×

Padre Jorge Ramírez: “No podemos decir que amamos a un Dios que no vemos, si no amamos a los hermanos que sí vemos”

El sacerdote compartió su reflexión sobre el Evangelio de hoy, Mateo 25, del 31 al 46.

- 08:11 Santiago

Como cada domingo, el padre Jorge Ramírez compartió con EL LIBERAL su reflexión sobre el Evangelio de hoy, Mateo 25, del 31 al 46: la parábola del juicio final, en la que aparece un rey que juzga y que separa los cabritos de las ovejas.

"Hemos llegado al domingo en que celebramos la solemnidad de Jesucristo, rey del universo y también de nuestra vida. Cuando el rey aparece y separa los cabritos de las ovejas, a los de la izquierda le dice ‘salgan’ y a los de la derecha les dice ‘vengan benditos’. Bueno, exactamente eso mismo ocurrirá al final: los más vulnerables son los benditos y los que no ayudaron, no sirvieron, tendrán que rendir cuentas ante Dios", comenzó diciendo el sacerdote que todos los días celebra la santa misa a través de las redes sociales.


Te recomendamos: Padre Jorge Ramírez: “No importa lo que tengas, sino como lo administras y lo que sos”


Al respecto agregó: "Yo me quedo con una pequeña imagen de la palabra de Dios, con una reflexión: 'El señor es mi pastor, nada me puede faltar'. Y cuando hablamos de esto, no nos referimos a reyes europeos o de cuentos, sino al rey pastor, aquel que da la vida por sus ovejas. Aquel que les sirve a las ovejas de su rebaño. Ese que pone el pecho y que se deja morder por el lobo con tal de salvarlas. Ese es nuestro rey, tu rey, el Cristo que celebramos hoy y que te da la oportunidad de servirle siempre al más pequeño, al que menos tiene".

Ramírez hizo especial hincapié en que "no podemos decir que amamos a un Dios que no vemos, si no amamos a los hermanos que sí vemos" y remarcó que Jesús decía: "todo lo que hicieron con los que menos tienen, también lo hicieron conmigo. Y todo lo que no hicieron con los demás, tampoco lo hicieron conmigo".


Te recomendamos: VIDEO | El padre Ramírez reflexionó la parábola de los previsores y siempre listos


"Si quieres servir y adorar a Dios, ayuda a tu hermano, dale la mano al que no puede por sí solo, al desvalido. Todo lo que haces por ellos, lo haces por el verdadero Dios. No hay otra manera, hay que involucrarse, comprometerse y se va a notar que somos verdaderos discípulos de Jesús, porque el discípulo quiere parecerse a su maestro. Eso significa 'poner el pecho, la cara'", agregó el padre Ramírez.

Por último recordó que "Hay que hacer presente el Reino de Dios en cada acto, pero también hay que darle entrada a tu casa, a tu vida. Y a ese trono que es tu corazón, ponelo en orden para que él lo ocupe".


Más noticias de hoy