×

Infecciones micóticas (por hongos) 2ª parte

- 02:28 Opinión

Por las Dras. Soledad Camusso y Aldana Scaglione. Dermatólogas.

¿Cómo se contagia el pie de atleta?

• Puede transmitirse por los suelos de baños y duchas públicas, zapatos, medias y alfombras • Por contacto directo con la piel de otras personas

• Algunas personas tienen más tendencia que otras, por ejemplo en pacientes diabéticos, cuando el sistema inmunológico está implicado o simplemente cuando los dedos del pie están muy juntos. 

Tinea inguinal

Esta dermatomicosis afecta a adultos en la región perianal,inguinal e incluso en genitales, nalgas y muslos. Su contagio suele ser resultado del contacto con ropa, toallas, sábanas u objetos contaminados y por la autoinoculación de lesiones preexistentes en las zonas interdigitales de los pies, aun cuando éstas sean asintomáticas. Las lesiones presentan distribución bilateral y se inician como placas eritematosas, escamosas y bien delimitadas que, a medida que evolucionan, forman una extensa placa única de intenso prurito. Maceración, humedad, calor, obesidad o falta de higiene son factores decisivos que intervienen en su origen. 

Tiña de las uñas u onicomicosis

Cuando la micosis afecta las uñas provoca un cambio de coloración, pudiendo volverse entre blanquecinas o amarillentas grisácea o verdosa, aumento del grosor y deformidad de la uña. El dermatólogo puede confirmar la presencia del hongo a través de un análisis al microscopio de una muestra de la uña, de esta forma es posible determinar cuál es el hongo responsable de la infección e indicar el tratamiento más adecuado. Recomendaciones y medidas de prevención:

1. Evitar andar sin calzado en lugares públicos y húmedos, como las piletas, duchas, gimnasios y vestuarios.

2. Secar bien la piel, haciendo hincapié en las zonas con pliegues y en los pies, sobre todo entre los dedos.

3. No utilizar ropa interior de fibras sintéticas. Idealmente utilizar de algodón.

4. No compartir toalla, peine, ni esponja con otra persona.

5. Se recomienda cambiar las medias varias veces al día y evitar calzado de materiales sintéticos (que favorecen la transpiración).

6. Utilizar talcos o desodorantes que eviten la sudoración excesiva y, en consecuencia, la humedad. En lo posible, airear a menudo estas zonas.

7. Ante una lesión sospechosa, evitar automedicarse, buscar el consejo de tu dermatologo, ya que un tratamiento equivocado complicaría su curación.

Tratamiento

En términos generales puede decirse que la gran mayoría de las micosis cutáneas se resuelven satisfactoriamente tras la aplicación de un correcto y adecuado tratamiento tópico, siempre y cuando se sigan paralelamente de hábitos higiénicos y medidas preventivas que ayuden a que la infección no se disemine, ni se vuelva a instaurar tras su curación. En muchos casos puede ser suficiente con un tratamiento puramente local con cremas anti micóticas. Pero hay casos muy concretos en los que el tratamiento por vía oral (comprimidos) es absolutamente necesario si queremos alcanzar una curación definitiva. Es importante consultar con el médico especialista; para poder así llevar a cabo un diagnóstico completo y por lo tanto el tratamiento adecuado.

Más noticias de hoy