×

Cómo afecta la iluminación al bienestar de tus ojos

Por el Dr. Ricardo Passone.

- 00:19 Opinión

Pasamos un 80% de nuestro tiempo en espacios interiores, motivo de peso para prestar especial atención a la iluminación. El bienestar y la salud de sus ojos depende en buena medida de las luces que tenga en casa, en el trabajo o en el lugar de estudio, ya que la iluminación es un aspecto esencial a tener en cuenta para gozar de una adecuada salud visual y prolongar el bienestar de nuestra calidad de vida.

A pesar de su importancia, no nos preocupamos de este aspecto todo lo que deberíamos. Así lo refleja el estudio “Impacto de la iluminación en el confort visual” realizado por Signify, una empresa que es líder mundial en iluminación, entre más de mil encuestados con hijos en edad escolar.

El bienestar visual no es prioridad

Casi la mitad de los padres y madres entrevistados (48,7%) no sitúa el cuidado de sus ojos en una de sus tres principales prioridades de bienestar personal. Preocupan más otras cuestiones:

* Mantener un peso saludable (77,6 %).

* Gestionar los niveles de estrés (70%).

* Mantener la condición física (68,8%).

De hecho, solo el 39% de los encuestados visita al oculista de manera regular, una práctica que ha disminuido ligeramente en los últimos años y que puede explicar que cada vez existan más complicaciones relacionadas con la salud ocular.

Tampoco el de nuestros hijos

De nuestros hijos también preocupan mucho más otras cuestiones, y el bienestar ocular no figura entre las principales. Según la encuesta de Signify:

* Los niveles de estrés y la salud mental de los hijos son el aspecto que más preocupa al 62% de los padres.

* En segundo lugar, preocupa la relación con otros niños (48,2%) o el rendimiento en la escuela (43,3%).

* Solo una cuarta parte de los padres (24,5%) señala la vista de sus hijos como una de sus tres principales preocupaciones.

La importancia de la iluminación

Entre las acciones beneficiosas para el cuidado de sus ojos, los encuestados destacan el uso regular de gafas de sol (57%) y un 36% destaca la importancia de cuidar la elección de luces, bombillas u otros artefactos lumínicos.

Una preocupación que debería hacerse más extensiva porque una luz de mala calidad puede incrementar la fatiga visual, dañar la vista a largo plazo y provocar otras alteraciones físicas.

La luz y por lo tanto la iluminación que utilizamos en nuestras tareas del día a día son muy importantes en cualquier etapa de la vida.

En la infancia la luz es básica en el proceso del aprendizaje, tanto en la lectura como en la escritura; en la edad adulta una buena iluminación previene la fatiga visual, es decir la sensación de disconfort, visión borrosa e incluso escozor ocular, es la conclusión a la que llegan los especialistas.

Estas consideraciones son aún más importantes a medida que se acerca el invierno porque disminuyen las horas de luz solar. A esto se suma el contexto actual en que nos encontramos, en el que muchas personas están trabajando o estudiando en casa debido a la pandemia de coronavirus.

La buena iluminación previene la fatiga visual, la visión borrosa y el escozor de ojos.

Tampoco hay que olvidar, tal y como señalan varios estudios, que la iluminación también puede afectar a los ritmos circadianos en lo que al descanso nocturno y al sueño se refiere, fundamentales para poder desarrollar nuestras actividades diarias de la mejor forma.

Por lo tanto, la capacidad de crear distintos ambientes de iluminación puede influir positivamente en nuestro confort visual y es deseable adaptarlos a cada momento.

Luz suficiente y horas de pantallas, mezcla peligrosa

Según el estudio de Signify, los padres de hijos en edad escolar pasan una media de cuatro horas y media diarias frente a la pantalla, mientras que sus hijos dedican tan solo media hora menos que sus padres. Y las consecuencias de ello no son buenas:

La fatiga visual (45,7%) es, junto con el dolor articular en cuello, espalda y hombros (48%) el efecto más común en mayores y menores tras una larga exposición a la pantalla.

A estos dos efectos le siguen los ojos secos (26%) y el picor de ojos o los problemas para enfocar a distancia, presente en uno de cada cuatro encuestados.

Una preocupación compartida de forma generalizada por más del 86% de los encuestados es que una luz insuficiente, inadecuada o parpadeante y pasar demasiado tiempo frente a la pantalla puede dañar la vista de sus hijos. Esta afirmación también la confirman los encuestados cuando se trata de evaluar las condiciones para el bienestar visual del lugar de trabajo.

En qué nos fijamos cuando elegimos iluminarias

A pesar de la preocupación por las condiciones de iluminación y su impacto en la comodidad de los ojos, la eficiencia energética es aún el factor clave a la hora de elegir bombillas o sistemas de iluminación para más del 70% de los encuestados, seguido por la calidad de la luz (52%) y el precio (47%).

Aun así, más de la mitad de los encuestados elegiría una iluminación confortable para los ojos si hubiera garantías que lo avalaran o bien se incluyera información explicativa en el embalaje.

Eso sí, tres de cada diez afirman que utilizarían esta luz más confortable solo si no es más cara (29,5%).

La iluminación con LED, que ya está presente en el 76% de los hogares modernos, mejora la calidad de la luz y ofrece alternativas de iluminación respetuosas con el confort visual.

De hecho, ya hay sellos en el mercado como EyeComfort para las gamas Philips LED que garantizan el bienestar ocular y minimizan los factores que causan fatiga visual.

Los sistemas con este sello facilitan la regulación de intensidad y de temperatura de color (blanco frío o cálido), lo que permite adaptar la cantidad y color de la luz para cada ocasión, ya que una luz demasiado intensa puede deslumbrar o si es escasa, puede producir un efecto de parpadeo.

También están diseñados para eliminar el ruido audible que pueden emitir algunos LED. De esta forma, este tipo de iluminación ayuda a estudiar o trabajar con una concentración mayor.

Recomendaciones para una buena iluminación

Desde la Sociedad de Oftalmología de Santiago del Estero hacemos estas recomendaciones:

La primera es usar luz de calidad y para el caso de la artificial se le considera así cuando contiene sólo radiación electromagnética visible, es decir, que no incluye la luz violeta y para el caso lo más recomendable es utilizar lámparas de luz cálida, que tengan una temperatura de color inferior a 3000 K.

Es necesario también evadir la llamada luz contaminada, es decir que no toda la radiación que emite una lámpara es luz, puede contener además radiaciones como la ultravioleta y la infrarroja.

Debe utilizarse la luz precisa que va acorde con la actividad que se esté desarrollando. Ejemplo, como en los estudios, cocinas o espacios destinados para ver televisión no se recomienda usar la misma cantidad de luz, es decir, debe regularse la intensidad de la iluminación.

Otro aspecto importante es focalizar la iluminación, esto es, que la luz debe ser direccionada a la zona que quiera iluminarse y no enfocarla hacia los lugares o espacios naturales.

Hay que evitar una luz demasiado viva porque ofusca la vista y provoca confusión, malestar, incapacidad para distinguir objetos. La luz debe utilizarse, como ya se ha dicho, dirigida al lugar donde realmente se requiera y en la cantidad precisa.

Debe además darse a conocer que en la noche cuando no hay luz natural, las luces pueden encenderse con el fin de continuar la actividad que se esté adelantando, pero no debe exagerarse la iluminación, es decir, debe utilizarse la verdaderamente necesaria.

En los exteriores se recomienda el uso de una iluminación que no sea muy potente ni brillante, con el fin de no afectar el espacio o invadir la privacidad de los linderos de otra casa o apartamento, ni molestar a los vecinos.

Es pertinente, más si es de noche, que la luz sea agradable y acogedora con el fin de si es muy tarde no afectar el descanso de los demás o interferir en la tranquilidad de quienes estén durmiendo. Siguiendo con las horas de la noche, es recomendable que si realiza actividades en este tiempo las luces no modifiquen el paisaje. Debe respetarse la claridad natural y disfrutar al máximo de la luz natural que causa menos daño visual y es económica.


Más noticias de hoy