×

Santiago Barraza tiene síndrome de Asperger y nada en aguas abiertas

Desde los 5 años que se dedica a la natación y hoy es uno de los habituales participantes de las competencias acuáticas de la Argentina. Ya se entrena con todo para llegar con lo mejor a los 4 kilómetros de San Luis.

- 06:02 Deportivo

Ahí está Santiago Barraza, un joven de 27 años que a pesar de haber sido diagnosticado a los 18 con síndrome de Asperger, hoy le sigue desafiando con todo a la vida y de una manera muy especial: práctica la natación desde los 5 años y se destaca por ser uno de los nadadores que viene dejando su impronta y su huella en varias provincias de la Argentina por su participación en competencias de aguas abiertas.

“Próximamente voy a estar compitiendo en la ciudad de San Luis y ya me estoy preparando para ese otro gran desafío personal”.

 Santiago, además de ser un nadador con buen porte físico y de estar en la categoría de los amateurs, es un reconocido instructor calificado en la natación y actualmente está trabajando en el ámbito oficial en la ciudad de La Banda.

“Practico la natación desde los 5 años cuando lo hacía en la pileta de la escuela Normal Manuel Belgrano de Santiago. Mi profesor era Claudio Montenegro que fue la persona me enseñó a nadar y a aprender otras cosas de este deporte que me apasiona. Me considero un deportista amateur que quiere seguir creciendo y dándoles a los demás, con mi trabajo de instructor, la posibilidad de que se dediquen a practicar la natación que es una disciplina muy completa y que le hace bien especialmente al bienestar de cada uno”.

La vida de Santiago transcurre hoy por el lado su compromiso laboral y por las ganas que tiene de demostrar que a pesar de ser una persona con un síndrome complejo, él trata de hacerles sentir a toda la gente que nada puede impedir cumplir con un objetivo.

“Por ahí todos me ven como una persona diferente. Es verdad que desde los 18 años me diagnosticaron el síndrome de Asperger y que es una enfermedad que está en mí y que tengo que manejarla como corresponde. En mi niñez viví muchas situaciones difíciles y cuando me dijeron que tenía este problema de salud en mi juventud, también. La gente que me conoce sabe lo que soy y que siempre estoy dispuesto a ayudar en todo lo que sea”.

Tal vez la etapa más dura para Santiago fue cuando se enfrentó con personas que no querían tener contactos o diálogos con él, solo por su condición de tener síndrome de Asperger.

“Sufrí mucho bullying. La gente no está preparada para convivir con personas como yo que presenta esta enfermedad. Muchas veces yo tengo que adaptarme a ellos y no ellos a mí. Noto que les cuesta bastante y es una situación difícil. Sé muy bien del problema que tengo y que a pesar de todo, puedo desarrollar mis actividades sin obstáculos”.

La natación para “Santi” hoy es todo. Se entrena en la pileta del Club Ciclista Olímpico de La Banda y tiene como objetivo participar muy pronto de una competencia de aguas abiertas en San Luis.

“Voy a nadar próximamente en un torneo de cuatro kilómetros. Ahora estoy entrenando para ese objetivo que es muy importante para mí. No iré a buscar marcas. Quiero ir a disfrutar y hacer lo que me gusta desde chico”.

OTRA DURA SITUACIÓN

Pero el síndrome de Asperger no es el único antecedente que tiene Santiago en su salud. También fue operado de un quiste en la cabeza y por suerte todo anduvo muy bien.

“Gracias a Dios tampoco la operación en la cabeza fue impedimento para mí. Cuando me recuperé volví a la natación y con más fuerza aún. Empecé a hacer cosas como estudiar, participar de cursos de natación, salir a competir en los torneos de aguas abiertas en varias provincias de la Argentina y disfrutar mucho más de la familia. Tanto mis papás como mis hermanos me apoyan en este sentido y están contentos por lo que hago. Viven muy pendientes de mí”.

Hubo otra situación complicada en la vida de Santiago que lo afectó y lo golpeó tan fuerte que hoy lo recuerda como una experiencia traumática.

“Estuve depresivo por cinco años. Sufría una crisis existencial en mí y me costaba salir adelante. Gracias a Dios lo pude superar con la natación”.

Un deportista como Santiago que busca siempre superarse a través de una disciplina que lo hace sentir bien y feliz, también hizo una reflexión sobre su estado de salud y aprovechó el momento para transmitirles un mensaje a todas aquellas personas que por una razón u otra creen que ante la adversidad no vale la pena luchar por un propósito.

“Todo pasa por la voluntad de cada uno. Hay que ser fuerte y creer en que se pueden cumplir con los objetivos. Yo lo sigo haciendo a través del deporte que es la natación y puedo decir que estoy muy orgulloso de lo que vengo logrando”.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger (AS) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta, especialmente, a la comunicación e interacción social. Este trastorno se incluye dentro de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

Quien lo padece también presenta dificultades en la flexibilidad del pensamiento, pero a diferencia del autismo, se caracterizan por poseer un lenguaje fluido y una capacidad intelectual media e incluso superior a la del resto de la población.

“Cada día, aprendemos de él”

Por Yolmary Vázquez, entrenadora de Santiago.

“El deporte es un medio que transforma a las personas, les genera bienestar físico y mental. Hoy Santiago nos enseña a construir una sociedad inclusiva, tiene el derecho como cualquier otra persona a tener una vida plena y proponerse cualquier proyecto que se pueda plantear. Su aprendizaje en las clases es sencillo, es la integración al grupo de atletas en el cual tienen objetivos en común, como disfrutar nadar en aguas abiertas, hasta hacer un triatlón, mejorar la técnica de la brazada y compartir un asado con el grupo. Cada día aprendemos de él, como percibir, observar y escuchar, ser más atentos a lo que pasa a nuestro alrededor. Nos dice gracias y se despide de la clase con una gran sonrisa”.


Más noticias de hoy