×

Marco de la O: “Yo creée mi propio Chapo y el público me lo compró”

Tras el éxito de Narcos, A&E presenta “El Chapo”. De lunes a viernes, completa y en continuado, la señal televisiva emitirá la primera y segunda temporada de la serie que cuenta la historia del ascenso y captura del narcotraficante.

- 21:29 Pura Vida

Por Emilio Marcelo Jozami. De la Redacción de EL LIBERAL.

“Como actor no puedo juzgarlo. Yo he creado mi propio ‘Chapo’. El ‘Chapo’ que están viendo en la televisión no es el ‘Chapo’ de verdad, es el que yo convertí en mi ‘Chapo’, que se lo vendí al público y el público me lo compró. Para mí es una versión muy válida, muy reconocible, muy humana y a la gente le ha gustado. Y ese es el parámetro que me deja tranquilo”.

Estas son palabras de Marco de la O, actor mejicano que interpretó al narcotraficante Joaquín “Chapo” Guzmán Lorea en la serie “El Chapo”, que estrenó la señal A&E tras el éxito de “Narcos”.

 Este drama narra la historia del ascenso, captura y fuga del líder narcotraficante mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán.

En una conferencia de prensa telefónica, de la que participó EL LIBERAL y fue el único medio de comunicación de Santiago del Estero, Marco de la O se refirió a esta exitosa narco serie, además del flagelo de la droga en México y su trabajo con Sylvester Stallone en la película “Rambo: Last Blood”.

“Tuve que subir 15 kilos en 15 días y, además, tener los cambios físicos que se adquieren con los años, como la postura”, remarcó Marco.

El intérprete, que hoy triunfa en Hollywood, con un parecido increíble con Joaquín Guzmán Loera, construyó un rol memorable protagónico. Fue capaz de humanizar a un “Chapo” y dar a conocer un personaje que muy pocos conocían

¿Qué representó interpretar a este personaje, sobre todo icónico para los mejicanos?

Fue un reto impresionante tener a un personaje de este calibre y una responsabilidad. Yo no puedo decir que lo hice solo, para nada. Fue un equipo enorme en el cual me apoyé. Fue una amalgama perfecta para lograr una serie de primer nivel, una serie que puede competir con las mejores series del mundo y está hecha en español. Presentarla en una plataforma como A&E, que llega a 74 millones de hogares, es un honor. Se muestra una realidad muy cruda que estamos viviendo en Latinoamérica día por día. Esta serie tiene un mensaje de protesta, de decir ¡basta!, de vamos a darnos cuenta de que estamos mal y tratar de no cometer los mismos errores a través de una serie de televisión, de un cuadro, una pintura, de una escultura. Para eso está el arte.

¿Qué es lo que tienen en común, y cuáles son las diferencias más grandes, entre el “Chapo” Guzmán y Marco de la O?

Siempre, los actores, les prestamos nuestras emociones a los personajes. Te puedo decir que muchas de las cosas, casi todas, son mías y, obviamente, están explotadas a la máxima actoralidad. Yo no soy un narcotraficante. Fue un tipo que estudió hasta tercero en Primaria. Es una persona inteligente e interesante. Por supuesto que no lo estoy justificando lo que hizo y lo que dejó de hacer, pero no puedo juzgarlo. Como actor no puedo juzgarlo. Yo he creado mi propio ‘Chapo’. El que están viendo en la televisión no es el ‘Chapo’ de verdad, es el que yo convertí en mi ‘Chapo’, que se lo vendí al público y el público me lo compró. Para mí es una versión muy válida, muy reconocible, muy humana que a gente le ha gustado. Y ese es el parámetro que me deja tranquilo.

¿Cómo explicas la atracción que genera esta clase de personajes en el público?

Son poderosos. Son personajes que el público te puede odiar o venerar como actor. Estás en un límite y es un riesgo que está muy latente. Pero, es lo que justamente los actores hacemos: tomar riesgos y personajes y cuando más sea el reto para un actor es mucho mejor. Quisimos hacer una versión libre de lo que nosotros creíamos que era el ‘Chapo’ y la gente lo recibió bien. Hay gente que lo quiere mucho y hay gente que no lo quiere, pero también saben que es un programa de televisión para divertir a la gente y que el público haga su propio criterio de valor, qué es bueno y qué es malo.

“El mito del Chapo” al detalle en la señal A&E

Protagonizada por Marco de la O en la piel de Guzmán, Humberto Busto, quien encarna al corrupto político mexicano Conrado Sol; Alejandro Aguilar, Diego Vásquez, Juan Carlos Cruz, entre otros destacados actores mejicanos, la primera temporada de “El Chapo”, de nueve episodios, comienza con Joaquín Guzmán Loera, de 30 años y a lo largo de tres décadas, desde el año 1985, cuando entra al mundo del narcotráfico en el cártel de Sinaloa, hasta su estadía en prisión en 1993. La segunda temporada, de 12 capítulos, inicia con la primera fuga del narcotraficante mexicano, el 19 de enero del 2001 del penal de Puente Grande, Jalisco, lo que deja al descubierto el importante papel que jugó la corrupción y los funcionarios gubernamentales a cargo de la administración de Justicia en México. Tras el escape, “El Chapo” se convirtió en el narcotraficante más mediático de Mexico y en un atractivo botín político ya que su recaptura tenia un alto precio. Esta temporada, además, muestra la lucha del capo por convertirse en el líder del Cártel de Sinaloa.

A través de todas sus temporadas -34 episodios- esta serie refleja quién es “El Chapo”; su lado más oscuro: el de narco, su relación con los gobiernos y el del asesino, aunque también su vida como padre y esposo. La construcción del imperio de Joaquín Guzmán se ve interrumpida por su arresto, un evento que pone en movimiento “el mito del Chapo”.

“Hago teatro porque hacerlo me permitió resetearme de las mañas que me dejó el “Chapo”’

La serie “El Chapo” está creada por Silvana Aguirre y Carlos Contreras. Marco de la O tiene 39 años, una esposa e hija y dos décadas de carrera en la actuación, en teatro y TV. El “Chapo” Guzmán tiene 61, tres mujeres y ocho hijos y más de 35 años en el narcotráfico, fue el segundo hombre más buscado por el FBI y la Interpol en 2001 y el Nº 67 de las personas más poderosas del mundo en 2013. Hoy, Joaquín Guzmán Lorea está detenido en una cárcel de máxima seguridad de EE.UU., tras haber sido juzgado en ese país.

Si bien el estilo de vida de ambos mexicanos los hace opuestos, el parecido físico es sorprendente y le valió a Marco de la O el reto de interpretar al líder del cártel de Sinaloa en la serie El Chapo, que Netflix estrenó en 2017 y que en junio lanzará su tercera temporada.

¿Cómo se recupera un actor después de hacer un personaje tan fuerte como el “Chapo”?

Lo que yo hago como actor es hacer teatro durante seis meses. Lo que me sucede con el teatro es resetearme un poquito de todas las mañas que me dejó el “Chapo”. Después, busqué un personaje en televisión que sea completamente ajeno. Ahora tengo varios proyectos. Uno de ellos ya fue concretado, “Rambo: last blood”, película con Silvester Stallone y que no tiene nada que ver con el narcotráfico. Tuve la oportunidad con Hollywood y estoy muy contento. Después, tengo una serie con Claro Video, que estuve haciendo el año pasado y se estrena en marzo. Tengo otro proyecto que no tiene nada que ver con el tema del narcotráfico.


Más noticias de hoy