×

Conmoción por el asesinato del ex secretario de Cristina Kirchner

El juez habló de un crimen “pasional- extorsivo”. “Los golpes presentados permiten suponer que quienes participaron del crimen amedrentaron contra el físico de Gutiérrez para obtener información”.

- 02:36 Política

La desaparición de Fabián Gutiérrez el jueves, ex secretario de Cristina Kirchner, y el hallazgo ayer de su cuerpo, enterrado en una vivienda de El Calafate, conmocionó al país y entregó un sinfín de interrogantes e hipótesis que continúan bajo análisis judicial y policial, pero también con amplia repercusión política.

Es que Gutiérrez había declarado como testigo en la causa de los Cuadernos de la corrupción K, que involucra a la ex presidenta, varios de sus funcionarios y a renombrados empresarios de la construcción.

Carlos Narvarte, juez que investiga el asesinato, reveló que el cuerpo de Gutiérrez, sin vida bajo tierra en una casa situada en el barrio Aeropuerto Viejo, estaba ‘envuelto en una sábana con un golpe en la cabeza y con heridas de arma blanca’. En sus declaraciones, el magistrado también se anticipó con premura a aclarar que: ‘No tiene nada que ver con una cuestión política’.

Gutiérrez declaró como ‘imputado colaborador’ en la causa de los Cuadernos, en donde reveló que a la ex presidente la llamaban ‘la loca’ o ‘la yegua’. También indicó cuánto dinero gastaba Cristina en compras cuando salía en viajes oficiales, cómo terminó renunciando porque la ex Presidenta lo increpó por haber ido al baño y por qué el ex ministro de Planificación Julio De Vido ‘la odiaba’.

Gutiérrez fue secretario de Presidencia entre mayo de 2003 y mayo de 2005 y luego secretario adjunto entre diciembre de 2007 y enero de 2010. Pero siguió muy cerca de Cristina Kirchner. Llegó a la causa de los Cuadernos, por la denuncia de José López, ex secretario de Obras Públicas, quien lo señaló como la persona que dio la orden de esconder los bolsos con los millones de dólares en el convento de General Rodríguez.

Hay cuatro detenidos por el homicidio de Gutierrez (46 años) y el principal sospechoso es Facundo Zaeta (19), su hermano y otros dos jóvenes, Maximiliano y Fabián Gómez (también hermanos), que se habrían quebrado y confesado los hechos ante el juez.

‘Estuvimos levantando las evidencias. Por lo menos la impresión que a mí me dio y que nos dio a todos los que estuvimos en el lugar, es que hubo violencia ahí porque hay sangre, hay rastros y eso indica que seguramente hubo un hecho ilícito que hay que demostrar’, señaló Narvarte.

El magistrado manifestó que, durante el allanamiento, encontraron pedazos de precintos. El cuerpo de Gutiérrez presentaba golpes en varios lugares, principalmente en su cabeza, y un notorio corte en el cuello.

‘Por el peso del cuerpo y el lugar donde estaba enterrado, suponemos que participó más de una persona. Estamos muy cerca de esclarecer el hecho’, añadió Narvarte. Y sostuvo que entre el fallecido y los acusados ‘había una relación sentimental muy profunda’.

Los golpes presentados, junto a los precintos cortados, permiten suponer que quienes participaron del crimen amedrentaron contra el físico de Gutiérrez para obtener información. El juez habló de un crimen “pasional-extorsivo”.

“Hablamos de un homicidio agravado, pero la calificación la voy a analizar más adelante. Estamos hablando de una condena a prisión perpetua. Estimamos que lo trajeron hasta acá sin vida. Hay una persona que tiene lesiones en su cuerpo y ahora tenemos que determinar si son compatibles con una lucha”.

Según Narvarte, los sospechosos no presentan una condición de vulnerabilidad económica y cuentan con abogados particulares para defenderse. “De los elementos evaluados en la causa se creería que fue un delito hecho por personas desorganizadas”, puntualizó.

El magistrado llegó a estas conclusiones luego de recibir el proceder de los implicados en el crimen de Gutiérrez. Todos llegaron al mismo tiempo a su casa de El Calafate, aunque el encuentro estaba estipulado únicamente con Facundo Zaeta, principal sospechoso del crimen.

Luego de su muerte, su teléfono celular fue descartado, aunque no de la manera correcta. La torpeza también está centrada en otro accionar de los presuntos asesinos: el regreso a su casa para maquillar la escena del crimen con una limpieza difusa e improlija.

La fiscal que investiga el asesinato es Natalia Mercado, hija de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y por ende sobrina de la actual vicepresidente. 

“El juez, la fiscal y la policía responden al poder político”

Juntos por el Cambio alertó que “el secuestro, desaparición y asesinato de Fabián Gutiérrez” reviste “la mayor gravedad institucional” y exigió que la investigación pase a la órbita de la Justicia federal.

“Pedimos que, por la posible conexión de su muerte con delitos federales, la investigación pase a la órbita de la Justicia federal. Y que no haya familiares de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el proceso. La Justicia provincial ya está tratando de instalar, sin prueba alguna, hipótesis sobre el motivo del asesinato”, plantea el comunicado difundido horas después del hallazgo del cuerpo.

En esa línea, denunciaron que “el juez, la fiscal y las fuerzas policiales responden al poder político enquistado en la provincia de Santa Cruz”.

El texto, que lleva la firma de las autoridades del PRO, Patricia Bullrich y Federico Angelini, de la UCR, Alfredo Cornejo y Alejandra Lordén, y de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic, también pidieron explicaciones por “la demora en hacer pública la aparición del cadáver” ya que ésta “podría haber generado una manipulación de la escena del crimen”.

“Pedimos que, dada la gravedad institucional que representa, su investigación reciba la mayor atención y la mayor transparencia por parte de las autoridades políticas y judiciales del país”, finaliza el comunicado.

 

“Es repulsiva la idea de que el Gobierno tiene responsabilidad”

“La sola idea de que el Gobierno tiene responsabilidad en semejante suceso, es definitivamente repulsiva” planteó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Subrayó que “es inadmisible utilizar la sensibilidad que el dolor del crimen genera para sacar ventajas políticas. En política no vale todo porque no hay fin que justifique los medios”.

“Partiendo de esa convicción, el Gobierno nacional ha conocido con mucho pesar el comunicado que los presidentes de los partidos que componen Cambiemos han firmado ante la infausta noticia”, cuestionó.

En su mensaje, que replicó el presidente Alberto Fernández, aseguró que “el compromiso del Gobierno con el Estado de Derecho es absoluto” y que “la necesidad de que en el país impere un sistema republicano con independencia judicial y sin interferencias de los poderes fácticos es un imperativo insoslayable”.

No parece ser igual el compromiso de las autoridades políticas de la oposición que a partir de la tergiversación y manipulación de los hechos, intenta sacar provecho en el electorado.

Cafiero planteó que “en estos días en que en los tribunales nacionales se ventilan presuntos mecanismos que vincularían a servicios de inteligencia, periodistas y magistrados en la promoción de falsas acusaciones penales, la responsabilidad política debería multiplicarse”.

 

Gutiérrez era multimillonario sin demostrar sus ingresos

Gutiérrez se hizo millonario de la mano del matrimonio Kirchner y en 2010 tuvo que dar un paso al costado por las sospechas sobre su patrimonio. La Justicia tardó casi diez años en procesarlo.

Su patrimonio incluye 36 inmuebles concentrados en El Calafate, Río Gallegos y Ushuaia, unos 35 autos (la mayoría de lujo) y al menos tres embarcaciones.

Estos bienes figuran en una extensa resolución del juez Claudio Bonadio, quien lo había procesado por el delito de lavado de dinero junto a una docena de familiares y allegados. La investigación había comenzado en 2017 en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi, por una denuncia de la Unidad de Información Financiera, y terminó anexada a la causa de los cuadernos, donde el ex secretario estaba procesado y enviado a juicio oral.

Para Bonadio, gran parte de la fortuna de Gutiérrez provenía del dinero de los bolsos que recogían Roberto Baratta junto al chofer Oscar Centeno. Dicho en otros términos, la cantidad de bienes acumulada no se puede explicar con sus ganancias como empresario. El juez lo dijo de esta manera: “Sus únicas actividades comerciales denunciadas de forma privada, no obtuvieron ganancias o no fueron significativas, como para justificar su exponencial crecimiento patrimonial, el cual, casualmente coincide con el período de actividad de la asociación ilícita descripta y resulta un elemento sumamente objetivo respecto al obrar delictivo”.l


Más noticias de hoy