones en función de la edad, llegándose a elevar cerca del 90 % el uso de las Redes Sociales y del email en los mayores de 15 años de edad.

Se entiende como conducta adictiva a internet (CAI) un patrón de comportamiento caracterizado por la pérdida de control sobre el uso de esa herramienta. Esta conducta conduce potencialmente al aislamiento y al descuido de las relaciones sociales, de las actividades académicas y de las actividades recreativas, así como de la salud y la higiene personal. Por otra parte, este tipo de conducta se enmarca en otro patrón más amplio que se denomina Conducta o Comportamiento Disfuncional en Internet (CDI), que incluye también a aquellos sujetos que están en riesgo de desarrollar CAI. Cerca del 60 % de los adolescentes  de entre 14 y 17 años afirma utilizar internet hasta el punto de descuidar otras actividades. Entre el 30 y el 40 % de los adolescentes  con conductas disfuncionales en internet presentan problemas de competencias y habilidades sociales para relacionarse, problemas psicológicos (ansiedad, depresión), problemas de atención o conductas agresivas.


Te recomendamos: ¿Qué es el Sharenting?


REDES SOCIALES

El 30 % de los adolescentes  que pasa más de 2 horas al día en Redes Sociales presenta conductas disfuncionales en internet, frente a sólo el 14 % de aquellos que pasan menos de 2 horas diarias. Los adolescentes  conforman el principal grupo de uso diario de Redes Sociales. El 50 % de los que pasan más de 2 horas al día en Redes Sociales presentan conductas disfuncionales en internet. Utilizar redes sociales durante más de 2 horas al día está directamente relacionado con el desarrollo de conductas disfuncionales en internet.

VIDEOJUEGOS

Casi 2 de cada 10 habitantes de la Argentina juegan videojuegos. En promedio, lo hacen durante una hora y media diaria y el soporte principal de juego es el celular. Más de la mitad de los adolescentes (12-17 años) y el 30% de los jóvenes (18-29 años) suele jugar videojuegos, y a medida que aumenta la edad, disminuye la proporción de jugadores. Por tipo de soporte, se aprecia que el uso diario de celular para jugar videojuegos es bastante parejo en todos los niveles socioeconómicos (juegan el 16 % del NSE alto vs el 12% del NSE bajo) en cambio, el juego diario en consola sí presenta diferencias por NSE, entre otras cosas, debido al costo de las consolas y los juegos para ese soporte (juegan el 15 % del NSE alto vs el 3% del NSE bajo.

También entre varones y mujeres se registran algunas diferencias: en general, juegan videojuegos el 26% de los varones y el 13% de las mujeres. Y por soporte, se observa que el 10% vs el 2% de las mujeres juegan diariamente mediante una consola.


Te recomendamos: ¿Cuál es la edad mínima para usar las redes sociales?


Algunas investigaciones indican que enfocar constantemente en rangos visuales cercanos, puede hacer estresar y cansar el ojo y eventualmente llegar a una miopía.  La precaución que hay que tomar, aparte del volumen, es el brillo y tipo de luz que emite la pantalla, es decir, si los ven por la tarde noche debemos controlar el brillo ya que un brillo elevado y hacia tonos azules podría retrasar su DLMO (dim light melatonin onset), a la hora de segregación biológica de la melatonina cuando el cerebro detecta que no hay luz y ordena a la glándula pineal la segregación de esta hormona que induce los cambios neurofisiológicos para el inicio del sueño. Lo mejor es activar la opción blue shade que bloquea la luz azul o utilizar alguna aplicación similar o poner un filtro de luz azul. Este consejo es válido para todas las edades. Como norma general, la exposición a la luz brillante por la mañana adelanta la hora del sueño de la noche, y por la tarde, lo retrasa.

A partir de cierta edad, podemos tomar los consejos anteriores sobre la luz, el volumen y sobre todo tener en cuenta estos aspectos:

● El mejor juego para el desarrollo temprano del cerebro es el que se produce en el exterior, con otros niños y con componente físico. Siempre que exista esa opción debemos promoverla en el niño. Si no es posible, el videojuego o uso de la computadora no es perjudicial, es una alternativa más.

● Jugar mejor con amigos o familiares tanto presencialmente como online.

● No jugar antes de dormir porque estimula y va en contra del vector del sueño.

● El juego nunca debe reducir horas de sueño. Hasta los 12 años no es recomendable usar videojuegos después de las siete u ocho de la tarde.

Los VIDEOJUEGOS mejoran diferentes capacidades cognitivas, hay varios estudios serios que lo corroboran como optimizar la planificación, gestión de recursos y funciones ejecutivas. Incluso varias multinacionales buscan sus líderes entre los mejores jugadores de videojuegos. Cuando son pequeños hay que controlar el tipo de luz, el brillo, el volumen, que no reduzca horas de sueño y que no sea el único medio de entretenimiento, los dispositivos electrónicos son solo uno más. Según crecen debes supervisar el tipo de actividad y lo que es más importante los contenidos a los que acceden, sobre todo en redes sociales.


Te recomendamos: Deepfakes: ¿qué son y cuál es su impacto?


Muchos casos de obsesión por jugar en mundos virtuales son porque el mundo real no produce la misma felicidad en el niño y debemos averiguar por qué?

La conducta adictiva a internet se caracteriza, como cualquier otra adicción, por la aparición de tres síntomas principales:

• Tolerancia: necesidad de aumentar el tiempo que la persona dedica a la utilización de la tecnología (computadora, videoconsola, teléfono móvil, televisión...) para obtener el mismo efecto

• Abstinencia: sensación desagradable que experimenta la persona cuando no puede usar la tecnología. Por este motivo tiende a usarla cada vez más y de forma compulsiva, para aliviar el malestar que le genera no poder hacerlo.

• Dependencia: cuando la persona necesita aumentar progresivamente el tiempo de uso de la tecnología (tolerancia) y además se siente mal si no puede hacerlo (abstinencia). Pérdida de control y dependencia: el menor usa en este caso las TIC para evitar el malestar que le produce el hecho de no hacerlo, es decir, no se conecta para pasar un rato agradable jugando a un videojuego o para contestar a un amigo que le ha escrito algo. Realmente se conecta porque el hecho de no hacerlo le hace sentir mal.

A continuación podemos hacer referencia a casos extremos como:

 • Nomofobia: miedo irracional a estar sin teléfono móvil, sin batería o cobertura.

• Infosurfing: “navegación” continua y prolongada por internet sin objetivos claros.

 • Gambling: una dedicación compulsiva a jugar y apostar en línea.

 • Vamping: uso de la tecnología hasta la madrugada reduciendo las horas de sueño.

Identificar las primeras señales es fundamental:

 • Cada vez necesita estar conectado durante más tiempo para sentirse satisfecho.

• Se siente deprimido, nervioso o enfadado y sólo se le pasa cuando se conecta a internet.

• Pasa mucho tiempo pensando en cuando se podrá conectar de nuevo.

 • No consigue controlar el tiempo o la frecuencia que pasa conectado.

 • Ha dejado de lado actividades u obligaciones por estar conectado.

• Aislamiento y prefiere las ciberrelaciones a las relaciones personales.

 • Miente en relación con el tiempo y la frecuencia con la que se conecta.

 • Cambio de hábitos.

• El menor es incapaz de controlar el uso de las TIC.

Ante estos hechos de los niños, adolescentes y jóvenes que se manifiestan en el Internet, en las Redes  Sociales, los mayores, los Padres, los Docentes y todos aquellos que tengan posibilidad de detectar esta situación deberán, en primer lugar conversar con Nativos Digitales, ya que la solución en principio No es la prohibición del Uso del Internet y las Redes Sociales, sino de una administración del tiempo y de poder alternar con actividades que distancie a ellos de las ciberadicciones, crearles actividades recreativas, juegos, deportes, etc. Que los aleje del uso de los dispositivos que se conectan en el Ciberespacio, claro está que tabeen tenemos posibilidades de instalar en dichos dispositivos un Control Parental en principio para que se sientan controlados por los Padres, quienes deben preocuparse por el uso Indebido por el daño que les puede producir a sus hijos. Además de también dar ejemplo del mismo.


Más noticias de hoy