×

Obesidad: la pandemia del siglo XXI

- 11:01 Opinión

Por Grupo Meta. Lo integran Marta Allub (médica nutricionista); Belén Díaz Fernández (licenciada en Psicología); María Celeste Mazzucco Ortiz (licenciada en Nutrición); Alexia Neme Monden (licenciada en Nutrición); Gabriela Orozco (licenciada en Psicología) y Santiago Sirena (médico cirujano).  

Por el Grupo Meta. Integran el grupo Meta: Marta Allub (médica nutricionista); Belén Díaz Fernández (licenciada en Psicología); María Celeste Mazzucco Ortiz (licenciada en Nutrición); Alexia Neme Monden (licenciada en Nutrición); Gabriela Orozco (licenciada en Psicología) y Santiago Sirena (médico cirujano). 

Con motivo del Día Mundial de la Lucha contra la Obesidad establecido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) para informar y crear conciencia en la población mundial sobre la prevención y tratamiento de la obesidad, profesionales de la salud especialistas en obesidad del Instituto de Cardiología Grupo Meta, queremos informar y ayudar a cuidar la salud.

La obesidad es una enfermedad crónica y multicausal que requiere de un tratamiento integral para controlarla de forma exitosa. Los pilares del tratamiento para la obesidad son: * Estilo de vida saludable (dejar adicciones, comer sano, moverse más, reírse más, dormir mejor, mínimo 7 horas por día, hidratarse adecuadamente, hacer controles médicos frecuentes, etc.).

* Plan alimentario saludable (rico en proteínas, antioxidantes como vitaminas y minerales, fibra dietética y omega 3, con control de  las “carbo-grasas”).


Te recomendamos: La alimentación saludable como parte del tratamiento integral oncológico


* Suplementación dietaria (según necesidades particulares).

* Ejercicio físico regular (dentro de las posibilidades de cada persona, de forma gradual y con guía profesional).

* Medicación (para tratar la obesidad en sí y/o enfermedades crónicas asociadas a la misma: hipertensión arterial, diabetes tipo 2, dislipidemia mixta, etc).

* Tratamiento psicológico (“algunos problemas psicológicos puede ser una de las causas de la obesidad, pero con mayor frecuencia la obesidad es la causa de conflictos psicológicos”).

* Cirugía bariátrica: a cargo de un equipo interdisciplinario especialistas en el tema. Las principales técnicas quirúrgicas son: manga gástrica y bypass gástrico, para pacientes con obesidad de grado 2 a grado 6 (con un índice de masa corporal-imc- mayor a 35 con enfermedades crónicas no transmisibles-ECNT- asociadas). La cirugía bariátrica, no es una solución mágica, sino una muy buena herramienta para que el paciente con obesidad mórbida y ECNT, logre controlar dichas enfermedades como la DBT y la HTA, mejorar la calidad de vida e incrementar su expectativa de vida.

La Ifso (International Federation for the surgery of Obesity and Metabolic Disorders) lanzó una campaña mundial este año “No more weight stigma” para combatir la estigmatización del paciente con obesidad; lo cual, lamentablemente, es muy común en la sociedad y a veces en los mismos profesionales de la salud, por ejemplo referirse a estas personas como “cómodas, esta así porque quiere, como no se ve en el espejo”, etc.; como si “tener obesidad fuera culpa del paciente”.

Sin embargo cuando se trata de otras enfermedades como celiaquía, cáncer, hipertensión arterial, etc., nadie dice “es celíaco porque quiere, porque es vago”, esto significa que aún no tratamos a la obesidad como lo que es, una compleja enfermedad que crece a pasos agigantados a nivel mundial.

Entonces esta estigmatización por parte de los “otros” genera culpa, frustración, miedos, vergüenza, todo lo cual desencadena en menores consultas médico-nutricionales o bien que la persona no logre adherirse al tratamiento integral, aumentado su “riesgo de vida”, ese que no sólo se ve en el espejo o se mide en una balanza.

El rol del psicólogo en el equipo para tratar la obesidad es esencial, para crear conciencia de que estamos frente a una enfermedad crónica, mejorar la relación del paciente con la comida y su entorno familiar y social, trabajar sobre su imagen corporal y generar cambios conductuales que contribuyan al descenso de peso saludable y sostenido en el tiempo.

Al prevenir la obesidad desde edades tempranas mediante educación alimentaria nutricional y un estilo de vida saludable adquirido en la infancia o adolescencia, también estamos trabajando para disminuir el número de pacientes con diabetes tipo 2, por eso en la actualidad de habla de “diabesidad” (diabetes por obesidad), la epidemia no infecciosa del siglo XXI por su impacto a nivel mundial no solo en el ámbito de la salud sino también en el ámbito económico.

Estas dos enfermedades no pueden ser tratadas con “tés de hierbas para bajar el azúcar”, “fajas térmicas para transpirar más”, “pastillas mágicas que dicen ser naturales”, “dieta de la luna u otra de internet”, “tratamientos estéticos que nos prometen resultados mágicos” o “ayunos prolongados que nos convierten en dietantes crónicos con más peso corporal, menos placer y mas frustraciones”.


Te recomendamos: ¿Cómo afecta el estrés al corazón de los niños?


La obesidad debe ser tratada con seriedad y ética profesional. El paciente con esta enfermedad debe ser atendido como el paciente oncológico, el hipertenso, el celíaco, el paciente con diabetes, por profesionales de la salud especializados y actualizados que le brinden el tratamiento de excelencia que necesita y merece.

Cada año se pierden 2,8 millones de vidas en el mundo  a causa de la obesidad, el objetivo de la OMS es crear conciencia en la importancia de la prevención y el tratamiento oportuno con el equipo de salud, promoviendo un estilo de vida saludable y activo, para vivir más y mejor.  


Más noticias de hoy