×

¿Qué hacía en el barrio Siglo XIX el expolicía y supuesto ideólogo del millonario asalto a Servisur?

Aún resta dar con el hermano del último detenido, Maximiliano Villalba, que sería otro eslabón clave en el caso. Aún es incierto el destino de los casi $2.500.000 que se llevaron.

- 01:12 Policiales

Después de haber permanecido casi 8 meses prófugo, el policía -en disponibilidad- Marcos Villalba, fue capturado en la noche del viernes tras una persecución y tiroteo en la zona sur de la ciudad. Está señalado como el ideólogo del asalto a los empleados de Servisur, cuando una banda a punta de pistola se alzó con casi 2 millones y medio de pesos en efectivo. ¿Cómo llegaron a él? ¿Qué hacía en el barrio Siglo XIX? ¿Qué sucedió con el acompañante?

La captura de Marcos Villalba significó un paso clave en la investigación por el asalto, uno de los golpes más resonantes de los últimos años en nuestra provincia. Sin embargo, la investigación continúa bajo un estricto hermetismo, pero se conocieron algunos detalles de cómo los investigadores llegaron a él. Y aún resta ubicar a Maximiliano Villalba, hermano del detenido.

Los policías le dieron la voz de alto alrededor de las 21 del viernes en el barrio Siglo XIX. Villalba viajaba en una motocicleta y su “amigo”, en otra. Ninguno de los dos hizo caso al pedido de los efectivos que se identificaron como funcionarios policiales; en cambio respondieron a tiros.

Fueron segundos de pánico para los vecinos ante el estruendo de la balacera. Finalmente Marcos fue reducido en la intersección de Perito Pascasio Moreno y Pablo Trullenque del mencionado barrio. En su poder se secuestraron tres armas de fuego, un chaleco antibalas, una radio portátil con la frecuencia policial sintonizada y dos celulares. El amigo logró huir; al menos en ese momento.

De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, una comisión policial venía siguiendo los pasos de Villalba hace semanas. Tenían datos precisos respecto de sus movimientos y el viernes tenían el dato de que podía dirigirse hacia el barrio Siglo XIX. ¿Para qué?

Las fuentes señalaron que su incursión hacia la zona sur de la ciudad estaría vinculada con las drogas. Algunos sostienen que se dirigía a un inmueble para reunirse con amigos y consumir estupefacientes. La otra hipótesis es que en realidad estaba comercializando y el propósito era concretar una “entrega”.

Lo cierto es que los policías lo identificaron y lograron reducirlo pese a sus intentos de huida.

Una vez capturado Marcos Villalba, las horas siguientes durante la madrugada se concretó una serie de allanamientos en distintos puntos de la ciudad. El objetivo era dar con Maximiliano Villalba, hermano de Marcos, también sindicado como uno de los cabecillas de la banda delictiva.

Las mismas fuentes apuntaron que el “amigo” con el que lo descubrieron la noche del viernes a Marcos Villalba, fue aprehendido en esos procedimientos y puesto a disposición de la Justicia. Le endilgarían el delito de “atentado y resistencia a la autoridad”. El joven sería de apellido Gómez. Investigan otras vinculaciones.

Secuestros

Fuentes ligadas a la investigación, sostuvieron también que todo lo secuestrado le pertenecía al sospechoso.

Una pistola Bersa con supresor de sonido calibre 22 largo; una Bersa calibre 380; una pistola Colt calibre 11,25 con tres cargadores completos; la radio portátil analógica con la frecuencia policial con intercomunicador; y también el chaleco antibala que lo tenía colocado con la inscripción de Policía.

La cantidad de armas que portaba indicaría que era consciente de que los investigadores estaban tras sus pasos y buscaba intentar evitar su detención a cualquier precio.

La radio portátil explicaría por qué estuvo un paso delante de algunos procedimientos que se realizaron a lo largo del proceso.

Ahora Marcos Villalba permanecerá alojado en una dependencia policial con las medidas de seguridad acordes. En los próximos días se concretaría la declaración de imputado y allí éste podrá dar su versión de los hechos, o bien optar por el silencio.

En la teoría fiscal, Marcos y Maximiliano Villalba fueron los cabecillas. Contaron con la colaboración de al menos otros tres miembros de la banda: Serrano, Rubín y Pérez Díaz.

 

“Soy ciudadana, soy mamá, tengo una familia; lo que uno busca es que se haga justicia y que ello nos dé tranquilidad”, dijo Marcela Dapello

La detención de Marcos Villalba se concretó el viernes pasadas las 21.30. Sin embargo, la información oficial se conoció después de la 0.30 del sábado. “La verdad que me enteré por ustedes (EL LIBERAL), no tengo una comunicación oficial aún, justo fue sábado, el lunes mi abogada podrá ponerse al tanto”, explicó Marcela Dapello, titular de la estación de servicio Servisur, damnificada en el asalto perpetrado por la banda que habría liderado el ahora capturado.

“Yo particularmente tomé conocimiento por EL LIBERAL. Fue una sorpresa muy grande leer esa noticia, mucha gente comenzó a llamarme y preguntándome si había leído la información”, confesó la empresaria.

En diálogo con este medio, la mujer que hoy está al frente de una de las empresas familiares, aseguró: “Siempre me mantuve con la confianza en alto, si bien en estos ocho meses hubo muchos vaivenes y circunstancias en los que uno cambia el foco de la preocupación”.

“En noviembre, diciembre, enero y hasta febrero, uno estaba con la atención casi al 100% (en el caso), y manteníamos la cercanía o estaba pendiente de las novedades; después por la cuarentena, todo fue distinto en todos los ámbitos”, agregó.

Seguidamente puntualizó: “La noticia me sorprendió, me agarró casi desprevenida, como damnificada uno dice ‘qué bueno’, que más allá de todas las circunstancias, a pesar de todo el contexto y el tiempo, la Justicia, los fiscales y la Policía siguieron trabajando para dar con esta persona”.

“Más allá de como damnificada, lo digo como ciudadana, que vive en Santiago del Estero, que quiere lo mejor para su familia y en su ciudad, que esto traiga tranquilidad a todos”, sostuvo Dapello.

Sobre las expectativas de cara al futuro de la causa tras la detención de Marcos Villalba, reflexionó: “Particularmente esta persona fue nombrada como cabecilla, los investigadores y la Fiscalía siempre hicieron énfasis en ello, en la inteligencia usada en el asalto a nuestra empresa”.

“Sinceramente que lo hayan encontrado, a una como ciudadana y damnificada, le da la tranquilidad, que las esperanzas que tuve desde el primer día, se van fundamentando”.

“Más allá de los tiempos, cualquier ser humano quiere que todo suceda ya y de inmediato, pero todo lleva un proceso y en este caso ha llevado este tiempo”, afirmó.

“Las expectativas mías como damnificada, como empresaria y otra como ciudadana; da tranquilidad que más allá de todas las situaciones, siguieron trabajando, investigando y llegaron a buen puerto”, remarcó.

“Ahora es deber de la Justicia seguir este proceso y creo que es la voluntad hacerlo. A nosotros nos queda acompañar y estar atentos a los pasos que haya que seguir”, acotó.

Ante el interrogante de si espera poder recuperar los $2.413.080 en efectivo, Marcela Dapello marcó sus sensaciones.

“Hay dos partes, uno es empresario, es mucho el dinero, es el capital de trabajo y el anhelo como empresaria, obviamente es recuperarlo”, explicó.

Al mismo tiempo agregó: “Pero soy un ser humano, ciudadana, soy mamá, tengo una familia; lo que uno busca es que se haga justicia y que ello nos dé tranquilidad para vivir en un Santiago como el que queremos vivir”.

“Lo que siempre añoramos, la tranquilidad, la paz, saber que uno sale y si le pasa algo, alguien lo defiende. Entonces no solo se trata de recuperar lo económico, sino también la confianza de que un ciudadano puede tener este cuidado”.

“Han pasado 8 meses, uno no pierde la fe, tiene los pies sobre la tierra. Hubo muchos rumores, opiniones. En este tiempo me cansé de escuchar voces que decían que no los iban a encontrar, que me olvide, opiniones sin saber del tema, pero te llegaban esos mensajes”.

“Nunca he perdido la esperanza, estaba convencida y tranquila, de que los investigadores me demostraban que tenían compromiso con el caso y querían resolverlo. Desde el minuto uno vi esa voluntad. Eso ya es un punto muy grande para mí”.

Pérdida

El asalto habría sido uno de los puntos que provocaron un deterioro en la salud del padre de Marcela Dapello, por ello la noticia de la detención de uno de los principales sospechosos, también significó en cierta forma, un alivio para la familia.

“Mi madre también me llamó emocionada. Tuvimos la pérdida de mi papá en el medio. Tras el asalto estuvo muy mal, falleció el 29 de febrero, la verdad que se fue muy triste, pensando en que no los habían atrapado”.

“Le llegaba de otra manera todo lo que la gente decía. Entonces hoy cuando mi mamá abrió el diario y vio la noticia, recordó que mi papá se fue con esa tristeza e incertidumbre. Sin la tranquilidad por nosotros, por nuestra seguridad. Yo le decía que esté tranquilo que íbamos a seguir apostando por Santiago”.

“Por eso, más allá de la cuarentena, había una reorganización del trabajo y la familia y el caso había quedado en segundo plano”, concluyó la empresaria.l


TAGS

Más noticias de hoy