×

Levantaron la sanción al Monumental

De esta manera, habrá que esperar el desarrollo de la pandemia en el continente para determinar si la medida es positiva o no cambia demasiado. Una buena noticia para la dirigencia del “Millo”.

- 23:39 Mundo River

El estadio Monumental podrá recibir a los hinchas de River en la última fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores, si es que la pandemia de coronavirus lo permite, tras la marcha atrás a la sanción que le había aplicado la Conmebol por las bengalas y el exceso de público en la final ante Flamengo del 2019.

La Conmebol le dio lugar a la apelación presentada por River y cuando se reanude la Copa Libertadores podrá jugar el partido ante Liga de Quito por la última fecha de la fase de grupos, a puertas abiertas, aunque con toda la cabecera Sívori clausurada.

De todos modos, le resta cumplir un partido a puerta cerradas que será ante San Pablo pues ya jugó con dicha sanción frente a Binacional el 11 de marzo, al ganar 8-0 tras debutar con derrota ante la Liga de Quito de visita por 3 -0.

La noticia fue bien recibida por la dirigencia de River ya que le permite una recaudación en caso que se vuelva a disputar el certamen aunque saben qué hay pocas chances que la Copa Libertadores se pueda disputar este año la pandemia del Covid 19 que afecta al continente.

Sobre Borré

A medida que se van conociendo detalles de las condiciones de la compra del delantero colombiano Rafael Santos Borré, más dudas se generan sobre su futuro en el club. Y es que existe una condición dentro del acuerdo de fichaje que celebraron River y el Atlético Madrid en agosto de 2017 que pone en jaque la continuidad del futbolista en Núñez a partir de junio 2021, cuando expira su contrato: si desea retenerlo, el club está obligado a comprarle al Atleti otro 25% del pase en 3,5 millones de euros. Caso contrario, si el Atlético no lo recompra antes de que venza su vínculo con River, el colombiano quedará con el pase en su poder.

Para comprender este requisito de transferencia hace falta entender el contexto en que se dio el traspaso de Rafa: el club logró concretar la compra del 50% de sus derechos económicos cuando apenas faltaban horas para el cierre del libro de pases de invierno de 2017, firmándole un contrato por cuatro años aunque viéndose obligado a aceptar ciertas condiciones para compensar el desfasaje económico existente entre el mercado europeo y sudamericano.

Otro ítem le daba al Atlético la posibilidad de recomprar el 50% en 7.000.000 de euros, algo que estuvo cerca de ocurrir en enero: el Celta se mostró interesado en los servicios del colombiano y comenzó a negociar con Madrid pero el plan quedó abortado porque Borré se plantó y quiso quedarse.

La cláusula que preocupa a River es el que lo obliga a desembolsar una cifra que, si en el escenario pre pandemia resultaba onerosa, lo es todavía más en una coyuntura complicada dada la merma en los ingresos que se ha generado producto del aislamiento. l


Más noticias de hoy